Periódico de Sancti Spíritus

El sambenito de las pruebas de ingreso

En las pruebas de ingreso a la Educación Superior se juega el destino profesional de los jóvenes. (foto: Vicente Brito)Ningún examen debe contener un gramo de error; los de ingresos a la Educación Superior, menos aún.

Los exámenes de ingreso a la Educación Superior en Cuba parecen cargar, lastimosamente, con un sambenito. Una nota de prensa de ese ministerio difundida el martes en la emisión estelar del Noticiero Nacional de Televisión confirmó lo que era una verdad del tamaño del más empinado rascacielos del mundo: la prueba de Matemática aplicada el 27 de abril contenía un error.

Contrario a toda lógica, no precisamente matemática, la comunicación no lo expone de manera explícita, como debió suceder, y se limita a plantear que el enfoque de la pregunta 4 “pudo dar lugar a varias interpretaciones”.

Cuando el sentido común dictaba que el Ministerio de Educación Superior (MES) reconociera su mea culpa en gesto de caballerosidad y de respeto hacia los familiares, profesores y alumnos de duodécimo grado que se sometieron al examen, este divulga una nota incompleta en el orden informativo y huérfana de autocrítica.

Pocos dudan —no caeré en las redes de lo absoluto— de las competencias profesionales de los integrantes de la comisión académica que se devanó los sesos a la hora de elaborar las pruebas de tal carácter. Debe convenirse, incluso, que alguno de sus miembros puede errar; son seres humanos, no dioses. Mas, los cuestionarios deben pasar por más de dos manos y de dos ojos expertos. Desconozco cómo procede la comisión, pero el sentido común también apunta a que se actúe así.

Ningún examen debe contener un gramo de error; los de ingresos a la Educación Superior, menos aún. En estos se juega el destino profesional de nuestros hijos y constituyen una especie de tie break que mantiene en ascuas a la familia, hasta que al muchacho o muchacha le anuncian la plaza otorgada.

Para zanjar el dislate, la comisión o, igual, el MES, determinó “que en la calificación de la pregunta 4, se otorguen todos los puntos correspondientes a la misma siempre que se dé respuesta correcta al procedimiento de solución del inciso a, eliminándose el inciso b”.

Otro sinsentido. ¿Cómo entender que un ejercicio donde la respuesta se refiera a seres humanos dé números fraccionarios como resultado? Por favor. La salida buscada pone más en entredicho a los especialistas que confeccionaron la prueba. A mi modo de ver, la anulación completa de la pregunta se imponía.

¿Se valoraron los efectos psicológicos de la inadecuada formulación de la interrogante, en el alumno durante y después de la realización del examen? Considérese que dicha comprobación de conocimientos inauguró el ciclo; para este jueves se prevé Español, y el 4 de mayo, Historia de Cuba.

Asúmase la responsabilidad por la comisión y el MES; gracias a su prestigio y calidad, la Educación Superior cubana posee suficiente crédito para encarar un hecho como este. No admitir la equivocación ha atizado la polémica y la irritación en buena parte de la opinión pública de la isla, cuyo nivel de instrucción parece haber sido obviado o subestimado por quienes redactaron la nota del referido ministerio, que, para bien, según declaró en las últimas horas en Sancti Spíritus su titular, Rodolfo Alarcón Ortiz, avanza en su perfeccionamiento.

En intercambio con directivos, profesores y alumnos de la Universidad de Sancti Spíritus José Martí Pérez, Alarcón Ortiz a la par de reconocer el error humano, sostuvo que se había sido en extremo cuidadoso —incluso en la elección de la imprenta— para evitar casos similares al fraude cometido en el proceso de ingreso a la Enseñanza Superior en el curso pasado en la provincia de La Habana, específicamente con la asignatura de Matemática, en su primera convocatoria.

En ese caso, la impunidad no tomó asiento. Otra nota de prensa —semejan dinosaurios en nuestros medios en tiempos de estrategias de comunicación promovidas por la dirección del país— dio cuenta de siete personas sancionadas por ser responsables de la comercialización de las pruebas docentes y otras modalidades delictivas vinculadas con el fraude detectado. Las condenas oscilaron desde un año y seis meses hasta ocho años de privación de libertad.

Con ese otro sambenito cargan las pruebas de ingreso que implican mucho tiempo de preparación y zozobra en la familia cubana; la misma que todavía hoy aguarda por las disculpas del Ministerio de Educación Superior por tanta molestia causada.


Comentarios

25 Respuestas to “El sambenito de las pruebas de ingreso”
  1. La panda dice:

    Muy acertado los criterios de este periodista. La palabra precisa siempre es oportuna cuando hay tanto silencio sobre un tema de extrema delicadeza. Enhorabuena!!!!

