Cuba: nuevos servicios bancarios para trabajadores por cuenta propia

Desde hace casi dos meses los clientes se benefician de la banca remota, prestación electrónica que anteriormente solo se ofertaba a las personas jurídicas.

cuba, banco popular de ahorro, cuentapropistas, trabajadores por cuenta propia
A los cuentapropistas se les facilita operar sus depósitos a través de un sitio web, al cual podrán acceder desde cualquier punto de Cu¬ba. (Foto: Vicente Brito / Escambray)

Los trabajadores por cuenta propia en Cuba pueden acceder hoy día a los servicios bancarios sin necesidad de acudir a las oficinas comerciales, nueva facilidad promovida por el Banco Popular de Ahorro (BPA) con el fin de acercarse más al sector no estatal.

Greicher La Nuez, directora de Banca de Ne­gocios de esa institución financiera, declaró a la AIN que desde hace casi dos meses los clientes  se benefician de la banca remota, prestación electrónica que anteriormente solo se ofertaba a las personas jurídicas.

Explicó que, mediante el novedoso producto, los emergentes actores económicos pueden realizar transferencias de fondos, recibir información sobre el estado de las cuentas corrientes y conocer sus 10 últimos movimientos.

Sin tener que visitar las oficinas del BPA, ahora a los cuentapropistas se les facilita operar sus depósitos a través de un sitio web, al cual podrán acceder desde cualquier punto de Cu­ba, solo conectándose a la red nacional, precisó la directiva.

Destacó que este servicio se favorece con las recientes facilidades en el país para la navegación por Internet, pues los clientes tienen la ventaja de acceder también utilizando sus dispositivos móviles, ordenadores personales o tabletas con funcionalidades wifi.

Como una prestación relacionada con el nuevo producto bancario, La Nuez dijo que el BPA estudia la posibilidad de que los titulares de negocios puedan pagarle a sus contratados mediante la banca remota.

La domiciliación de la nómina, actualmente en fase de prueba con un cliente de la capital, permite la transferencia del dinero a las cuentas corrientes de los trabajadores, quienes hacen uso de los montos empleando tarjetas magnéticas, refirió.

Otro servicio en ensayo, de gran utilidad en los comercios y en la liquidación de las obligaciones tributarias, es que los no estatales operen sus fondos a través de chequeras y también de tarjetas magnéticas, añadió la entrevistada.

Con el objetivo de apoyar el desarrollo de las nuevas formas de gestión, desde el 2011 se aprobó en Cuba el Decreto Ley 289 “De los créditos a las personas naturales y otros servicios bancarios”; no obstante, aún resulta débil la relación entre los cuentapropistas y las instituciones financieras.

De ahí que, además de incentivar el uso del crédito, para el BPA, con sucursales en todo el país menos en La Habana, resulta fundamental la creación de atractivos productos que propicien mayor acercamiento con el sector por cuenta propia, donde laboran ya más de medio millón de cubanos.

One comment

  1. Aristoteles Manani

    No entiendo. No es que el banco esta en la esquina del parque?

    No es que el “punto WI-FI” esta en el parque?

    Entonces al final el cuenta propista del Camino de la Habana, o del Kilo 12 o de La Aurora tiene que encontrar la forma de llegar al parque para luego ver si el WI-FI le funciona en el telefono para hacer un movimiento bancario.

    Mas seguro es llevar el dinero en mano y ir directamente al banco. Eso sin contar que hacer transaccion bancarias en redes publicas es una de las cosas mas peligrosas que se pueden hacer.

    Y aun cuando en Cuba el ciudadano comun esta empezando a comprender que cosa es el INTERNET no creo que sea prudente confiarse y pensar que si se empiezan a hacer transacciones bancarias online via WI-FI publico no aparezcan los vivos que empiecen a hackear cuentas. En serio, es mucho mas facil de lo que parece.

    Me da la impresion que bajo esas circunstancias estas nuevas facilidades no tendran mucho uso, pero aun asi es un paso adelante.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.