Piden iniciar trámites de extradición de expresidente salvadoreño

Francisco Flores podría estar en una casa de la expresidenta panameña Mireya Moscoso.La Fiscalía General de la República de El Salvador pidió este martes que se inicien los trámites de extradición del expresidente Francisco Flores (1999-2004), ubicado en Panamá.

De acuerdo con el fiscal general, Luis Martínez, la Interpol pidió a la Fiscalía salvadoreña que iniciara los trámites de extradición a pesar de que no está capturado, para que las autoridades panameñas tengan a Flores con arraigo.

Flores está acusado por peculado, enriquecimiento ilícito y desobediencia a particulares y está desaparecido desde fines de enero último, cuando estaba en medio de un proceso de investaigación por una comisión parlamentaria.

Según la acusación, el mandatario se habría apropiado durante su gobierno de 15,3 millones de dólares provenientes de la ayuda taiwanesa enviada al país.

No obstante, la comisión de la Asamblea Legislativa, después de su indagación en la que fueron interpelados el propio Flores y varios ministros de su gabinete, la suma ronda los 80 millones de dólares.

Este martes, el ministro de Justicia y Seguridad de El Salvador, Ricardo Perdomo, confirmó que la Policía Nacional Civil y la Interpol tienen fuertes indicios de dónde puede estar el exmandatario.

Perdomo no dio detalles del lugar, pero aseguró que en las próximas horas se tendría noticias sobre el caso. Hasta el momento Flores no ha sido capturado.

Este martes también, el abogado de Flores, Edgar Morales, pidió al Juzgado Primero de Paz que revocara la orden de detención contra su cliente.

La solicitud de extradición del exmandatario debe ser enviada por el tribunal a la Corte Suprema de Justicia para luego ser remitida a Cancillería y esta a su vez la tramite con el Gobierno panameño.

Según un medio de prensa panameño, así como políticos de los dos países, Flores estaría en ese país en una casa de la expresidenta Mireya Moscoso.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.