Estudian capacidad actual de la presa Zaza

La presa Zaza fue construida para una vida útil de un siglo y con capacidad de 1 020 millones de metros cúbicos de agua.Primeras investigaciones de este tipo en el país comenzaron por la presa Siguaney y ahora se extienden a la Zaza como parte de una actualización de parámetros en los embalses más antiguos de Cuba.

 

Como parte de un programa del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, iniciado por el embalse espirituano Siguaney, con vistas a actualizar los parámetros principales de las presas más antiguas del país, especialistas de Geocuba de las provincias de Camagüey, Cienfuegos, Las Tunas y Sancti Spíritus y de la propia rama hidráulica, adelantan los estudios batimétricos en el acuatorio Zaza con el empleo de técnicas modernas, trabajos sin precedentes en esta obra construida a inicios de la década del 70 del siglo pasado.

José Manuel Noriega, especialista principal del Grupo de Ingeniería de la Empresa de Aprovechamiento Hidráulico en el territorio, detalló a Escambray que las investigaciones iniciadas en la presa Zaza —la mayor de la isla— aportarán una actualización real y objetiva de parámetros importantes como su actual capacidad de almacenamiento de agua, proceso que guarda relación con el nivel de azolve —arrastre de tierra provocado por las crecidas— que haya acumulado el embalse en sus 43 años de vida.

Expone el especialista que en Cuba no existen antecedentes en este tipo de estudio, de manera que las experiencias de los embalses Siguaney y Zaza definen la avanzada de tales trabajos, los cuales se ejecutan desde un barco con un equipo llamado Ecosonda.

“Ese equipo trasmite impulsos eléctricos con diferentes frecuencias para determinar la cantidad de tierra que se ha acumulado en el fondo, consta de un GPS interno que brinda las posiciones y altura, lo cual permite ir creando un levantamiento de curvas de nivel del fondo actual de la presa y ello, combinado con la observación de la topografía exterior mediante el uso de tecnología de avanzada, completa el estudio desde el nivel de aguas máximas hasta el nivel mínimo del embalse”, explica José Manuel Noriega.

La investigación en la presa Zaza, iniciada en abril pasado con el trabajo de campo y prevista a concluir totalmente en noviembre, planifica un costo en valores cercano al millón de pesos entre ambas monedas.

Las indagaciones en el embalse Siguaney —ya terminadas y actualmente en fase de validación— marcaron el estreno nacional de estas pesquisas por una obra que, además de su longevidad, reviste gran interés por constituir la fuente de abasto de objetivos económicos como las fábricas de cemento y asbesto cemento, el combinado lácteo Río Zaza, y también de parte de las poblaciones de Zaza del Medio y Siguaney, así como de los asentamientos El Majá y Managuaco.

De acuerdo con el especialista, conocer después de 48 años de explotación qué capacidad le queda a la presa Siguaney

—construida para una vida útil de 80 años y enclavada en una cuenca donde predomina la agricultura— resulta muy importante para los hidráulicos y la economía porque permite hacer balances de agua y proyecciones más objetivas, además de evaluar a largo plazo nuevas alternativas y proyectos de abasto.

One comment

  1. Estudios,investigaciones, propuestas etc etc,pero las margenes del Zaza y sus afluentes continúan sin arboles y sus aguas cada vez mas contaminadas sin pasar otra cosa que una nota periodística.Sin suficiente azúcar, sin suficiente petróleo y descuidando lo mas valioso.. A donde ira a parar el país

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.