Accionan a favor de la protección de la cotorra cubana

La cotorra cubana está protegida por la ley, por lo que la venta de este espécimen está prohibida y es sancionada.
La cotorra cubana está protegida por la ley, por lo que la venta de este espécimen está prohibida y es sancionada.

Como resultado del accionar de los técnicos del Refugio de Flora y Fauna Tunas de Zaza se ha podido garantizar la supervivencia y reproducción de la cotorra cubana en el sur espirituano.
Alberto Rodríguez, al frente del centro conservacionista ubicado al sur de la provincia de Sancti Spíritus, confirmó a la AIN que esa especie –considerada en peligro de extinción en Cuba– se encontraba al desaparecer de los sistemas lagunares del área sureña espirituana, ya que hace dos lustros se registraban en la zona menos de 15 ejemplares.
Rodríguez apuntó que para revertir esa situación los especialistas de la institución realizan un trabajo sostenido para lograr la proliferación del ave y asegurar su hábitat, donde actualmente se han localizado bandos de siete hasta 30 individuos.
Mientras, significó que en los meses de mayo a julio se extrema la protección, ya que es cuando los pichones de cotorras salen de las cavidades e inician el vuelo, etapa óptima para el hurto por aquellas personas dedicadas al comercio ilícito del animal.
Comentó que la cotorra cubana está protegida por la ley, por lo que la venta de este espécimen está prohibida y es sancionada.
Se realizan monitoreos continuos para detectar la presencia de intrusos y para ello se cuentan con la ayuda de los pobladores, pero aún es insuficiente si se tiene en cuenta que el número de estas aves ha crecido de manera discreta en la región tunera a pesar de la labor constante de los expertos, expresó.
También, ha incidido en preservar la especie faunística las acciones ejecutadas en pos de la reforestación de los terrenos con plantas como la guayaba, la ciruela, paraíso y algarrobo, porque sus frutas y semillas son el alimento predilecto de los pájaros, acotó el directivo.
Reiteró que determinar los nidos de cotorras es una ardua tarea, puesto que estos se localizan en sitios de difícil acceso como los palmares y manglares, este último fundamentalmente.
De igual manera, comentó que la creación de una cultura ambientalista a los habitantes del lugar ha permitido, además, la recuperación de otras especies amenazas, entre ellas el catey, el flamenco rosado y la tortuga marina.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.