Unificación monetaria y cambiaria: decisión impostergable

La unificación monetaria y cambiaria es una decisión estratégica, impostergable, señaló Infante.La unificación monetaria y cambiaria es una decisión estratégica, impostergable, señaló el doctor en Ciencias Joaquín Infante Ugarte, asesor del presidente de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC).

 

En octubre del año pasado, este mismo diario publicó una Nota Oficial del Gobierno cubano donde se anunciaba la puesta en vigor de varias medidas en aras de la unificación monetaria y cambiaria. Desde ese entonces, muchas han sido las interrogantes sobre el proceso: ¿qué moneda quedará vigente?, ¿cuál será su impacto en la economía?, ¿qué sucederá con los ahorros en las sucursales bancarias?

Algunas de ellas han sido respondidas. En las últimas sesiones del Parlamento, por ejemplo, se ha aclarado que este proceso pretende restablecer el valor del peso cubano, aunque por sí solo no resolverá todos los problemas de la economía. Se necesita, inobjetablemente, aumentar la producción nacional.

A juicio del doctor en Ciencias Joaquín Infante Ugarte, asesor del presidente de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC), de los pasos a efectuar, la eliminación de la dualidad cambiaria en el sector estatal es uno de los más importantes, en tanto permitirá tener una justa dimensión de la rentabilidad y competitividad de nuestras producciones, así como medir con mayor objetividad todos los indicadores macroeconómicos.

DUALIDAD: ¿POR DÓNDE COMENZAR?

La dualidad monetaria, explicó Infante, “sucede cuando circu­lan dos monedas diferentes: generalmente una extranjera y una nacional, o como en el caso cubano, dos nacionales. Pue­de ser parcial: cuando la otra moneda asume parte de las funciones del dinero (como unidad de cuenta, medio de pago y de atesoramiento), o total, cuando las asume todas.

El doctor en Ciencias sostuvo que aunque este fenómeno puede estar dado por razones estructurales o coyunturales, en la Isla coinciden ambas. Entre las primeras mencionó la dependencia extrema del comercio exterior y la poca reserva de divisas que tiene el país; y entre las segundas el bloqueo económico y comercial de los Estados Unidos y la fluctuación de los precios para la importación y exportación de los productos en el mercado internacional.

La dualidad cambiaria, por otra parte, ocurre cuando existen dos tipos de cambio diferentes. En Cuba la situación se hace más compleja al utilizar, en las relaciones económico-financieras del sector estatal, una apreciación de 1 CUP=1 CUC (un peso cubano igual a un peso convertible); y para la población de 25 CUP=1 CUC.

Según comentó, estos factores hacen que no se posea una visión real del costo de las producciones, se distorsione la información para realizar estudios de factibilidad y evaluación económica de las inversiones y, entre otras consecuencias, que las exportaciones y las importaciones sean subvaloradas.

Sin embargo, la circulación de dos monedas en Cuba no es un fenómeno exclusivo de estos tiempos, como suele pensarse. De acuerdo con el especialista de la ANEC, la dualidad monetaria surgió en la temprana fecha de 1914 —en la Neo-República—, cuando el peso cubano comenzó a coexistir con el dólar.
La circulación de este último se interrumpió en 1948, con la creación del Banco Nacional de Cuba, que estableció el peso cubano como moneda única; y se retomó en 1993, con la despenalización de la tenencia de divisas que había sido pronunciada en 1961.

Sobre este último acontecimiento, Infante comentó: “En los primeros años de la década del noventa se produjo un fuer­te deterioro de la economía cubana, como consecuencia de la caída del campo socialista. El Producto Interno Bruto (PIB) se redujo en un 35 % aproximadamente, la utilización de la capacidad industrial estaba al 15 %, y el déficit del Pre­su­puesto del Estado era el 30 % del PIB.

“El valor del peso cubano se devaluó. Comenzó a circular el dólar, que se cotizó a tasas muy elevadas, hasta 150 pesos cubanos. Se optó por la dualidad monetaria, en lugar de la devaluación interna mediante un cambio de moneda nacional. To­mamos la medida que consideramos menos traumá­tica, porque la política económico-social de nuestro país no permitía —ni permite— otra alternativa. Nadie queda desamparado”.

CAMINO DIFÍCIL, PERO NECESARIO

Interrogado sobre por qué se escoge este momento para la unificación de la dualidad monetaria y cambiaria, el doctor Joaquín Infante no dudó en señalar la necesidad imperiosa de ese proceso, el cual —dijo— debió efectuarse mucho tiempo atrás.

Lo más estratégico, a su juicio, es la eliminación de la dualidad cambiaria en el sector estatal. Entre los principales factores que han contribuido al mantenimiento de esta última mencionó la excesiva centralización de las decisiones operativas, el carácter formal de las finanzas, y la dirección de la economía mediante decisiones administrativas y no de indicadores económicos y financieros.

Asimismo, llamó la atención sobre la existencia de una “tercera moneda” en ese sector: la llamada Carta de Liquidez (CLC), con la cual se identifican los CUC que tienen respaldo en divisas.

Según refirió, ello ha sucedido debido a la emisión de pesos convertibles por encima de su respaldo en divisas extranjeras.

No obstante lo complejo del panorama, el doctor consideró que los efectos de la unificación monetaria y cambiaria en el sector estatal no tardarán en notarse; en cambio su incidencia en la población deberá ser más gradual.

La eliminación de la dualidad monetaria, indicó, no au­men­tará por sí misma el poder adquisitivo de las personas. La apreciación del peso cubano está vinculada al aumento de la productividad, de la eficiencia del trabajo, de la competitividad y rentabilidad de nuestras producciones.

La unificación monetaria y cambiaria es una decisión estratégica, impostergable, señaló Infante. El solo hecho de conocer con veracidad el valor de las producciones, su rentabilidad, competitividad… es  una ventaja para el país. Ello no solo mejorará estos indicadores, sino que sumará a los trabajadores de una forma más consciente, pues sabrán el valor real de su aporte.

One comment

  1. Estimado Dr. Joaquín Infante Ugarte, es verdad que la decisión es impostergable, pero se esperaba más avance en esto, a estas alturas del año.
    Cuando exista una sola moneda los precios tienen que ser más razonables, desde el punto de vista psicológico esto es una camisa que quedará muy apretada y se va a ir estirando poco a poco hasta que quede mejor ajustada. No es lo mismo pedir 50.00 CUC por un servicio de albañilería que se hace en 2 días que pedir 1250.00 pesos. No es lo mismo pedir 5.00 cuc por recargar el celular que pedir 125.00 pesos, no es lo mismo para el turista que hoy da 10.00 CUC de propina, dar 250.00 pesos. Por tanto las aguas van cogiendo su nivel. No es lo mismo cobrar de acuerdo a las utilidades de tu empresa, poniendo las monedas 1 es a 1, cuando el ingreso de la empresa sea en pesos cubanos 1 a 25. La verdad se impone. ahora se cobra de acuerdo al ingreso, pero cuando se va a convertir el cuc en peso cubano para pagarte, te lo multiplican por 1 y para pagar usted en todos los establecimientos lo tienes que dividir por 25. que locura, parece un cuento de nños, el cuento de la buena pipa.
    Por otro lado se habla de una tercera moneda que será la que va a circular, ¿es así?
    Quizás el proceso esté más avanzado y lo que nos falta es información. Lo otro que llama la atención es que las resoluciones que van saliendo nuevas, deberían estar enfocadas a una sola moneda ya y sin embargo sigue la contemplación de ambas monedas como si faltara una eternidad para este reordenamiento.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.