Cruz de Neiva camina al reencuentro con su pasado productivo

En las áreas de la cooperativa cabaiguanense Beremundo Paz se vive desde el pasado año una transformación productiva

sancti spiritus, cabaiguan, produccion de alimentos, tabaco, carne porcina, granos

Las vegas convirtieron a Cruz de Neiva en un punto singular de la geografía agraria espirituana, pues conocedores de la hoja lo sitúan como la zona de mejor tabaco en la provincia. Los más viejos achacan tal calidad a que son tierras altas y de muchas piedras; pero detrás de las bondades naturales se palpa cultura campesina y laboriosidad.

Recoge la historia que en la década entre 1910 y 1920 comienza a poblarse la zona y llegan allí inmigrantes de las Islas Canarias; en el lugar donde se encuentra el caserío había un nicho con una cruz, la cual era enramada cada 3 de mayo, siguiendo la tradición canaria.

“Aquí se ha mantenido ese ritual religioso y ese día no se enyugan los bueyes”, comenta Miuver Pérez Báez, usufructuario y guardián de la historia local.

Sin embargo, en las áreas de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Beremundo Paz, creada en febrero de 1961, no se sostuvo siempre el buen resultado y llegó a considerase durante un tiempo por la dirección de la ANAP en Cabaiguán como la peor del municipio.

“Ese panorama ha comenzada a cambiar y en el compromiso inicial de llevar la cooperativa a Vanguardia Nacional avanzamos bastante, pues alcanzamos la categoría de Vanguardia Provincial; en varios renglones aparecemos ya entre los primeros cumplidores, voy a las reuniones, pero no a recibir regaños”, expresa Miguel Pérez Torres, el presidente que tomó las riendas en el 2014.

FUNCIONAMIENTO

Surima García Díaz, organizadora de la CCS, reconoce la inestabilidad que tenía la base campesina porque cumplían con la entrega de un producto y no era así en otros: “Tal vez no se trabajaba parejo, no se exigía, la leche siempre estaba en el piso, el tabaco no llegaba al plan; al renovar la dirección cambió mucho el funcionamiento de la cooperativa, ahora se visitan los campesinos, se conocen y se atienden los problemas, los asociados asisten a las asambleas”.

Como parte de la transformación que se vive en la CCS Beremundo Paz se habla de contratación, de producciones diversificadas, de la puesta en marcha de un punto refrigerado para acopiar la leche, de colocar las entregas de alimentos y otros renglones en una verdadera prioridad.

Fundada con una vocación tabacalera, hoy la CCS presume de variedad productiva y de aquellos suelos salieron el pasado año más de 84 000 litros de leche, 1 556 quintales de granos, alrededor de 200 toneladas de carne porcina y frutas para el programa de sustitución de importaciones.

sancti spiritus, cabaiguan, produccion de alimentos, tabaco, carne porcina, granos

¿OTRA COOPERATIVA?

“No cambió la tierra, tampoco el hombre; cambió el estilo, el método, el compromiso, el interés, la motivación”, define Surima García.

Para Pascual Nelson Blanco, el mayor acierto de la CCS obedece a que se logró aunar gente con deseos de trabajar y sacar adelante la cooperativa.

En el caserío de Cruz de Neiva, asiento principal de la Beremundo Paz, ya se habla de recuperación tabacalera y las 38 hectáreas sembradas en la cosecha 2014-2015 se aproximan a las 47 cultivadas en los inicios de la CCS. Sobrepasar en la campaña las 50 toneladas de la hoja (más de 1 000 quintales) es otra señal de los nuevos tiempos que corren en la zona.

“Aquí antes no se trabajaba en oficinas y hay cosas que llevan control, organización; si algo falta es trabajo, elevar las producciones, completar la infraestructura de la cooperativa, no decaer en la atención a la comunidad y a los centros estatales como la bodega y el consultorio médico”, expone el presidente de la CCS.

Cruz de Neiva camina al reencuentro con su pasado productivo y aquel feo apellido de la peor cooperativa de Cabaiguán parece un asunto del pasado.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.