De viajes, amores y ratones

Una reciente entrega de Ediciones Luminaria pone el dedo en la llaga de los valores.

sancti spiritus, luminaria, literatura espirituana

La ratoncita Azucena está enamorada de Pedro Policarpo, pero razones “estratégicas” le unen a Fabio Volettino, un murciélago súper chic que dice palabras tan encantadoras como pizza, spaghetti y risotto.

Más temprano que tarde, Azucena abandona casa y novio en pos de un destino incierto, y entonces aparece Beatriz, ratona de campo, iniciándose así un “cuadrángulo” amoroso aderezado con chispazos humorísticos y agudas reflexiones sobre los sentimientos, anhelos y frustraciones de humanos y roedores por igual.

He aquí la línea argumental de Pedro sin alas, libro del espirituano Yorelbis Toledo González, reconocido en el 2011 con una mención en el concurso Calendario y que Ediciones Luminaria publicara el año pasado como parte de su colección Güije.

Nunca he sido partidario de leer obras de teatro. En mi opinión, los textos dramatúrgicos deben conocerse en escena. Sin embargo, disfruté Pedro sin alas como si fuera un cuento gracias al adecuado diseño de los personajes, el marcado coloquialismo de sus diálogos y los conflictos que sacuden a los protagonistas. Se trata, ante todo, de una obra capaz de llevar al universo infanto-juvenil temáticas tan complicadas como la emigración, el matrimonio por conveniencia, el desarraigo y las heterotopías del viaje con sus altas y bajas, sus vuelos y aterrizajes.

Libro sui géneris dentro del panorama literario espirituano más actual, este divertido texto aguarda por los actores que habrán de representarlo para deleite de grandes, chicos y ratones “de aquí y de ultramar”, tal y como reza la dedicatoria del volumen, a la venta ya en las librerías de la provincia.

Sin afán de adelantar el desenlace, al final triunfan el apego a la patria, la amistad desinteresada y el cariño sinceros; valores que Yorelbis procura inculcar en las nuevas generaciones mediante su trabajo como dramaturgo y escritor. Y es que, al bajar el telón o voltear la última página, lectores y espectadores de cualquier edad comprobaremos que, para ser feliz, Pedro Policarpo no necesita apéndices volantineros, y mucho menos abandonar el terruño, pues su corazoncito de roedor contumaz sabe que no importa donde se viva si en nuestros actos y pensamientos prevalecen la verdad y el amor.

One comment

  1. QUE BUENO DEDICAR ESPACIOS PARA PROMOVER EL TALENTO DE JÓVENES ESCRITORES DE NUESTRA PROVINCIA. PEDRO SIN ALAS ME ENCANTÓ PORQUE EN UNA SOCIEDAD COMO LA ACTUAL LOS VALORES SE HAN DEGRADADO Y EL AUTOR TRATA DE ENSEÑAR Q HAY COSAS MÁS IMPORTANTES COMO EL AMOR PARA PODER VIVIR FELIZ. ESTOY MUY DE ACUERDO CON EL PERIODISTA EN CUANTO A Q LA OBRA DELEITE A GRANDES Y CHICOS PORQUE MI NIÑA DE 5 AÑOS ADORÓ EL LIBRO CUANDO SE LO LEÍ. FELICIDADES A YORELBIS Y ESPERAMOS OTRAS PRESENTACIONES PRONTO. ÉXITOS

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.