Cuba niega posible convocatoria de peloteros de Grandes Ligas

 Competiremos en cualquier evento con jugadores registrados en la Federación Cubana, aseguró el comisionado.
Competiremos en cualquier evento con jugadores registrados en la Federación Cubana, aseguró el comisionado.

Cuba negó que esté considerando convocar a peloteros con participación en torneos profesionales de EE.UU. para integrar la selección del país a próximos eventos foráneos.

No es una opción ahora mismo. Lo que se ha escrito son especulaciones. Competiremos en cualquier evento con jugadores registrados en la Federación Cubana, que participarán en la próxima temporada y deben responder a nuestras exigencias y necesidades deportivas, declaró a Prensa Latina el comisionado nacional de béisbol, Heriberto Suárez.

Así, el directivo aludió a reportes de prensa que, en virtud de la reanudación de la relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos el 20 de julio último, contemplaron la posibilidad de un equipo de la Isla formado por los mejores jugadores del campeonato doméstico y los activos en la Major League Baseball (Grandes Ligas) de la nación norteña, la de más nivel de este deporte en el mundo.

La edición LV de la Serie Nacional, nombre del torneo élite del béisbol cubano, comienza este sábado 29 de agosto, con el partido inaugural entre Ciego de Ávila e Isla de la Juventud, campeón y subcampeón, en ese orden, de la campaña 2014-2015.

Según palabras del propio Comisionado, “el objetivo es elevar los estándares de calidad técnico-táctica del torneo para intentar competir al mayor nivel posible en el Premier 12 y la Serie del Caribe”.

El Premier es un torneo organizado por la Confederación Mundial de Béisbol y Sóftbol (WBSC, por sus siglas en inglés), que se estrenará del ocho al 21 de noviembre próximo en Taipei de China y Japón, en el cual se disputarán la corona las mejores 12 selecciones del escalafón universal.

Por su parte, al clásico caribeño de 2016, con sede en Santo Domingo, República Dominicana, asistirá Ciego de Ávila con la intención de retener para Cuba el título conquistado por Pinar del Río en el estadio Hiram Bithorn de San Juan, Puerto Rico, en febrero de 2015.

Heriberto Suárez aseguró que “sí podrán integrar las nóminas cubanas a esas competiciones los peloteros contratados en Japón o Canadá, por medio de gestiones de la Federación Cubana”.

En esa posición están Frederich Cepeda, Héctor Mendoza y Alfredo Despaigne, que juegan en la Liga Profesional japonesa, más Yunieski Gourriel, Yordan Manduley, Ismel Jiménez y Alexei Bell, miembros de los Capitales de Québec, aunque este último pidió y se le confirió la liberación del equipo de toda su vida, Santiago de Cuba.

3 comentarios

  1. Digan la verdad Pacheco dijo que al clasico iba a ir un equipo Cuba de los que estan alla para que hagan un buen papel y no un papelazo

  2. Sigo sin entender, se abren las relaciones USA-Cuba, ya muchos de esos peloteros sufrieron la sancion de 8 anos sin poder regresar a Cuba, entonces por q privar al pueblo de Cuba, al pueblo que mas le gusta la pelota en el mundo de ver a sus hijos jugar, representando a su pais.

    Entonces se equivoco el Comisionado cuando aseguró que, “aunque el actual es muy bueno, tendremos otra vez un excelente equipo Cuba” y sorprendió al sugerir que algunos de los peloteros que hoy no se encuentran en el país podrían ser llamados nuevamente al elenco nacional: “Quizás, peloteros que hoy están en otros lugares puedan volver a integrar el equipo. Es una posibilidad, ahora mismo no lo sé”.

    Como diria Pepito: Si no sabes, no soples.

  3. La obstinación sólo conduce a privar a la afición cubana de la actuación de la enorme mayoría de sus mejores peloteros.La comision queriendo castigar se castiga a si mismo.Los peloteros de grandes ligas en su mayoría son millonarIos o en vías de serlo y muchos están dispuesto a jugar por su país gratuitamente..Quien es el beneficiado?

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.