Cuba del Río con boleto prestado

cuba, serie del caribe, beisbol, vegueros de pinar del rio A pocas horas del inicio de un juego de béisbol crucial, en esta isla se advierten sensaciones encontradas. De un bando, unos se aferran a la euforia por la presencia del eufemístico Vegueros de Pinar del Río en la semifinal de la Serie del Caribe. Del otro, muchos se apenan por un boleto que llegó con ayuda de segundos.

Y como estoy en el último, me asiste ahora un sentimiento de pesar, tristeza, pena. No tocaré tambores al ver al equipo Cuba llegando a rastras a un torneo de poca monta.

 

Vegueros-Anzoátegui, una de las semifinales de la Serie del Caribe este sábado

Que hayamos tenido que pedir casi a la gracia divina la derrota mexicana ante los dominicanos el jueves último, solo refuerza lo que hace más de una década comenzó a gestarse y que por estas propias páginas he argumentado: la decadencia gradual de nuestro béisbol.

Aceptemos eso primero, si en realidad queremos que la pelota cubana salga de su pantano y después hablemos de lo “otro”: que los tiempos cambian, que ha crecido el béisbol en la región, que sobra el “oficio”, que el pitcheo es diferente…

Pero admitamos también que no andan muy bien las cosas si para aspirar a ganar un torneo menor de cinco equipos Cuba tiene que echarle garra a su armada principal casi completa, aun cuando tampoco están en Puerto Rico los mejores exponentes de cada uno de los países asistentes; a la mayoría no le interesa actuar como refuerzos y otros están concentrados en la antesala de la temporada de las Grandes Ligas.

Creo, sin embargo, que el torneo se ha jugado con furor y rivalidad y eso le añade espectáculo, pero calidad es otra cosa. Este “Cuba del Río”, por la nómina y hasta la presencia en el terreno, apenas enseñó atisbos de la garra ancestral de los equipos nacionales cuando le ganó a Puerto Rico a estadio repleto con un Héctor Mendoza inmenso.

Más allá de las tres derrotas y hasta de la victoria, tan sensacional como pírrica ante el peor de los concursantes, esta versión del Cuba ha lucido falta de aliño, de engrane, de ánimo y hasta de carácter propio. Desde la falta de oportunidad del bateo hasta los “tembleques” de la defensa —pese a ser “la mejor de todas” con 987— y la inefectividad del picheo.

Con siete carreras espaciadas en cuatro partidos, a poco se puede aspirar, mucho menos cuando se admiten 16. No hablo de promedios (254) que tan engañosos resultan para conformar novenas nacionales, pues 34 hits pudieran ser suficientes. Solo que fueron conectados a destiempo: 25 hombres quedaron en bases y  a la hora que hizo falta llegó el ponche (28) o la conexión de doble matanza.  No es batear para acumular estadísticas individuales,  pues México con ofensiva de 176 clasificó con holgura.

Los hits ponen en entredicho el socorrido estribillo justificativo de la falta de adaptación y el no tomarle el tiempo al pitcher. Noveles y consagrados han sido presas del desespero y la presión, casi lo mismo que al campo con jugadas o tácticas que parecen salidas de un juego de mentiritas.

Lo de los lanzadores ha sido parecido. Al margen de las buenas aperturas de Freddy Asiel y Norge Luis y el relevo de Mendoza, la mayoría del staff ha lucido “fuera de lugar”. El Promedio de Carreras limpias de 3.86 era el peor  antes de la última jornada, con incidencia negativa para Jonder Martínez, que otra vez volvió a lucir inefectivo extrafronteras.

¿Problemas de la selección? Tal vez. Mientras el resto de los conjuntos llevó 14 y 15 lanzadores, Cuba, con lagunas reconocidas en esa área, incluyó apenas nueve, en tanto sacó casi a pasear la misma cantidad de jugadores de cuadro. Así Urquiola estuvo de brazos cruzados con Mendoza en el box ante Puerto Rico sin muchas opciones para dónde virarse luego del “para colmo” del abandono de Vladimir Gutiérrez junto a Lander Moreira.

Es cuestionable apostar por un  equipo Cuba que hace más de una década ha dejado más sinsabores que alegrías en eventos foráneos cuando este tipo de certamen se podría aprovechar para probar otras figuras o para estimular al campeón nacional tal como se diseñó.

¿Que juegan presionados? Quizás. Mas no conozco ninguna versión cubana que haya competido sin todas las presiones del mundo: de la afición propia, del público en contra, de scouts e incitadores a la deserción, entre otros. Por lo general tales circunstancias suelen incitar la entrega pasional de nuestros peloteros, que por momentos se ha escabullido por los recodos del Hiran Bithorn. ¿Qué otra cosa podría pedírsele a un equipo de esta magnitud en un torneo que debía quedarle pequeño? ¿Qué pediremos cuando aumente la presión en el cuarto Clásico Mundial, el torneo premier o los Panamericanos?

