Periódico de Sancti Spíritus

Serie Nacional de Pelota: ¿Un oeste beisbolero?

Continúan ocurriendo hechos lamentables que reafirman la crisis de nuestro pasatiempo nacional

Ramón Lunar, el villaclareño, está herido. El béisbol cubano está a punto de entrar en terapia. No solo por el repulsivo incidente en el juego Villa Clara-Matanzas cuyos detalles morbosos ya se saben.

Lo ocurrido en el “Victoria de Girón” matancero, donde los “bolazos” de Freddy Asiel Álvarez derivaron en un batazo en pleno rostro de Demys Valdés a Lunar (no estaban enrolados directamente en los hechos), parece secuencia de un filme ya rodado.

A batazo limpio (video)

Sanciones por indisciplina a peloteros en béisbol cubano

Hace unos días pudo suceder algo similar entre el ahora pinareño Vladimir García y Lunar en una “tiradera” de pelotas que terminó por contagiar al público del “Sandino”. En diciembre último esos propios jugadores, bate en mano el segundo, protagonizaron otra trifulca donde Ciego de Ávila se fue del terreno por unos minutos y al árbitro actuante lo sancionaron primero y lo disculparon después.

Hace un tiempo se supo de la “tierrita” tirada por Víctor Mesa a los ojos de un árbitro. Mucho antes Michel Enríquez fue sancionado a un año fuera del béisbol por agredir a un umpire fuera del terreno.

En la Serie 49 el estadio José Antonio Huelga acogió una reyerta de grandes dimensiones cuando el industrialista Lisbán Correa, bate en mano, hizo correr al lanzador espirituano Yasniel Sosa. Si entonces no hubo sangre fue por la actuación policial.

Como ejemplos, bastan para confirmar que aquellas aguas trajeron estos lodos. Detrás de estos, como ahora, encontrará la tibia respuesta de la Comisión Nacional de Béisbol con medidas cosméticas y epidérmicas que más que extirpar el mal de fondo, lo han enraizado al punto de regalarle al mundo una imagen decadente de nuestro principal espectáculo deportivo, seguido en muchos lares, con todo y sus cojeras.

Sé que en otras geografías sucesos peores pululan. Sucede que la esencia del deporte cubano propugna otros valores, basados en la hermandad, la disciplina, la ética, todos transgredidos en los casos de marras.

La violencia comienza a “cocinarse” desde que tras un cuadrangular, llega un dead ball, intencional o no (pues la línea divisoria entre una y otra pasa por la subjetividad), desde que un “golpeado” le camina al lanzador en tono amenazante y los árbitros se quedan cruzados de brazos, o desde que los peloteros se desconcentran protestando bolas y strikes y nuestros mánagers hacen lo mismo con jugadas de apreciación.

La violencia invade los graderíos cuando las autoridades policiales miran pasivamente un objeto tirado al terreno o una agresión a un jugador.

Ahora que la televisión nos trae béisbol de todas las marcas, resultan más visibles las diferencias con aquellos peloteros que optan por adentrarse en el juego ante cualquier manifestación que amenace con sacarlos del mismo. Eso demuestra que a los nuestros les falta profesionalidad, carencia que nada tiene que ver con el dinero.

¿Se hubiesen evitado males mayores si tras el dead ball por la cabeza a Yasiel Santoya el árbitro principal expulsa a Freddy Asiel o si Ramón Moré extrae a su lanzador? Quizás. Pero nada justifica la tamaña agresión de Valdés, que puso en peligro la vida de Lunar por lo fuerte del batazo en pleno rostro. Por eso me parece endeble la medida de la Comisión Nacional de separar por un año al matancero, quien, más que una indisciplina, cometió un delito, penado en nuestras leyes. ¿O es diferente esta agresión a la que un ciudadano común comete con características similares? ¿Qué acto ameritaría una separación definitiva del deporte?

Por más que admire la calidad deportiva de Freddy Asiel, no puedo evitar repudiar su postura en un acto que pareció de impotencia, cuando tiene mejores armas para salir de apuros.

