Escuela primaria de Zaza del Medio despierta con nuevos bríos (+fotos)

Tras los beneficios de una reparación capital, la escuela primaria de Zaza del Medio intenta convertirse en el centro cultural más importante de la comunidad

Desde 1986 la escuela no recibía una intervención de esta magnitud.

La luz matutina invade los pasillos, el aula especializada en Ciencias Naturales, las minúsculas sillas del comedor para demostrar que la escuela primaria III Congreso, en Zaza del Medio, nunca más tendrá el maltrecho semblante de 1986, cuando ocho aulas, un taller de Educación Laboral y una biblioteca conformaban su fisonomía, que hacia 2002 se amplió con una biplanta.

Tras una remodelación integral a cargo de la brigada de mantenimiento de la Dirección Municipal de Educación, el centro escolar despierta con los bríos que atañen a toda resurrección, pero todavía con asignaturas pendientes.

DETALLES DEL RENACER

Noviembre del 2013 marcó el clímax de un deterioro acumulado puertas adentro, donde ganaban terreno el envejecimiento de la carpintería, la escasa seguridad para los medios tecnológicos y el humo de la cocina. De ahí que los organismos pertinentes destinaran 135 000 pesos en moneda nacional para remozar la institución. Mas, con un curso recién comenzado, ¿cómo acometer una rehabilitación sin afectar el proceso docente educativo?

“Nos reunimos con los padres, luego con los profesores, para explicarles los detalles de la construcción y el compromiso de velar por la integridad de los alumnos, aun sabiendo que los riesgos son inevitables —afirma la licenciada Milagro Ulloa Arteaga, directora—. Cuando empezó la reparación delimitamos las áreas con cintas y letreros, y si se iba a trabajar en la electricidad o las soldaduras se mantenía a los estudiantes en las aulas”.

Luego de ocho meses (pruebas finales incluidas), terminaron las jornadas en que los profesores sumaron manos a la obra al devenir ayudantes de los constructores en la sesión contraria a sus clases. “Aquí no había descanso. Del almuerzo salíamos a baldear placas, barrer escombros, de todo cuanto hiciera falta”, apunta Yaudelín Hernández González, con más de 10 años en el centro. “Los alumnos están más motivados por lo acogedor de la escuela, que tal vez sea la de mejores condiciones en todo el municipio”, agrega.

El 22 de julio, fecha culminante del remozamiento, marcó un punto de partida para III Congreso, en tanto mejoró la seguridad de los dos laboratorios de Computación y el almacén, además de estrenar un área exclusiva para los 83 niños de preescolar, junto a un comedor que comparten con los de primer grado. Igualmente, se construyó otra área para el almuerzo, un baño para trabajadores, un taller de Educación Laboral, un aula especializada en Ciencias Naturales con todo el equipamiento técnico requerido, y crearon las condiciones para acoger a un niño autista de la comunidad.

La apertura de un aula especializada en Ciencias Naturales fortalece el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Cada mañana, alrededor de 580 estudiantes llegan al patio central, donde se dan cita los 62 docentes (de ellos tres maestros reincorporados y tres de nuevo ingreso) e instructores de arte, enfrascados todos en transformar la primaria en el epicentro cultural más importante del territorio.

“Para lograrlo, solo nos queda convertirnos en centro promotor de la salud, que no se había hecho antes por falta de condiciones; fortalecer la relación escuela-familia y explotar las potencialidades en cuanto a la cultura económica y tributaria. Actualmente tenemos un huerto y un organopónico para viandas y hortalizas, pero debemos ampliarnos hacia otros renglones”, explicó la directora.

Sin embargo, en medio de la belleza una columna de humo indica que aún está pendiente un estudio individual.

ASIGNATURA PENDIENTE

A menos de cinco meses de la reinauguración, el techo del área para preparar los alimentos se tiñe de gris. Otra vez la humareda emanada de la cocina pende como amenaza contra la institución de Zaza del Medio; problema latente desde su fundación misma y que, pese a traslados de locales, construcciones provisionales, entre otras paliativos, no se ha  cortado de raíz.

Para Ernesto Baracaldo Valdivia, presidente del Consejo Popular, la solución sería una cocina de gas. “Sabemos que no existen respuestas inmediatas, pero tal vez con las nuevas redistribuciones en el sistema educacional, se pueda trasladar alguna”, sugiere.

Si bien ningún estudiante ha resultado dañado, el riesgo no puede obviarse. “Tememos que el asunto perjudique lo logrado hasta ahora y por las consecuencias para la escuela y los alumnos de no combatirlo a tiempo tanto”, acotó la directora.

Aunque a lo lejos un nubarrón oscuro presagia malos momentos, profesores y miembros de la comunidad confían en disipar las preocupaciones. Mientras, en el aula de segundo grado los niños repiten a coro el abecedario; afuera, un hombre con guataca en mano remueve la tierra para sembrar flores. En la biblioteca, los pioneros abren los Cuadernos Martianos, y la escuela III Congreso lucha por preservar su rostro de recién nacida.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.