Solo los cubanos deben decidir qué va a pasar en Cuba (+fotos)

Sasha: Accedo a Escambray por encima de cualquier medio de prensa occidental.Activo promotor del caso de Los Cinco en el Reino Unido, Alexander Korniak confiesa su predilección por el proyecto humanista de la Revolución.

 

(Por: Aracelia del Valle, Marlys Rodríguez y Rosario S. Jacomino)

Más que un paraje perdido en medio del Mar Caribe, Cuba es un sitio de referencia para Alexander Korniak, Sasha, quien a la altura de sus 34 años ya ha dejado cuatro veces Londres para unirse a las brigadas de solidaridad que visitan la isla.

“Para mí venir a este país es un privilegio, no un derecho que tengo como turista”, sostiene en diálogo exclusivo con Escambray, hasta cuya redacción llegó recientemente, según alega, para conocer las interioridades de un medio de prensa que consulta con frecuencia.

Oriundo de Birmingham, Reino Unido, pero con raíces ucranianas, Korniak se dedica a la rama de la matemática conocida como analítica, una profesión que no le ha impedido, sin embargo, enrolarse también en causas de hondo sentido humanista.

Tal vez por esa vocación de respaldo a la justicia que le viene desde el hogar, Sasha participó hace apenas unos meses en la comisión internacional sobre caso de Los Cinco antiterroristas cubanos que sesionó en la capital británica y desde los mismísimos salones donde se efectuó el encuentro envió imágenes a la redacción digital de Escambray.

“Allí pude escuchar todas las evidencias y procedimientos y debo decir que me sorprende el gran silencio internacional que rodea el caso —declara—. En suelo americano se cometieron muchas injusticias en el momento del juicio. Estados Unidos se siente con la potestad de hablar de los derechos humanos, pero la forma en la que trataron a estos hombres, a sus familias y la manera en la que lidian con los presos de Guantánamo hablan de quiénes son en verdad. Creo que antes de atreverse a juzgar a otras naciones, deben mirarse primero por dentro”.

¿Qué opina sobre el caso de Los Cinco?

Estuve el año pasado en La Habana para mostrar mi solidaridad con ellos. Tuve la oportunidad de hablar con algunos cubanos y de comentarles sobre la gran presencia internacional, las actividades que están ocurriendo en toda Europa para solidarizarse con la situación de estos hombres.

Algunas personas me han dicho que mis carteles están mal porque ya no son cinco, pero siempre les recuerdo que incluso aunque haya dos de ellos libres, existe la necesidad de continuar luchando por su libertad.

¿Qué sintió cuando René González intercambió con los presentes en la comisión?

Ya lo había visto otras veces, pero no lo había escuchado así de cerca. Para todos los presentes fue una gran decepción que a René le fuera negada la visa para ir al Reino Unido, pero gracias a la determinación de todos fue posible verlo e intercambiar con él. Puedo decirles que sentí la convicción en su voz, su fuerza y valentía.

Alexander Korniak es un activo promotor del caso de Los Cinco en el Reino Unido.¿Cuándo escuchó sobre Cuba por primera vez?

Supe de Cuba por mis padres, por sus viajes con campañas de solidaridad. Su interés y las horas que dediqué a la lectura sobre la Revolución cubana y José Martí me motivaron a conocer más sobre esta nación y por qué trabaja en función del desarrollo sostenible.

¿Cuándo comenzó a formar parte de la brigada de solidaridad?

En el 2010, unos meses después vine a Cuba por primera vez para participar en los festejos por el Día del Proletariado Mundial. Asistí, junto a varias personas de diferentes nacionalidades, al acto en la Plaza de la Revolución, aunque también tuve la oportunidad de visitar policlínicos, escuelas, la Central de Trabajadores de Cuba, el Instituto Cubano de Amistado con los Pueblos y la Federación de Mujeres Cubanas (FMC).

Me sentí especialmente vinculado a esta última organización. Creo que nací en la época equivocada. Soy un gran feminista. Leer sobre la FMC me ha devuelto la confianza en la capacidad que tiene la sociedad de brindarles posibilidades a todas las personas, en los diferentes escenarios.

