Homoerotismo bajo el spotlight

Con una peculiar muestra fotográfica, Álvaro Brunet sondea intimidades de la diversidad sexual

Dígase Álvaro José Brunet e inevitablemente pensamos en imágenes de objetos cotidianos intervenidos por el artista para hacernos reflexionar sobre problemáticas del mundo contemporáneo. Sin embargo, el espíritu creador de este reconocido fotógrafo es capaz de abordar con igual acierto el cuerpo humano, protagonista absoluto de una serie de instantáneas dedicada al homoerotismo, leit motiv principal de Queen of Queer, exposición que por estos días acoge la sala Luisa de la Casa de la Guayabera, en la capital espirituana.

El sugerente título de la muestra remite a los fundamentos del sistema de pensamiento queer, corpus teórico que, al proponer una zona franca donde hallan cabida un sinfín de comportamientos eróticos en perenne conformación, marca un punto y aparte con respecto a los conceptos normativos de la identidad genérica basados en la heterosexualidad como modelo arquetípico de conducta sexual.

Esta cuidada exposición está dividida en tres núcleos visuales fundamentales. En primer lugar encontramos Ad originem, apartado que reúne cuatro apropiaciones de obras ya clásicas dentro del acervo iconográfico occidental: El Hombre de Vitrubio (estudio sobre las proporciones humanas propuesto por el genio florentino Leonardo Da Vinci), la Venus del espejo (óleo sobre lienzo del español Diego Velázquez), Dante y Virgilio en el Infierno (pintura del academicista francés William-Adolphe Bouguereau) y aquella célebre fotografía de Annie Leibovitz que muestra a John Lennon abrazado en posición fetal a una hierática Yoko Ono. Con ello, el artista resemantiza varios paradigmas iconográficos que originalmente ponderaron al individuo heterosexual como patrón ético y estético occidental, o que han convertido a la mujer en objeto de deseo ideal e idealizado de la mirada masculina.

Por su parte, El signo lingual reúne piezas en las que Álvaro explora las posibilidades expresivas de la fotografía dentro de la fotografía al proyectar ideogramas digitalizados sobre el cuerpo de los modelos, mientras que Puro teatro nos remite a esas zonas de la actividad humana donde lo performático juega un papel fundamental.

Vale señalar que Queen of Queer fue originalmente concebida a petición del curador y crítico de arte Píter Ortega para la controvertida exposición Sex in the City, exhibida el pasado año en la capitalina galería La Acacia, si bien el público asistente tuvo la oportunidad de apreciar solo dos instantáneas (Venus in the mirror y Complementary III), razón por la cual Álvaro Brunet ha accedido a mostrar la serie completa en la ciudad donde vive y trabaja.

Entre los principales logros de esta exposición figura la capacidad de su creador para priorizar el concepto sobre el deseo. No cabe duda que estamos frente a una muestra de fotografía erótica; sin embargo, los espectadores no se sienten erotizados, pues la firme intención de transmitir una idea anula exprofeso la sensualidad inherente al cuerpo masculino desnudo.

Y es que la serie, concebida para remover conciencias y apostar por el respeto a la diversidad, busca ante todo reflexionar sobre los procesos de conformación de identidad genérica, la naturalidad de las prácticas sexuales homoeróticas, los rituales amatorios de los individuos gays y la plasticidad de la anatomía humana. Además, cabe resaltar la habilidad del artista para concebir la muestra como un todo que abarca desde la excelente impresión de las imágenes hasta el diseño del catálogo y el cartel promocional, algo poco común entre los creadores cubanos de hoy.

Dichos elementos, unidos al fino humor que Álvaro destila en algunas de sus mejores obras, los esfuerzos por abordar el tema seleccionado sin prejuicios ni sesgos discriminatorios, el rigor técnico de cada pieza y el evidente homenaje a creadores tan significativos como el norteamericano Robert Mapplethorpe o el japonés Eiko Hosoe, hacen de Queen of Queer una sólida exposición que marca un punto de giro en el tratamiento de los homoerotismos dentro de la plástica cubana contemporánea.

5 comentarios

  1. Orlando Cruz Torres

    Me encanto el articulo, felicidades al autor! GRACIAS

  2. Disculpame, pero tu exposición para mí no tiene comentarios.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.