Folclor y leyenda

Con 15 años cumplidos, la obra de la compañía trinitaria Leyenda Folk legitima la defensa al patrimonio danzario de la tercera villa de Cuba

leyenda folk, patrimonio, danza, sancti spiritus, trinidad

Conocer de primera mano las huellas de nuestros antepasados que anduvieron por estos resquicios de presente, como si las mismas vidas se repitieran una y otra vez, hace grato el hobby de curiosear por la historia. Cada período invita a la superación; sin embargo, para ello resulta imprescindible la preservación del patrimonio intangible, una buenaventura que se lleva en los genes, y que “mejoramos” siglo tras siglo.

Por ahí transcurre la obra de Leyenda Folk, una compañía de baile trinitaria que durante 15 años ha venidorescata las esencias de la tradición danzaria de Trinidad. “Surgimos al calor del llamamiento de Fidel para la masificación de la cultura, con la idea de buscar jóvenes desvinculados. Hicimos un casting donde medimos sobre todo gustos danzarios. Al formar parte de la agrupación, los integrantes se incorporarían al curso escolar o, en el caso de los graduados, buscarían un trabajo”, confiesa a Vitrales su director de siempre, Renato Arrechea.

A pesar del jolgorio, no olvidan aquellos primeros pasos, cuando con solo tres meses se presentaron por primera vez en la Casa de Cultura y tuvieron el contacto con el público. “Al año ya éramos una agrupación fuerte. Con mucho entusiasmo hicimos giras al Plan Turquino y en el 2001, por la provincia, una idea maravillosa del Consejo Provincial de las Artes Escénicas”.

Los habitantes de Tuinucú, Yaguajay, Sancti Spíritus y Guasimal, le ofrecieron un voto de confianza a la compañía. “Nos sentimos satisfechos de las atenciones en estas comunidades, de personas que nos brindaron su hogar, su abrigo y hasta se quitaron sus comodidades para que nos sintiéramos como en nuestra casa” comenta Arrechea.

Cuando pertenecían aún al movimiento de artistas aficionados visitaron otras provincias, como Granma; mas, el ímpetu del grupo crecía. “Seguimos trabajando no solo en la preparación técnica; en el plano educativo los que no tenían noveno grado lo obtuvieron, y luego continuaron hasta el 12”, señala Renato.

El repertorio compendia desde coreografías yorubas, bailes congos, populares, hasta todo el complejo de la rumba. “Además trabajamos la llamada música tradicional, por ejemplo, tonadas, música de bembé, estamos rescatando el que se canta en castellano, no en lengua africana, que es el bembé puramente cubano”.

Hoy el grupo lo integran 22 personas, más de la mitad de ellas fundadoras. “La danza es difícil, lleva mucho ensayo, ensayo prácticamente a diario, y entonces mucha gente la desestima. Nosotros no tenemos local, ensayamos al sol en la Casa de la Cultura”.

Los sacrificios valen el amor que le profesan a lo que hacen. “En estos años no hemos contado con una promoción fuerte nacionalmente, a los eventos relevantes no hemos podido ir. Siempre hay una dificultad: o no hay transporte o no tienen el presupuesto”.

Recientemente Leyenda Folk representó a Sancti Spíritus en la popularísima Fiesta del Fuego. “Esta provincia no iba desde 1998 y nos sucedió algo peculiar de todas las compañías, la única que tuvo que pagar por medios propios la estancia y el transporte fuimos nosotros”, explica Renato.

En el 2006 el Consejo Nacional de las Artes Escénicas catalogó a Leyenda Folk como profesional, distinción que valida la calidad de su desempeño. “Hacemos mucho trabajo comunitario, actuamos en la Casa de la Música dos veces por semana, y en Artex impartimos clases de danza para el turismo internacional, pues en el 2010 nos convertimos en una unidad docente”.

Casi una veintena de números de la tradición músico-danzaria local forman parte de su colección. “Defendemos nuestra cultura popular tradicional, no solo porque amamos la danza, sino porque andamos tras los elementos tradicionales que se pueden perder. Nos dedicamos a investigar y averiguamos de los más viejos, el que recuerda un trocito de una canción y lo invitamos a los ensayos”.

Canciones para Elegguá, de Yemayá, macutas, tonadas, y bailes como la rumba de campo dignifican la colección de la compañía. “También hacemos fusión. Usamos elementos de la cultura tradicional trinitaria y esos elementos lo fusionamos con la cultura general cubana. Teniendo en cuenta, por supuesto, que no se pierdan los patrones de la cultura tradicional local”.

En un curso de la Unesco para defensores de la cultura popular tradicional, Renato presentó la experiencia. “Quisiéramos dar nuestro agradecimiento a todas las personas que hayan hecho algo a favor o en contra de Leyenda Folk, a todos los que han pasado por aquí. Somos un grupo danzario que evade los sacrificios y profesa amor intenso a la danza”.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.