Lamento mucho más la actitud de Moré, quien considera “excesiva” la sanción de separar por el resto de la serie a su lanzador y espera que las autoridades villaclareñas apelen. Confío en que dichas autoridades no caigan en la misma trampa bajo la presión del regionalismo.

No sé si exactamente el mánager naranja espera que todo se resuelva con unas subseries fuera o una disculpa pública, como ha sido recurrente en otras medidas, porque ese paternalismo y esa tolerancia es lo que nos ha corroído. También la falta de autoridad y de rigor de los árbitros, la aceptación de malos comportamientos dentro de los equipos (que existen, aunque no se publiquen)…

Y es que en el “championismo” se pierde la noción de la disciplina, la exigencia. Los mánagers son, por encima de todo, pedagogos, educadores. Deben ser, por tanto, celosos veladores del orden y responsables de su cumplimiento.

En eso el béisbol debería aprender del boxeo, que en plena Serie Mundial no creyó en abolengos y separó en su momento a campeones olímpicos como Rosniel Iglesias o Robeisy Ramírez. Sin ellos, el equipo ganó, tal vez para reafirmar que nadie es imprescindible y que la disciplina es el sostén del éxito.

Nuestros atletas, los peloteros mucho más, son el espejo de niños, adolescentes y jóvenes, a quienes quieren imitar o parecerse. ¿Qué patrón les estamos fomentando?

En medio de discusiones, agresiones, palabras obscenas, crece una especie de jauría entre amigos, compañeros, que a la larga paga la Patria. Algunos sucesos no terminan con el juego. Al estilo del peor ambiente callejero, van sembrando rencillas, resquemores, desquites… advertibles en la Serie Nacional.

Que a 53 años de béisbol revolucionario asistamos a un acto tan repugnante, avergüenza, degrada, preocupa. Un juego de pelota no es un concierto sinfónico ni una presentación de ballet, pero tampoco es un ring de boxeo ni un coliseo romano.

Una cosa es la rivalidad propia del deporte, el juego caliente, apasionado, las miradas entre lanzador y bateador, los corring arriesgados, la bola pegada, o hasta un dead ball “normal”, que para eso es una acción del juego… Otra es el espectáculo barato que pone de rodillas a nuestra cultura porque el béisbol es una manifestación de ella.

Este deporte es pródigo en reglamentos, pero no siempre se aplican o se hace de manera inconsistente. ¿Qué sucedió a los autores del suceso célebre del “Huelga”? La suspensión de un juego para Carlos Tabares y por la serie (se jugaba el play off) a Correa.

El último decenio ha sido gris para el béisbol, no solo por las derrotas foráneas, sino también por la andanada de fugas, indisciplinas. Si pedimos rigor para con atletas, árbitros, directores, ¿cuándo la máxima dirección del INDER tomará medidas con los directivos de este deporte o al menos los sentará en el “banquillo”?

Quienes van a los estadios o disfrutan el juego por la tele aspiran a un espectáculo donde imperen la alegría, el respeto a la afición, y el juego sea el verdadero protagonista. Si antes las interrogantes de cada partido eran: ¿cómo será el duelo de pitchers? o ¿quién será el jonronero?, la de ahora no puede ser: ¿cuál será la “tanda” de hoy?

No debe temblar la mano entre el silencio, la simulación y la impunidad cuando se gesta un oeste beisbolero al cual solo le faltan las pistolas…, porque bates y guantes tiene.

 


Comentarios

25 Respuestas to “Serie Nacional de Pelota: ¿Un oeste beisbolero?”
  1. Jose Luis dice:

    He visto muchas broncas en la MLB a lo largo de los años,poquisimas donde se hayan ido a las manos y ninguna donse se hayas usado un bate con intensiones asesinas..No llevaria a mis nietos a ver un juego de pelota al Huelga,temeria que vieran un espectaculo de esa indole..Por cierto tratar de matar a otro ser humano con un bate es materia criminal y ese pelotero debiera ser llevado a los tribunales por intento de asesinato con el agravante de hacerlo en un lugar publico y concurrido

