EE.UU espera lograr acuerdo de aviación civil con Cuba

La solución a corto plazo es tal vez un acuerdo de código compartido que beneficie a Cubana

cuba, estados unidos, cuabana de aviación, avion
Cubana de aviación.

Un funcionario de alto rango de EEUU admitió que su país está dispuesto a que Cubana de Aviación adopte un código compartido que impida la incautación de sus aeronaves si tocan territorio estadounidense, para poder iniciar vuelos regulares entre los dos países, informó la agencia AP.

“La solución a corto plazo es tal vez un acuerdo de código compartido que beneficie a Cubana”, dijo el subsecretario adjunto para el Hemisferio Occidental Alex Lee.

En la aviación civil un “código compartido”  (en inglés, codeshare) es un acuerdo suscrito por dos aerolíneas para explotar conjuntamente una determinada ruta, de tal forma que ambas venden asientos de un mismo vuelo. Este es operado realmente por una única compañía que, en el caso estadounidense podría ser American Airlines.

Según AP, Cuba busca que su aerolínea de bandera tenga acceso a territorio estadounidense, pero tribunales de ese país podrían incautar aeronaves propiedades del Estado cubano debido a espurias demandas judiciales en curso.

Al participar en una conferencia sobre Cuba organizada por la revista británica The Economist, Lee expresó, no obstante, su expectativa de que el acuerdo bilateral de aviación civil se logre “relativamente pronto”.

El funcionario señaló que la solución de fondo para el problema de Cubana solo podrá alcanzarse a partir de conversaciones en torno a disputas sobre propiedades.

“Es por esa precisa razón que creo que el gobierno cubano será muy pragmático en tratar de definir cómo manejar las disputas de propiedad, ya sea por activos expropiados en la isla o por la decisión de un tribunal estadounidense”, agregó Lee.

Los días 28 y 29 de septiembre pasado delegaciones gubernamentales de Cuba y EEUU sostuvieron conversaciones técnicas en La Habana sobre los servicios de aviación civil, con vistas al establecimiento de vuelos regulares entre ambos países, y acordaron una reunión informativa en diciembre.

Pese a que reabrieron embajadas este año por primera vez en medio siglo, ambas naciones se reclaman mutuamente montos multimillonarios por confiscación de propiedades estadounidenses y por las consecuencias del bloqueo económico que Washington impuso en 1962 a la isla.

La Ley Helms-Burton (1996), que limitó las prerrogativas del Presidente de EEUU para suspender el bloqueo y amplió el alcance extraterritorial de esta política, denegó la entrada a los Estados Unidos de los directivos de empresas extranjeras (y a sus familiares) que invirtieran en propiedades “confiscadas” en Cuba y estableció la posibilidad de presentar demandas en los tribunales de los Estados Unidos contra la Isla.

Desde entonces se han producido al menos de una decena de fallos controversiales con sanciones millonarias, y en consecuencia, un avión cubano que arribe a territorio estadounidense podría ser expropiado.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.