Periódico de Sancti Spíritus

SELA profundizará apoyo a Latinoamérica y el Caribe

El SELA continuará dispuestos a cumplir con las instrucciones provenientes de la Celac.El Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (SELA) anunció hoy aquí que profundizará su apoyo a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en 2014, bajo la presidencia Pro Témpore de la República de Costa Rica.

Una nota de esa entidad señala que la organización tiene entre sus objetivos apoyar los procesos de integración de la región y propiciar acciones coordinadas entre esos procesos y sus estados miembros, en especial con aquellas acciones que tiendan a su armonización y convergencia, respetando los compromisos asumidos en el marco de tales procesos.

Recuerda la información que durante la XXXIX reunión ordinaria del Consejo Latinoamericano, instancia de mayor nivel del SELA, en esta capital, en noviembre de 2013, se aprobaron las propuestas del Programa de Trabajo-2014, para ofrecer a la CELAC el apoyo técnico necesario para desarrollar sus funciones.

Expresa la nota que la entidad junto al Secretario Permanente del SELA, el embajador Roberto Guarnieri, que asistirá a la cita de La Habana, continuarán dispuestos a cumplir con las instrucciones provenientes de la Celac, para facilitar la actividad de esa comunidad.

En el Programa de Trabajo aprobado por el Consejo Latinoamericano se expresa entre otros temas medulares el apoyo a la integración y a las políticas para el desarrollo económico y social en América Latina y el Caribe, indica la información.

La Celac, con 33 países miembros, es un mecanismo representativo de concertación política, cooperación e integración de los Estados latinoamericanos y caribeños, y un espacio común que garantiza la unidad e integración de la región.

Durante la III Cumbre de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo (CALC) y de la XXII Cumbre del Grupo de Río, reunidas los días 2 y 3 de diciembre de 2011, fue creada la Celac.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.