  2. albertjunior90 dice:

    Es una lastima q sea un periodico tan poco leido como este, q ni me enteraba q existia si no es por cubadebate. Al fin alguien que pone los punto sobre las ies.

    • Delia Rosa Proenza Barzaga dice:

      Albert, ya que lo descubrió, lo invitamos a leernos en lo adelante, escambray.cu viene cosechando éxitos desde 2001, cuando fue proclamado mejor publicación digital en Cuba en el II Festival Nacional de la Prensa Escrita.
      Nos esforzamos por reflejar el acontecer espirituano, sobre todo. Bienvenido a la red. gracias por buscarnos, aunque sea a través de Cubadebate. Por cierto, mire y verá que no nos lee tan poca gente realmente. Gracias nuevamente.

  3. luis dice:

    No se perdona a la ética pedagógica ,un error de ese tipo ya que son varias las personas que están para revisar esto en el Ministerio , para ingresar un alumno a la Universidad no tiene que ser un superdotado , solo haber adquirido conocimientos y habilidades que resuma lo adquirido en los niveles anteriores , a veces se quieren complejizar tanto los exámenes que ocurren estas cosas , que se hagan los análisis profundos con los responsables y se informe al pueblo , que no solo se quede en que fue un erro humano, todo el que se ha presentado a un examen sabe lo que es eso , los que cometieron el error y los que tenían que revisar que se pongan en el lugar de los estudiantes y sus familiares , para mi eso es error de contenido.

    • Yolimar dice:

      En muchísimas ocasiones, sobre todo en pruebas de ingreso, los enfoques de las preguntas no son claros, directos, sin margen a dudas, cuando lo importante es comprobar si el estudiante domina o no el contenido, el año anterior paso algo parecido en la prueba de historia, que aunque no fue grande el error si complicó sobremanera la pregunta, que estaba relacionada con el tema del fascismo, cosas así no ayudan, crean más problemas que los que resuelven. Estoy de acuerdo conque se pongan exámenes exigentes, que midan verdaderamente los conocimientos, pero sin hacer trampas, esas cosas dañan el prestigio de nuestra educación, esa que hemos forjado con tanto sacrificio y durante tantos años. De este problemas todos aprenderemos, en especial el MES, institución que ha contribuido a la instrucción de más de un millón de profesionales en nuestro país, quienes hoy son orgullo de Cuba.

      muchas gracias

  4. javier dice:

    Por favor, le he preguntado a varias personas de todas las edades y nunca supe lo que era el sambenito. Lo tuve que suponer por el contexto. Si la idea es que nadie entienda…
    Solo en el diccionario lo encontré y habían tantos sinónimos que me refuerzan la idea de que no había que utilizar esa palabra.
    Sin ofender. Gracias.

    • ATENEA/MINERVA dice:

      Javier esta expresión se refiere a: El sambenito era una prenda utilizada originalmente por los penitentes católicos para mostrar público arrepentimiento por sus pecados, y más adelante por la Inquisición española para señalar a los condenados por el tribunal, por lo que se convirtió en símbolo de la infamia.

      En la actualidad se utilizan expresiones como “llevar un sambenito”, “te cuelgan un sambenito” o “cargar a alguien un sambenito” con el significado de cargar con una culpa inmerecida o perder la reputación y ser despreciado por algún oprobio. Asi que te puedes dar cuenta que la periodista se refiere a que con todo lo ocurrido en estos años con las pruebas de ingreso los estudiantes están cargando con culpas inmerecidas por errores de los adultos.

      • ATENEA/MINERVA dice:

        Corregir en vez de LA PERIODISTA por el PERIODISTA , un error a la hora de escribir y que me disculpe ese excelente periodista que es Enrique Ojito Linares al cual admiro ..Desde Boyeros en La Habana una esprituana ausente que se lee la prensa de su provincia siempre que su limitado tiempo de trabajo se lo permite..

