La guayabera de los Cinco

sancti spiritus, proyecto La Guayabera, los cinco, antiterroristas cubanos, casa la guayaberaSancti Spíritus cuenta con una Guayabera Gigante que ha sido en todos estos años un homenaje a René, Fernando, Ramón, Gerardo y Antonio.

(Por: Carlo Figueroa, periodista. Director de la Casa de la Guayabera)

Cuando los Cinco aparecieron vistiendo guayaberas en la clausura de las sesiones del 2014 de la Asamblea Nacional del Poder Popular, no solo estaban demostrando su amor y lealtad a la nación y a los millones de hombres y mujeres que por más de tres lustros pidieron a gritos su libertad. Los Cinco reverenciaban —sin saberlo— a la prenda nacional, que nació en Sancti Spíritus y se convirtió en bandera de su causa en este territorio del centro de Cuba.

El Proyecto La Guayabera, creado en 2007, incorporó tres años después a su colección de guayaberas una camisa que en su momento le dio la vuelta al mundo y todavía asombra a los visitantes de la actual Casa de la Guayabera espirituana por sus especiales dimensiones de 3 metros de ancho por 5 metros de largo.

La Guayabera Gigante de Sancti Spíritus, más que una pieza museable es la guayabera del pueblo, pues todos los 25 de julio desde hace cinco años desfila en las fiestas del carnaval portada por la gente, en un ritual sui géneris que reafirma la paternidad local de la famosa camisa cubana. Sin embargo, muchos desconocen que esa inmensa guayabera es un homenaje a René, Fernando, Ramón, Gerardo y Antonio.

Desde que se le encomendó al artesano Fidel Díaz la confección, fue su idea invertir las cinco alforzas sobre el bolsillo superior del lado izquierdo de la pieza hasta que los héroes regresaran. Tras la liberación de René González se le incorporó el lazo amarillo en un acto de sensibilización dirigido al pueblo norteamericano.

El 4 de junio de 2012, cuando se inauguró la Casa de la Guayabera Adriana y Rosa Aurora, esposas de Gerardo y Fernando, respectivamente, cortaron la cinta que convertía a la Quinta Santa Elena en una de las instituciones culturales más dinámicas de la provincia y donaron en la Sesión Solemne de la Asamblea Municipal del Poder Popular por los 498 años de la ciudad las guayaberas de sus amados.

Este año se incorporó  a la colección la de Ramón Labañino. Todas están mirando hacia las de Fidel —el que siempre nos dijo que volverían—, Raúl y Almeida.

Antonio, aseguraba siempre su madre Mirta, no tenía guayaberas y René prometió donar una que tuviera un valor especial. Ya todos tienen, ahora esperamos como tantos cubanos y cubanas, como el Comité de Madres por los Cinco y los amigos del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) que el día 5 de cada mes tomaron la Casa por asalto para reclamar su libertad, poder completar la colección.

En estas jornadas de alegría, de pelos de punta, de lágrimas y confirmación para los incrédulos de que Cuba es Revolución y Revolución es todo el pueblo que la vive, recuerdo las palabras que Gerardo escribiera a los espirituanos desde la Prisión Federal de Victorville, en California, el 29 de marzo de 2012: “Se que algún día, cuando ganemos esta batalla, los cinco y nuestros familiares visitaremos Sancti Spíritus y podremos apreciar el trabajo realizado por quienes han dedicado sus esfuerzos a organizar y conservar esa original muestra”.

En 2015, cuando la Guayabera Gigante desfile otra vez por las calles de Sancti Spíritus, ya no tendrá las alforzas invertidas. Los Cinco volvieron, pero en la historia de su lucha estará la que construimos en esta ciudad y esa historia seguirá siendo contada desde las márgenes del río Yayabo, donde nació y vive el patrimonio inmaterial más conocido y popular de la villa: la guayabera.

One comment

  1. Los Cinco reverenciaban —sin saberlo— a la prenda nacional….No pienso que alguien, medianamente informado y cubano por demas,no sepa que la guyabaera es nuestra prenda nacional y que es espirituana

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.