Manejo alentador de especies en peligro de extinción en el Parque Nacional Caguanes

La fauna privilegiada de Caguanes muestra su recuperación. La Estación de Monitoreo Costero del Parque Nacional Caguanes, única de su tipo en la provincia, evidencia positivos resultados.

El monitoreo y manejo con resultados alentadores de especies endémicas en peligro de extinción como la grulla cubana, el catey o la palma jata constituye una de las principales credenciales de la Estación de Monitoreo Costero del Parque Nacional Caguanes, única de su tipo en la provincia.

Elier Sánchez, especialista principal de esa entidad, informó a Escambray que desde hace años, como parte del monitoreo que realizan en toda esa región, dan seguimiento a variadas comunidades de aves marinas y costeras como gaviotas, pelícanos y garzas… a las cuales se les valora el estado de salud, la nidificación y conservación, entre otros parámetros.

“En especial monitoreamos algunas aves de mayor interés como la Grulla Cubana, que contamos con poblaciones en la Ciénaga de la Guayabera. Es una subespecie endémica con escasas poblaciones en Cuba. También hemos dado seguimiento al Catey, una especie endémica amenazada de extinción, con la cual hemos hecho manejos a partir de la colocación de nidos artificiales que han logrado una reproducción favorable”, detalló el experto.

Igualmente, aquí han rastreado el comportamiento del flamenco caribeño, que durante un tiempo mantuvo por esta zona áreas para nidificar y ahora solo regresa a una decena de comederos; de algunas especies de murciélagos como el pescador, que resulta el más grande de Cuba y vive habitualmente en los troncos huecos, pero aquí por primera vez se reportó su existencia en una cueva; de manatíes, iguanas, delfines, entre muchos otros animales.

Por otra parte, los estudios han abarcado elementos de la flora como los manglares, los bosques semideciduos y la palma jata: “Esta es el refugio exclusivo del murciélago de la jata, la cortaban indiscriminadamente para utilizar su fibra en la elaboración de cepillos y otros artículos. Hemos colectado semillas y contamos con un vivero en pequeña escala para su reproducción”, detalló Elier.

La educación ambiental también ha resultado decisiva en el rescate de todas estas valiosas especies en el Parque Nacional Caguanes, una extensa zona de más de 20 000 hectáreas dentro de la Bahía de Buenavista, que comprende espacios terrestres y marítimos de las provincias de Villa Clara, Sancti Spíritus y Ciego de Ávila, y ha sido reconocida por la Unesco como Reserva de la Biosfera.

One comment

  1. Mis mas sinceras felicitaciones para los que se encargan de ese trabajo en ese parque nacional.
    Hay que estar bien claro que si no tomamos esas medidas en el planeta dentro de poco no existiran ni flora ni fauna en el planeta.
    Gracias

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.