Incongruencias en las vegas espirituanas

Sancti Spíritus lleva varias contiendas sin alcanzar el plan de la hoja; no obstante, desde hace cuatro años sostiene crecimientos

Las vegas espirituanas reclaman el fortalecimiento de la estrategia fitosanitaria.

La cosecha tabacalera 2014-2015 asoma en las sitierías espirituanas con una agenda de asuntos por atender que obliga a trabajar con agilidad para evitar que la nueva vega nazca con malformaciones.

El escenario no dista mucho del de años más recientes, pero la diferencia radica en sacar provecho a las experiencias, a los tropiezos, prever situaciones, todo en bien de la campaña, los productores y la economía.

Sancti Spíritus lleva varias contiendas sin alcanzar el plan de la hoja; no obstante, desde hace cuatro años sostiene crecimientos y en la última recolección fue el territorio que más se acercó al compromiso productivo.

La etapa que se avecina tiene una antesala alentadora en el plano de la siembra y la recolección; mas gravitan no pocos apremios de orden organizativo, logístico y financiero.

Resulta incongruente que un cultivo esencial para la economía interna y la exportación llegue a las puertas de la siembra con limitaciones de combustible, si se conoce cuánto determina la preparación de los suelos.

En un reciente intercambio de la ANAP y la Agricultura con representantes de cooperativas tabacaleras y productores de avanzada, varios vegueros enfatizaron en los contratiempos que causa no alistar en fecha los terrenos y alertaron sobre una de las carencias más peligrosas para el cultivo: la falta de agua a tenor con la pérdida de capacidad de almacenamiento en los tranques y micropresas.

La última problemática se ha agravado al paso del tiempo ante la imposibilidad tecnológica de atender dicha infraestructura y, aunque hay noticias de entrada de maquinaria para el 2015 destinada a la limpieza de las obras, ampliación y construcción de nuevas capacidades, la actividad requiere acercamiento porque en lugares como Vega del Paso, en Cabaiguán, se habla de la disponibilidad de un buldócer, pero se carece del combustible. Respaldar alternativas puntuales como esa puede aliviar el riego.

Hoy se admite que se encuentra atrasada la solicitud de créditos financieros. Hasta finales de septiembre, de los 1 287 productores contratados, cerca de la mitad expresó intención de tal solicitud y solo 73 —el 12 por ciento— se habían presentado al Banco.

Pedir créditos no puede ser una camisa de fuerza para el productor, pero después la falta de capacidad de pago no debe convertirse en un problema que dañe la cosecha. Se sabe que el tabaco es la mayor inversión que realiza una familia campesina y los insumos cuestan hoy mucho más.

Representantes de la ANAP afirman que en los últimos 15 años Sancti Spíritus es la provincia con menos solicitud de créditos bancarios. A todas luces falta costumbre en una parte de la base campesina de acudir a tales mecanismos; ¿qué otra opción le queda al que no tenga solvencia financiera?

Si de cara a la plantación inquieta la escasa solicitud de créditos para hacer frente a la campaña, a título de los vegueros se torna preocupante la situación creada alrededor del cobro del insumo al momento en los puntos de venta de Suministro Agropecuario.

Por un lado el país instrumenta mecanismos de abastecimiento más directos y cercanos con regulaciones financieras a la altura de un grupo mayorista, mas, ¿está la base productiva preparada para desenvolverse en ese escenario? Los sistemas de cobro deben favorecer la disciplina financiera, pero no convertirse en un obstáculo para la cosecha. Apura solucionar tal incongruencia.

Las vegas espirituanas reclaman el fortalecimiento de la estrategia fitosanitaria, vista en la entrada a tiempo de los insumos; precisar con más exactitud la necesidad real de cujes para evitar después emergencias en los traslados, abrirse a las nuevas tecnologías, como esa de la doble hilera.

En la pasada campaña hubo vegas en Taguasco donde ese método duplicó el rendimiento agrícola; por otro lado los especialistas lo aconsejan para encarar el actual escenario agrícola matizado por la variabilidad climática y la creciente aparición de plagas y enfermedades. Sin embargo, de las 2 581 hectáreas contratadas para la cosecha 2014-2015, hasta septiembre solo 126 exhiben dicha modalidad de plantación.

La vida enseña que no basta con llevar las cuentas en papeles, incluso ni con sembrar el área planificada, como ocurrió en la contienda precedente. Esta cosecha que planta las primeras posturas en octubre y finaliza en el siguiente verano exige integración, respaldo y seguimiento diario porque, parafraseando a los productores, una vega se pierde en 24 horas.

4 comentarios

  1. Por las mismas razones que el periodista explica,el tabaco,ni otro cultivo, tiene una cocecha segura..Entonces porque obligarlos a hacer un compromiso. Las deudas no le gustan a nadie y los campesinos saben que de asumirlas y no poder pagar a tiempo se sentirá mas sujeto al estado de lo que lo esta..Solución ?Permitan que la iniciativa privada entre en la distribución y comercialización del tabaco y entonces el gobierno ni los periodistas tendrán que ocuparse del asunto

    • Yo propongo que a este señor, Jose Luis, le permitan arreglar la economía cubana, porque mira que yo leo este periódico y este señor opina de todo con propiedad. Tremendo economista y experto en temas sociales se están perdiendo.

      • Y yo le propongo,Sr Beltran ,que aprenda a respetar la opinion de los demas y aportar algo en vez de descalificar..Tremendo dictador que se ha perdido con UD,ojala no tenga cargos publico ni de ningun tipo

        • No, si yo aporto, aporto: qué mayor aporte que detectar a este tremendo economista que es Ud? Vaya, debo ser algo así como un cazador de talentos. Cultive esa erudición y trate de tener Ud algún cargo público, la ciudadanía seguramente se lo agradecerá.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.