Deudas en Sancti Spíritus con el impuesto terrestre

La ONAT en Sancti Spíritus considera alto el porcentaje de las personas naturales y jurídicas que faltan por pagar el impuesto sobre el transporte terrestre.

sancti spiritus, onat, oficina nacional  de la administracion tributaria, impuestos, transporte terrestre
Casi 3 470 personas naturales y jurídicas deben saldar sus deudas antes del 30 de septiembre. (Foto: Vicente Brito / Escambray)

No pocos deudores transitan por las carreteras espirituanas, si se considera la cantidad de personas naturales y jurídicas que aún faltan por pagar el impuesto sobre el transporte terrestre, incluido campaña de Declaración y Pago de Tributos que anualmente organiza la Oficina Nacional de la Administración Tributaria (ONAT).

Según las estadísticas de la Onat en la provincia, casi 3 470 personas de ambas categorías (más de 3 390 naturales y alrededor de 70 jurídicas) deben acudir a saldar sus respectivas deudas en la red bancaria antes del 30 de septiembre, fecha límite en tal sentido.

A juicio de Lianet Ruiz Mena, especialista en Atención al Contribuyente de la ONAT en Sancti Spíritus, las cifras resultan notorias, en particular, en el municipio de Trinidad, donde apenas ha pagado el impuesto alrededor del 50 por ciento de los obligados a sufragar. La otra cara de la moneda se encuentra en Yaguajay, La Sierpe y Jatibonico.

A tenor de la Ley No. 113 Del sistema tributario, están obligadas al pago de este impuesto las personas naturales y jurídicas, cubanas o extranjeras, propietarias o poseedoras de vehículos de motor y de tracción animal destinados al transporte terrestre.

También el 30 de septiembre finaliza el pago del impuesto sobre la propiedad o posesión de embarcaciones, alerta Ruiz Mena, quien recomendó a los contribuyentes cumplir a tiempo con este deber cívico para no estar sujeto a las multas, recargos y otras sanciones previstas en la legislación.

One comment

  1. Menos mas que tengo sòlo un botecito!!!

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.