Taxis en alquiler

El servicio de taxis en moneda libremente convertible se rige por la ley de oferta y demanda. Ruedan en la provincia 76 autos arrendados con el objetivo fundamental de incrementar la calidad de un servicio ineficiente durante muchos años.

A partir de la experiencia puesta en práctica en la capital del país, en Sancti Spíritus se generaliza de forma gradual el nuevo modelo de gestión económica en las unidades pertenecientes a las empresas que prestan servicios de taxis en pesos convertibles.

Según informaciones ofrecidas a Escambray por Eliécer Chirino López, especialista comercial de Taxis-Cuba en este territorio, los vehículos se arriendan a los taxistas estatales y estos se convierten a su vez en trabajadores por cuenta propia.

De tal forma se continúa dando cumplimiento a la implementación del Lineamiento 278 aprobado por el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, en el cual se promueve el fomento de nuevas formas de gestión en las transportaciones de pasajeros y carga, así como otros servicios vinculados a la actividad.

A juicio de los especialistas, no se trata solo de cambiar la imagen de un parque de vehículos envejecido, sino que el nuevo método forme parte de la aplicación de un modelo de gestión con impacto en las estructuras empresariales, en los trabajadores administrativos que laboran en ellas y en los propios taxistas, con el objetivo fundamental de incrementar la calidad de un servicio ineficiente durante muchos años, al tiempo que aumente el sentido de pertenencia y responsabilidad de los conductores con el automóvil.

Para organizar la prestación, aseguró Chirino, se crearon 17 piqueras para uso exclusivo y cuatro de uso público, con capacidad para 76 vehículos (30 autos Geely, 27 jeeps Hyundai Santa Fe, 11 microbús y ocho cocotaxis) en sitios puntuales de los municipios de Trinidad y Sancti Spíritus, incluidos los hoteles y las terminales de ómnibus de ambas ciudades.

No obstante lo establecido, puntualizó la fuente, los lugares donde deben estar ubicadas las piqueras todavía no se han instituido ni se han señalizado por parte del Centro Provincial de Ingeniería del Tránsito, lo cual va en contra del buen desempeño de estos choferes, quienes todavía no tienen un lugar asegurado para que la población sepa que existe un taxi a su servicio.

Queda establecido que las paradas de uso público serán utilizadas conjuntamente por los asociados a cualquier agencia de taxis del país y los porteadores privados, debidamente organizados y controlados. “En el caso de Trinidad —acotó Chirino— persiste como un freno a la acción de los trabajadores de Taxis-Cuba el desorden de los porteadores privados, tanto legales como ilegales, sin que se vislumbren acciones por parte de los organismos facultados para establecer el orden”.

Las tarifas se pactan según oferta y demanda, pero con un precio topado que se basa en lo que marque el taxímetro, aunque el conductor tiene la posibilidad de negociar el importe, mientras no sobrepase la tarifa.

Con la llegada del nuevo parque, los autos que se excluyan de ese servicio pasarán a formar parte de la oferta regular de taxis en CUP en los hospitales del territorio.

One comment

  1. Hablando sinceramente no creo que resolverà mucho para el cubano normal y corriente,ojala que todo no se covierta en la justificacion para perseguir a los clientes en CUC, para no vivir la vieja historia cubana de que el taxista nunca va para donde quiere o necesita el pasajero.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.