En Vitoria el pueblo defiende sus conquistas

Un ejercicio integral en este Día Territorial de la Defensa demostró el grado de cohesión de los pobladores de Yaguajay para actuar en caso de agresión armada del enemigo.

sancti spiritus, dia de la defensa, yaguajay
La profesionalidad demostrada por el personal de la Salud en la recepción masiva de heridos impactó a la población y al Consejo de Defensa Provincial que presenciaron el ejercicio.(Foto: Luis Herrera Yanes / Escambray)

Este domingo los pobladores de la Zona de Defensa Simón Bolívar, de Yaguajay, amanecieron en zafarrancho de combate. El batey del otrora central azucarero del mismo nombre era un hervidero humano. Hasta los niños se reunieron en su escuela, donde un grupo de trabajadores se enfrascaban en la reconstrucción total de sus edificaciones. Los hombres y mujeres marchaban a los puestos que ocuparán si el enemigo comete el error de agredir aquel pedazo de suelo cubano.

En ocasión del Día Territorial de la Defensa, en el norteño municipio espirituano el pueblo se puso en función de ejecutar, por las diferentes categorías de personal y de las tropas, empresas y entidades, las acciones correspondientes a las medidas durante el paso al estado de guerra.

El sector agropecuario realizó un gran despliegue de las fuerzas que integran las Brigadas de Producción y Defensa que, además de haber cumplido el plan de acopio de maíz del año, realizaron una jornada especial de la cosecha masiva del grano en todas las entidades productoras del municipio.

En Vitoria, una comitiva encabezada por José Ramón Monteagudo Ruiz, presidente del Consejo de Defensa Provincial, presenció cada episodio del Ejercicio Integral de Zona de Defensa llevado a cabo durante la jornada matutina.

Al estridente sonido de la sirena que presagiaba un inminente ataque de la aviación enemiga, los vecinos de la comunidad acudieron a los refugios. Tras el cese del supuesto golpe aéreo imperialista, las brigadas populares de protección contra incendios, con tanques de agua transportados en carretones tirados por caballos, sofocaron los siniestros simulados para ejercitar esas fuerzas.

En el Consultorio No. 13, los médicos, enfermeras, personas de la Cruz Roja Cubana y demás trabajadores de la Salud Pública, de los cinco consultorios de la Zona de Defensa, escenificaron magistralmente la recepción masiva de heridos, su clasificación y atención según los diferentes grados de gravedad que “presentaban las víctimas del ataque aéreo masivo sorpresivo”, acciones que fueron reconocidas por pobladores que presenciaron el sincronizado accionar que tantas veces han realizado como parte de su preparación para la defensa de la Patria.

El otro episodio demostrativo del alto grado de preparación para la guerra de todo el pueblo contra el agresor lo constituyó la emboscada de aniquilamiento llevada a cabo por combatientes de una compañía de infantería con apoyo de otras armas ligeras de combate, a una fuerza que se desplazaba en el rol del enemigo infiltrado por la costa norte, distante apenas unos 2 kilómetros, la cual pretendía penetrar en la cabecera municipal para realizar sabotajes a objetivos vitales.

Los milicianos demostraron los hábitos y habilidades adquiridos para el combate, con la ventaja sobre el posible agresor que les confiere luchar en defensa del bienestar y la seguridad que representa para sus familias y para el pueblo todo, la Revolución Cubana, así como el conocimiento del terreno que defienden palmo a palmo. Fue esta, en síntesis, una buena jornada de preparación del pueblo para la defensa de sus conquistas en el municipio de Yaguajay y,  especialmente, en Vitoria.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.