Intercambia Primer Vicepresidente cubano con grupos religiosos

Miguel Díaz-Canel, intercambió este martes con representantes de instituciones religiosas y asociaciones fraternales del país.El encuentro con Miguel Díaz-Canel centró el debate en el rol de las instituciones religiosas cubanas para fomentar la moral, la disciplina y la ética.

El primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel, intercambió este martes con representantes de instituciones religiosas y asociaciones fraternales del país para abordar la consolidación de valores en la sociedad.

El encuentro centró el debate en el rol de esas agrupaciones para fomentar la moral, la disciplina y la ética, así como influir en la defensa de legítimos valores culturales sobre el predominio de la banalidad.

Esta reunión se celebra anualmente organizada por la Oficina para la atención a los asuntos religiosos del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

En declaraciones a la prensa, Orlando Gutiérrez, secretario de Asuntos Religiosos del Consejo Supremo de la Asociación Abakuá de Cuba comentó que estos encuentros hablan de la verdadera unidad del pueblo cubano.

Apuntó que entre todos, pese a las diferencias de credos, trabajan para rescatar valores en la sociedad desde el amor a la patria, al prójimo y a las causas justas.

Armando Rusindo, representante de la Iglesia Morava en Cuba, indicó que el diálogo entre estas instituciones, asociaciones y el Estado es de alto significado para la vida moral y espiritual del pueblo cubano.

Consideró como de gran valía el reconocimiento del deterioro de algunos de esos valores y la voluntad de aunar esfuerzos para consolidarlos, labor en la que el sector religioso tiene un protagonismo que cumplir, señaló.

Por su parte, Damaris González representante del Consejo de Iglesias de Cuba comentó que el desafío está en encontrar las maneras de trazar el camino juntos para sembrar esos valores en la vida diaria de las personas.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.