Colombia: Gobierno y FARC-EP de acuerdo en agilizar diálogos

El abogado colombiano Humberto de la Calle aseguró que tanto el Gobierno como las insurgentes FARC-EP coinciden en la necesidad de apresurar los diálogos en La Habana en busca de un tratado pacifista.

colombia, dialogo de paz, farc-ep
Ambas partes pretenden llegar cuanto antes al fin de largo conflicto, prolongado durante más de medio siglo.

Celebramos que tanto los representantes gubernamentales como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), estén de acuerdo en ideas para agilizar (las pláticas), escribió el exvicepresidente en las redes sociales.

Jefe de los negociadores o vocero del presidente Juan Manuel Santos, De la Calle afirmó que con tales iniciativas pretenden llegar cuanto antes al fin de largo conflicto, prolongado durante más de medio siglo.

En días previos el mandatario propuso pasar a un cónclave permanente en la capital cubana con el propósito de acelerar las conversaciones con ese grupo rebelde, iniciadas hace tres años.

Según el gobernante el objetivo es entrar en una reunión ininterrumpida hasta resolver todos los asuntos pendientes.

Ambas delegaciones sesionaron en ciclos con períodos de descanso entre uno y otro.

Propondremos un cronograma realista y responsable para impulsar los diálogos, manifestó De la Calle este miércoles.

Como resultado de tales discusiones los dos equipos alcanzaron consensos en los temas de reforma rural integral, participación política y combate a las drogas ilícitas, además de pactar el comienzo de un programa de desminado en el territorio nacional y rubricar un protocolo para la búsqueda de desaparecidos.

Resta por definir los términos del cese el fuego bilateral, la dejación de armas, desmovilización y reintegración a la sociedad de los ahora combatientes, así como cerrar el punto sobre justicia transicional.

Ese último mecanismo fue concebido para investigar, juzgar y sancionar a responsables de la conflagración.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.