Cazador lamenta “profundamente” haber matado al león Cecil

Las redes sociales se mantienen indignadas con la cacería como forma de entretenimiento y reclaman que Walter James Palmer responda ante la justicia

leon, fauna, animales, zimbabue

Cecil, el león trending topic (+fotos)

Cuando a inicios de julio el dentista norteamericano Walter James Palmer pagó 50 000 dólares para cazar a un león en Zimbabwe no podía prever hasta qué punto su vida se pondría patas arriba.

Según su versión de los hechos, no fue hasta después de haber matado al felino de un flechazo que supo la magnitud de lo que le sobrevendría: no se trataba de un animal cualquiera, sino de un león con nombre propio, Cecil, el ejemplar más famoso de la región y tan especialmente protegido que llevaba un GPS en el collar y formaba parte de un estudio científico.

Así lo relató el propio Palmer en una carta difundida por las redes sociales, las mismas redes sociales que han convertido el tema en un trending topic y que reflejan la aversión de buena parte de la opinión pública contra la cacería como forma de entretenimiento.

Acorralado como un animal salvaje de los que acostumbra cazar, el odontólogo estadounidense cerró su consulta y publicó una escueta nota para justificarse ante los pacientes con los que ha incumplido desde que el asunto comenzó a írsele de las manos. Habría que ver, al final de esta historia, a cuántos de ellos recupera.

CARTA DE WALTER JAMES PALMER (Traducida del original por Aracelia del Valle)

Julio 28, 2015

Para mis estimados pacientes:

Como ya ustedes deben haber escuchado, durantes los últimos días he aparecido en las noticias por razones que nada tienen que ver con mi profesión o la atención que les brindo. Quiero que ustedes conozcan de esta situación y de mi implicación en la misma.

Además de pasar tiempo con mi familia, la caza es una de mis pasiones aparte de la estomatología. He sido un cazador toda mi vida, desde que era un niño en Dakota del Norte. No suelo hablar de esta práctica con mis pacientes ya que ello puede resultar un tema divisorio y emotivo. Comprendo y respeto el hecho de que no todo el mundo comparte los mismos puntos de vista en este sentido.

A principios de julio me encontraba en Zimbabwe participando en una caza mayor con arco. Contraté a varios guías profesionales quienes garantizaron todos los permisos correspondientes. Que yo supiera, todo era legal y se había manejado correctamente.

Hasta que terminó la cacería, no supe que el león que había matado era famoso, favorito de la región, portaba identificación y era parte de un estudio. Confié en la competencia de mis guías para garantizar una caza legal.

Una vez más, lamento profundamente que la búsqueda de una actividad que amo y practico responsable y legalmente haya resultado en la muerte de este león. Esa nunca fue mi intención.

El interés de los medios en este asunto —además de un número considerable de comentarios y de llamadas de personas disgustadas con esta situación y por la práctica de la cacería en general— ha interrumpido nuestro negocio y nuestra posibilidad de ver a los pacientes. Por esta interrupción, pido disculpas profundamente por este inconveniente y les prometo que haremos todo lo posible para reanudar las consultas lo más rápido posible. Estamos tratando de remitir los pacientes más necesitados a otros dentistas y les mantendremos informados sobre cualquier otro acontecimiento.

En nombre de todo el personal de la River Bluff Dental, gracias por su apoyo.

Sinceramente,

Walter J. Palmer, DDS

River Bluff Dental

One comment

  1. Bien merecido.Los propios leones no matan por entretenimiento. Matar por diversión es un acto de suma crueldad que nos demuestra todo el salvajismo de que es capaz el ser humano.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.