  5. Rúber José Rigñack Pupo dice:

    No estoy de acuerdo con la nota informativa brindada en el noticiero y publicada en el periódico Granma, lo primero que se debe hacer es reconocer que se equivocaron en la formulación del problema. Cuando se elabora un problema, este debe ser consistente, la mayoría de los estudiantes sabían que la solución del problema debía pertenecer al conjunto de los números naturales y al obtener soluciones fraccionarias asumen que el error es de ellos y comenzaron a buscar en que se habían equivocado, esto le restó tiempo de análisis y revisión en las demás preguntas, el estado sicológico se agudizó, muchos borraron la respuesta a la que habían llegado otros invirtieron las relaciones en la tercera ecuación donde obtuvieron soluciones naturales ect. Con el mayor respeto de los académicos que formularon y aprobaron el examen de ingreso, este suceso denota falta de control, y la solución buscada e informada en el noticiero también es otro error mucho más grave. Aunque el error ya es irremediable se debía anular esa pregunta.
    Tengo la duda ahora si en algunos lugares se les comunicó a los estudiantes oportunamente que el problema tenía un error y ahora lo están favoreciendo con la decisión tomada.
    Con el futuro de nuestros hijos no se juega por eso le pido que valoren nuevamente e informen una nueva solución, que se lleve a la mesa redonda. En la misma medida que nos han exigido a los padres y estudiantes durante los 3 años de preuniversitario ahora le exigimos a la comisión de experto que nos respeten y no continúen insultando la inteligencia de los alumnos, padres y profesores.
    Saludos
    Rúber José Rigñack Pupo

  6. Saùl dice:

    Este tipo de error es simplemente inadmisible.
    Una y otra vez problemas con la pruebas de ingreso!!
    Ya sea por “h” ya sea por “b”. Y es cierto, asumir la responsabilidad
    por quienes corresponde siempre se queda fuera del asunto.
    Por lo ocurrido el curso pasado, 8 personas fueron a prisión
    por su responsabilidad directa en el fraude pero nadie respondió por lo primario: que los exámenes no fueran a parar a manos de quienes no debían.
    Quien sea debe responder con su cargo por esto. A si sea el propio Ministro.
    Ya es bastante al daño causado a los muchachos y al prestigio del país.

  7. Fernando R. dice:

    La nota emitida por el MES es inaceptable y también puede “dar lugar a varias interpretaciones”. Para nosotros es un fraude porque, buscando solucionar un problema que evidentemente no tiene solución desde que se elaboró, el MES ha dado un paso que beneficia a unos (a quienes se informó a última hora de que existía error y que resolvieran el problema aunque el resultado fueran “números raros”) y perjudica a otros (la inmensa mayoría, los que no se enteraron de esta orientación). Según la Real Academia Española, fraude es “acción contraria a la verdad y a la rectitud, que perjudica a la persona contra quien se comete”. Esta palabra proviene del latín fraus, fraudis (engaño) y de ella se derivan el verbo frustrar y el sustantivo frustración. Frustración tal vez sea la palabra más cercana para definir lo que estamos sintiendo desde que se aplicó el examen y aún hoy nos invade. ¿Son los muchachos quienes pagarán los platos rotos a tan alto nivel? Esta respuesta con medias tintas es ABSOLUTAMENTE INJUSTA.

  8. István Ojeda Bello dice:

    Me dicen que lo que ocurrido fue que se equivocaron a la hora de transcribir el problema que este originalmente sí se elaboró de manera correcta. Al parecer (aquí estoy especulando) los profes hacen varios exámenes y luego alguien escoge cual será el que definitivamente se imprimirá. Como los profes no saben que su prueba es la escogida no tenían manera de adviertir el error en la transcripción.
    Después de 15 años de haber estado en la piel de un estudiante que hace su prueba de ingreso, lo intenté y quise hacer el problema y honestamente es una sensación fuerte el ver que la solución no concuerda con la pregunta pues obvimante no puede dar faccionario tratándose de personas.
    Recuerdo que en el curso 1998-1999 pasó algo similiar en examen de ingreso de Biología. Yo estaba el 11no grado pero recuerdo muy bien el descocierto de los estudiante de 12mo grado al salir porque no tenía sentido la pregunta. Solo una en todo mi Pre se percató de que la pregunta tenía un erro y así lo hzo constar en su examen. Luego se anuló la pregunta y se calificó en base a las restantes cuatro. Igual debieron hacer ahora.
    Saludos desde Las Tunas..

  9. Jabiel dice:

    Considero que lo sucedido tiene nombre y que realmente somos humanos pero esto nos sigue demostrándo que cuando suceden estas cosas hay fisuras en la elaboración del examen , soy educador y aunque llevo varios años fuera del sector conozco como se elabora un examen es decir sus objetivos, actividades y la clave para su revisión .
    ?Qué análisis previo se hizo de esta clave para la posterior revisión.?

  10. augusto dice:

    Ya estamos acostumbrados a que cada año sea algo diferente con las pruebas de ingreso, tienen 12 meses para pensar bien las interrogantes a poner y así y todo se equivocan, pues que el equivocado cargue con su culpa tambien como lo hicieron con los fraudolentos, cualquier resbalón en un exámen de este tipo pone a los alumnos y la familia en estrés y los maestros se arrebatan, así que con una simple nota no se paga la culpa


Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.