Por ejemplo, cierta vez, camino a Remedios, en el norte de la provincia de Villa Clara, entablé conversación con una joven que me comentó que solamente era una ingeniera. Le dije: no, no eres solo una ingeniera, eres una ingeniera. Allá en Inglaterra no tenemos mujeres trabajando en la ingeniería, así que ser testigo de lo que hacen las féminas aquí fue una experiencia interesante.

¿Cómo fue aquella experiencia de la celebración del Primero de Mayo en Cuba?

Me resultó increíble ver a los trabajadores unidos en toda Cuba, especialmente en La Habana, y la presencia de personas de diferentes nacionalidades. En esa oportunidad fui entrevistado por Cubavisión acerca de las razones de mi visita y les comenté que me movía la solidaridad, demostrar que Cuba no está sola y que pese los problemas causados por el bloqueo, existe mucho apoyo internacional.

¿Qué prefiere de Cuba?

Las personas, los cubanos cuidan unos de los otros, pueden discutir o estar en desacuerdo, pero aún así son cívicos, se respetan y ayudan. En Cuba sus habitantes valoran más a las personas que a las posesiones materiales. Conocer a los cubanos de a pie hizo que mi experiencia fuera única; esa es la razón por la cual sigo viniendo.

¿A qué se debe el interés por Sancti Spíritus?

Básicamente porque La Habana no es Cuba, como Londres no es Inglaterra, ni París, Francia. Esta ciudad es uno de los lugares donde no hay tanta presencia de turistas y, desde ese punto de vista, la experiencia es más rica. Me siento muy bien con la gente de Sancti Spíritus. Había escuchado que las personas de Baracoa son muy agradables, pero las de aquí lo son en la misma medida.

Cuba es un sitio de referencia para Alexander Korniak, Sasha.¿Por qué se interesó específicamente por Escambray?

Leo Escambray no solo por el contenido y la profundidad de los artículos, sino por la forma en que se explican los fenómenos. Cuando analizamos los medios fuera de Cuba, vemos que hay cierta diferencia entre reportar noticias y reportar opinión. Accedo a Escambray por encima de cualquier medio de prensa occidental porque reporta hechos, lo que sucede, pero además se ejerce la crítica.

Desafortunadamente agencias de prensa como CNN, BBC y Fox News manipulan o distorsionan y tienen diferentes razones para hacerlo. Por poner solo un ejemplo: las cirugías de cataratas de la Operación Milagro son gratis en Cuba, pero no es ese el mensaje que la prensa occidental quiere dar a conocer, ellos dicen otra cosa bien diferente. Hay otro concepto del periodismo, de la política del periodismo.

¿Considera que hay muchas diferencias entre la Cuba del 2010 y la del 2014?

Creo que hay muchas diferencias. Partiendo de lo que vi cuando vine a Cuba por primera vez y recordé lo que mis padres me habían hablado acerca de la última década, considero que ha habido cambios y tiene que haberlos. No se trata de que haya una decisión de cambiar la filosofía de Cuba; se trata de la situación económica que existe fuera del país, en el mundo, es esa la razón.

También está el hecho de que los modelos económicos tienen que evolucionar, en cualquier lugar del mundo en que se esté. Veo un cambio grande en la proletarización de ciertos puestos de trabajo, así como también la necesidad emergente de otros.

Venir y ver los cambios en este país me resulta interesante; aprendo de ellos, pero mi opinión es irrelevante porque no soy cubano. Solo los cubanos deben decidir qué va a pasar en Cuba.

One comment

  1. Aristoteles Manani

    Estoy de acuerdo con el chico, solo los cubanos deben lo que va a pasar en Cuba. Eso por supuesto incluye al millon + que viven en USA, a las decenas de miles que viven en Europa, incluyendo unos cuantos en su pais Inglaterra y miles que andan por otros paises de latinoamerica.

    En fin que si, la mayoria del mundo piensa que son los cubanos, los cubanos todos, los que deben decidir el presente y el futuro de Cuba.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.