¿Qué tan diferente es el oficio de los peloteros caribeños al de los nuestros, a los cuales debería sobrarles, pues jugar es lo que hacen todo el año como profesionales sin millones? ¿Será que han perdido el oficio y dejan que una bola pique entre dos en un juego decisivo, no saben qué lanzamiento discriminar o a cuál base tirar?

El Caribe puede bañarnos con las aguas mansas de la victoria. Nuestros peloteros tienen ante sí la oportunidad de dar otra cara en el partido de este sábado. También el compromiso moral  para no terminar con la mofa del área, aunque ello no logre cambiar la  extraña confusión de pareceres tras un boleto agónico y prestado.

7 comentarios

  1. Qué dice Elsa ahora???

  2. hay algunas cosas que no estoy de acuerdo con elsa, ella misma se contradice, cuba con la mejor defensa y mexico con el bateo mas malo, con diferentes resultados, ella lo explica pero …. por lo otro elsa el clasico es con mas presion pero sabes porque ganamos mas, porque los peloteros van fuera de forma sin embargo estos que son de poca monta segun usted si estan en forma.
    nada que tambien critican a victor pero no se queda dormio en banco nunca.
    saludos y siga asi con sus comentarios la hacen diferente a los demas d ehecho la felicito por los premios alcanzados.

  3. Cada cubano desde niño es una fuente pura e inagotable de calidad en el beisbol, lo q nos deja sangrando es la forma en q nuestros peloteros afrontan cada competición, no hablo de falta de motivación sinó de la manera de pensar, esto esta relacionado con el bajo nivel de calidad de nuestra SNB y a los cien años luz a los que están nuestros árbitros del primer nivel mundial. El beisbol es uno de los deportes más dificiles de aprender tacticamente hablando, hasta cuando vamos a decir q somos de categoria AAA , allí pertenecen muy pocos, la serie del caribe es un gran ejemplo, esos peloteros están a tope pues todas sus ligas concluyeron hace muy poco, además están motivados en la idea de que esta competencia sea para alguno de ellos el principal eslabón en llegar a la MLB. Por ejemplo ¿Cuantos pichers tenemos que pasen sostenidamente de 90 mph¿
    Creo que no hay ni 10 y por encima de 96 mph no existen. Es para mi dificil decis esto pero ni siquiera estamos ya etre los 8 primeros, el torneo super12 lo demostrará, desde hoy voy a pensar en que me equivoco, de todas formas les deseo a los mios lo mejor y mucha suerte.

  4. porque no es publicado el comentario anterior por estar de acuerdo con lo que escribe elsa ,no entiendo hay que alabar la decepcionante actuacion de PINARCUBA ok

  5. Muy buen articulo.

  6. rolando fernandez

    estoy muy de acuerdo con lo que plantea elsa pues la SDC es un torneo de poca monta no por su extructura sino porque muchos de los jugadores lo que quieren es terminar el compromiso con su liga invernal para asegurar alguna invitacion a los entrenamientos de MLB y por lo tanto no les interesa ir como refuerzos ,ademas de que los pocos o muchos BIG LEAGUE que participan son prospectos o algunos ya decantados de la GRAN CARPA ,en cuanto al equipo CUBA porque de PINAR tiene muy poco ha dado pena su actuacion hasta hoy ,amen de que por un milagro o por esas cosas de la vida logren ganar y ser campeones ,se nota cada vez mas como el beisbol en cuba esta en decadencia y no como la CNB y algunos periodistas alabanzistas quieren hacer ver esta en UN GRAN MOMENTO ,pues no lo esta .Por primera vez alguien quita ya esa justificacion de que los cubanos son AMATEUR pues aunque no cobren “ALGUNOS ” de los alli presentes grandes salarios ,el pelotero cubano es PROFESIONAL porque se pasa el ano entero jugando pelota sin trabajar en ningun empleo ,por lo tanto SON PROFESIONALES DEL BEISBOL ,ese es su oficio los 12 meses del ano,cuba ha tenido que casi implorar una derrota de mexico para clasificar ,asai que a mi modo de ver esta actuacion comparada con la de villa clara el pasado ano es peor pues aqui se fue con lo mejor que existe en el beisbol cubano ,(solo pueden haber 3o4 inclusiones )y que ha echo clasificar de chiripa .

    • No sé mucho de pelota, ahora,sí creo que el equipo que nos representa no se se va a dejar cortar la cabeza así como así. Ante Venezuela, técnicamente, no tiene muchas posibilidades. Pero considero que el llegar hasta aquí, dice mucho de estos peloteros nuestros de cada día que, en un final, son víctimas de las carencias e insuficiencias de un béisbol que se ha estabcado por x o yo razones, que sería largo comentar.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.