Puertorriqueños demandan en Sancti Spíritus liberación de antiterroristas cubanos

La XXIII Brigada de Solidaridad con Cuba Juan Rius Rivera, de Puerto Rico, se pronunció en Sancti Spíritus por la liberación de los tres antiterroristas cubanos que aún permanecen prisioneros en Estados Unidos

Voces cubanas y boricuas se alzan nuevamente bajo la consigna ¡Por la libertad de los nuestros!.

Milagros Rivera, quien viaja al frente de los 47 integrantes de esta agrupación, ratificó que deben regresar ya a su Patria esos luchadores que forman parte del grupo de los Cinco encarcelados injustamente hace más de 16 años en el Imperio.

Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Antonio Guerrero, al igual que nuestros dos hermanos puertorriqueños  Oscar López y Norberto González, tienen que ser liberados sin condición alguna, insistió Rivera, quien agradeció el recibimiento dado por las autoridades del Gobierno y del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) en Sancti Spíritus.

Ignacio Pérez, jefe del Departamento de Relaciones Internacionales de la Asamblea Provincial del Poder Popular, al darle la bienvenida al contingente dijo que una vez más este pueblo los acoge con orgullo para mostrarle la obra de la Revolución en el territorio.

En el programa que cumplirán hasta el próximo día 25 en Sancti Spíritus, destaca la visita al Complejo Histórico Comandante Camilo Cienfuegos, en el municipio de Yaguajay, donde tendrán un encuentro con un grupo de combatientes de la Lucha Clandestina y la Guerra de Liberación.

También los huéspedes departirán con pobladores, trabajadores y campesinos en su trayecto por los municipios de Cabaiguán y Trinidad.

El pasado 18 de octubre llegó esta Brigada a Cuba, entre cuyos integrantes se encuentran Adolfo Matos, quien guardó prisión durante 19 años en Estados Unidos;  Clarisa  López Ramos, hija de Oscar López, el cual se encuentra preso hace más de 30 años también en cárceles de ese país, y Chabela Rodríguez, destacada artista puertorriqueña.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.