Ganaderos espirituanos “se fajan” con la sequía

sancti spiritus, acopio de leche, ganaderia, sequia, ganado vacunoAun cuando muchos potreros todavía no han podido recuperarse totalmente de la prolongada sequía que por meses los convirtió en tierra arrasada, los ganaderos espirituanos dan por superado el trauma que a lo largo del año en curso diezmó los rebaños, redujo la producción lechera y les impidió el cumplimiento de los planes aprobados para la etapa.

Fuentes de la Subdelegación de Ganadería en el territorio aseguraron que luego de cerrar el primer semestre del año con un déficit de más de 900 000 litros de leche, la provincia ha comenzado a descontar los atrasos y en estos momentos se sobrepasa el estimado diario a un ritmo que pudiera permitirles ponerse al día en el transcurso de la llamada temporada lluviosa.

Lázaro Rodríguez Álvarez, jefe del Departamento de Producción de la rama ganadera en Sancti Spíritus, advirtió que solo en el mes de junio se acopiaron 1 845 200 litros de leche, cifra que no se alcanzaba aquí desde los años noventa del siglo pasado y que ilustra, además, el favorable impacto del incremento de precios aprobado para la compra del producto.

Aun cuando no todas las unidades logran los mismos niveles de eficiencia, la garantía de una base alimentaria segura para afrontar la sequía —subproductos de la zafra azucarera, caña y king grass, entre otros—, y el aseguramiento del agua en cualquier temporada han resultado determinantes también para mejorar los índices de natalidad y la supervivencia de la masa ganadera.

Como novedad del sector en esta primera parte del año figura la apertura de otros 21puntos refrigerados de acopio de leche, que permitieron sellar los municipios de La Sierpe, Fomento, Trinidad y Taguasco y disponer hoy de 128 estaciones de este tipo en toda la provincia.

Diseñados con  minilaboratorios para la realización sistemática de las pruebas de aceptación y la evaluación de las propiedades organolépticas de la leche, dichos puntos constituyen garantía para la preservación del alimento y en estos momentos funcionan como centros de recepción para unos 30 000 productores.

Tercera mayor aportadora del país después de Camagüey y Villa Clara, Sancti Spíritus logró en 2014 entregas superiores a los 41 millones de litros de leche, la segunda producción más alta de su historia —el record asciende a 44 millones, en 1983— y para el corriente año prevé llegar a los 43 millones.

One comment

  1. Buenas tardes, estoy de acuerdo por supuesto a que la sequía afecta grandemente el resultado final de una vaca, que es la leche, pero, cuanto afectan los problemas organizativos y de toma de desición referidos a este tema? Cuanto le cuesta a nuestro país importar la leche, porque sencillamente no nos autoabastecemos?, en cuanto a los problemas subjetivos a los que me referí anteriormente cuando dije que eran organizativos, voy a poner un solo ejemplo que conozco, y es en la CCSF Antonio Maceo de La Rana, Municipio Taguasco, ahí cuentan con un punto refrigerado o termo como le dicen los vaqueros, pero a cada rato cuando van a entregar la leche después de haberse levantado a las 2, 3 o 4 de la madrugada con lluvia, frio, etc, se encuentran con cualquier tipo de disposiciones internas, que la leche esta fría, que no tiene la calidad requerida sin hacer prueba de laboratorio alguna, que tiene mal olor, que le van a pagar a un precio más bajo, etc, el contrato con los campesinos es totalmente leonino, estos últimos no tienen derecho a nada y el pago es un verdadero desastre, en estos momentos hace dos meses no le pagan su entrega y nadie se preocupa por esto, con qué dinero van a pagar los productos que necesariamente tienen que comprar para alimentarse, sencillamente venden un porciento de la leche por la calle porque necesitan el dinero y estas realidades no tienen nada que ver con la sequía y si con el cumplimiento de sus planes tan cuestionados, pero, quienes son los verdaderos responsables?, ahora no debemos votar el sofá por la ventana.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.