Yanukóvich solicitó ayuda militar a Rusia para restablecer orden

Yanukóvich advirtió que "bajo el respaldo de países occidentales, en Ucrania se producen abiertos actos de terror y violencia".El derrocado presidente ucraniano Víktor Yanukóvich solicitó al mandatario ruso, Vladimir Putin, el uso de la fuerza militar para restaurar el orden en su país.

En una reunión del Consejo de Seguridad para analizar la situación ucraniana -la tercera en cuatro días- el embajador de Moscú ante Naciones Unidas, Vitaly Churkin, presentó y distribuyó una carta enviada por el mandatario electo, quien dejó Kiev luego de disturbios protagonizados por grupos radicales.

Según el texto, Yanukóvich advirtió que “bajo el respaldo de países occidentales, en Ucrania se producen abiertos actos de terror y violencia”.

“Las personas son perseguidas por cuestiones políticas y lingüísticas, por eso pido al señor Putin el uso de las fuerzas armadas de Rusia para establecer la legitimidad, la paz, la ley, el orden, y defender al pueblo ucraniano”, leyó Churkin ante el órgano de 15 miembros.

Sin embargó, Churkin precisó que Putin no ha autorizado el uso de la fuerza, para lo cual ya recibió el respaldo de parlamentarios.

El representante de Moscú reiteró que Rusia considera a Yanukóvich el presidente legítimo de Ucrania.

Además, rechazó las acusaciones de las actuales autoridades de Kiev, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y otras naciones occidentales que califican de agresión la presencia de tropas rusas en la región autónoma de Crimea.

En se sentido, recordó que esos militares pertenecen a la Flota del Mar Negro, acantonada en Sebastopol, en la península de Crimea.

Churkin señaló que los efectivos protegen las instalaciones de la Flota y la vida de cientos de miles de rusos amenazados por grupos radicales.

Sectores violentos trasladan las acciones que ejecutaron en Kiev a otras partes del país, como Crimea, donde pretenden tomar el control, advirtió.

Rusia refuta acusaciones de OTAN por tensiones en torno a Ucrania

Rusia refutó este lunes acusaciones de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) por la escalada de tensiones en torno a Ucrania y una eventual movilización de tropas rusas hacia Crimea, ante posibles ataques de nacionalistas y extremistas.

No estamos categóricamente de acuerdo con el comunicado del Consejo de la OTAN, en el cual se condena a la Federación de Rusia por una supuesta escalada militar en Crimea y la violación del derecho internacional, afirma una nota del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Advierte la Cancillería que semejante tipo de posición no contribuye a la estabilidad de la situación en Ucrania y solo ampara a las fuerzas que aspiran a usar los recientes acontecimientos para lograr sus objetos políticos irresponsables.

Considera obvio que las amenazas a la soberanía y a la integridad territorial de ese país fueron causadas exclusivamente por la crisis política interna, cuya solución exige un comportamiento distinto de nuestros socios, agrega la nota oficial.

Según la cartera diplomática, la flota rusa del Mar Negro, basada en territorio de Crimea, no se inmiscuye en los acontecimientos políticos ucranianos.

Aclara, sin embargo, que los movimientos de tropas en el lugar respondieron a la necesidad de seguridad de las instalaciones y a evitar posibles ataques de extremistas y elementos radicales a los connacionales radicados en esa república autónoma.

Durante su intervención en el segmento de alto nivel de la XXV sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, el canciller Serguei Lavrov afirmó que aquellos que hablan ahora de una “agresión” (en dirección a Moscú) fueron quienes polarizaron la sociedad ucraniana.

Aquellos que tratan de presentar la situación (en Ucrania) como una agresión y amenazan a Rusia con todo tipo de sanciones y boicot son los mismos de entre nuestros socios (Estados Unidos y la Unión Europea) animaron de manera persistente a las fuerzas políticas afines a lanzar ultimátum y a rechazar el diálogo, aseveró Lavrov.

El jefe de la diplomacia rusa dijo que no se tuvieron en cuenta las preocupaciones de las poblaciones del sur y este de Ucrania, lo cual finalmente acarreó una polarización de la sociedad ucraniana.

Dijo enfático que se sabe muy bien quiénes y cómo causaron la crisis en Ucrania, en un recuento sobre la complicidad de Occidente en su apoyo a las protestas antigubernamentales y en la incitación a acciones agresivas contra el poder legítimo.

En otra nota oficial, el Ministerio de Asuntos Exteriores indica que el secretario norteamericano de Estado, John Kerry, usa la retórica de la Guerra Fría y busca un castigo para Rusia y no para los que organizaron el golpe de Estado en Ucrania, a los que calificó de golpistas.

Al rechazar las amenazas de aislamiento y de posibles sanciones contra Rusia, la cartera diplomática denunció que Estados Unidos y aliados de la OTAN se hicieron la vista gorda ante las atrocidades de los combatientes de Maidán, los ataques contra opositores políticos y civiles, la rusofobia, el antisemitismo y la profanación de la memoria de los héroes de la Gran Guerra Patria.

Los europeos y Estados Unidos, subraya la Cancillería, se cruzaron de brazos mientras el régimen nacido de Kiev pisoteaba el pacto alcanzado el pasado 21 de febrero entre el depuesto presidente ucraniano Víktor Yanukóvich y la oposición, supuestamente para solucionar la crisis.

En cuanto a la autorización del Consejo de la Federación (senado) al presidente Vladimir Putin para dislocar tropas rusas en territorio ucraniano, Lavrov refutó que sea un acto de agresión por parte de Moscú.

Reiteró que se trata de una medida de disuasión frente a cualquier ataque de radicales hasta que se estabilice la situación en Ucrania. En ese contexto, el jefe de la diplomacia rusa llamó a Occidente a que cese de usar el tema de los derechos humanos como un pretexto para alcanzar sus objetivos geopolíticos.

El Senado dio luz verde el sábado último a Putin para el uso de las fuerzas armadas fuera del país ante una previa solicitud de su también Comandante en Jefe, con vistas a un emplazamiento de tropas en Crimea por una petición de ayuda del Gobierno y el Parlamento de esa república autónoma.

Según el vocero del Kremlin Dmitri Peskov, de momento no se han adoptado medidas concretas en torno al empleo de las fuerzas armadas rusas. Putin adoptará una decisión en dependencia del desarrollo de la situación, puntualizó Peskov.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.