  2. Yemil dice:

    Elsa muy atinado su comentario pero ahora ? despues de todos lo actos repudiables que hace en casi todos los partidos puestos en la TV Victor mesa los periodistas no recuerdan la cantidad de improperios lanzados contra cesar valdez en la final pasada o en este mismo juego en una jugada en primera o vamos a Vargas cuando lo expulsan y si no lo aguantan la arremete contra el arbitro y tambien le dijo hasta al mia…y usted refiere en su articulo una tierrita en los ojos que ejemplo es este, y cual fue la sancion 5 partidos y eligido director del cuba…entonces ahora quieren que freddy unicamente freddy de el ejemplo para nuestros niños, jóvenes y pueblo en general, verdad que la comision nacional es decir victor e higinio no tienen cara y es que demis valdez solo hizo lo ve a diario,( tipico ejemplo de un nino que crece en una familia difuncional que ve a su papa robando y cuando crece tambien es ladron) de cerca le viene el ejemplo de tanta agresividad, falta de etica y moral ….como dice el dicho quien siembre viento recoges tempestades

  3. Yaniel dice:

    Articulo verdaderamente penos en apoyo a los matanceros que llevan años tratando de llegar y que lo hacen mandando un emergente a dar golpes a un primera figura. Victor Mesa quiere ser primero conste lo que conste sin importar, lo que deben hacer es votarlo a el.

  4. rolando dice:

    con estas actitudes de la comición nacional lo unico que lograran sera la desertación de los peloteros cubanos para la MLB

  5. Yanay dice:

    Elsa estoy totalmente de acuerdo con usted. El béisbol cubano se está degradando con esas reacciones tan desagradables de algunos equipos, directores y peloteros, que se creen que son imprescindibles o todopoderosos. ha llegado el momento de que el INDER y el comisionado nacional jueguen su papel sin amiguismo ni familiaridad y el que tengan que expulsar definitivamente que se valla pero no pueden continuar esa violencia ya que luego no solo van a hacer ellos sino en las gradas también .

  6. cristobal dice:

    Totalmente de acuerdo, creo que, merecen sanción tambien lo que en otros sectores se les denomina responsables colaterales, incluida la comision nacional de beisbol que mucho esta dejando de desear entre los aficionados y cuestinada en los ultimos tiempos fuertemente no solo por los apasionados a ese deporte, sino criticada con elementos por la prensa, pero estamos demorando en tomar decisiones al respecto que conducen al lamentable incidente, que es parte de una larga cadena de hechos repudiables, pero evitables si se actua con rigor, con exigencia, con sentido comun, con etica y apegado a la realidad

  7. María C. dice:

    Totalmente de acuerdo con usted Elsa. El beisbol cubano está recogiendo el resultado de muchos años de permitir irregularidades, indisciplinas y malacrianzas a algunos equipos, directores y peloteros, aparentemente intocables o todopoderosos. Durante años se jugó con candela y por lógica, ha llegado el momento en que es muy difícil controlar el fuego. Ojalá no sea demasiado tarde y que la violencia no se propague a las gradas.

  8. reinaldo dice:

    Excelente comentario, pienso además que resulta necesario que se aplique el reglamento en aquellos juegos donde se aprecia un inadecuado comportamiento del público asistente, dándole la victoria al equipo visitador, el comportamiento cobarde, miserable, obsceno y transgresor de una minoría, no puede manchar el orgullo que muchos sentimos por nuestro pasatiempo nacional, dejando sin resolver esta arista no lograremos alcanzar ni el clima ni la cultura necesaria para disfrutar del espectaculo

  9. raul dice:

    muy buen artículo ,pero solo quisiera decirles que la indisciplina es en todo y las ofensas de los publicos sobre todo del Latino por años han sido toleradas y casi nunca criticadas( solo en una oportunidad de una broca entre el segunda de Pinar y el pitcher de industriales Julia osendi se digno a criticar el comportamiento de la aficion del Latino), pero si usted quiere escuchar malas palabras a coro de miles de personas vaya a un stadium es Cuba, lo que nunca se ve en otra latitudes.

  10. ruly dice:

    Freddy Asiel – MLB

    • Elio dice:

      Ruly, puede ser que Freddy Asiel – MLB, pero hasta ahora está con el equipo VC, al menos en los entrenameinetos, a los juegos claro que no puede asistir. Saludos. Elio


Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.