¿Industria espirituana del Primer Mundo?

Induzaza cuenta con el aval de la Unión Europea para exportar sus producciones al mercado internacional. La camaronera resulta la única entidad de su tipo evaluada por los expertos extranjeros

sancti spiritus, industria pesquera, camaronera, tunas de zaza, pescapir

Cuando en octubre del 2012 los trabajadores de la Empresa Pesquera e Industrial de Sancti Spíritus y los de la Camaronera de Tunas de Zaza comenzaron a demoler pisos viejos, paredes, baños en mal estado, sistemas de desagüe, de tratamiento de residuales y áreas exteriores, entre otras áreas, nadie imaginaba que en tan poco tiempo se podrían transformar los espacios dañados, hasta convertirlos en lugares idóneos, con el confort requerido para el desempeño de sus funciones.

Lo cierto es que hoy ambos centros están entre los más distintivos del sector de la Pesca en el país, gracias a ese esfuerzo colectivo que permitió dar un vuelco total a cada uno de los locales, inspirados, tal vez, en un propósito elemental: recibir por primera ocasión la visita de la Unión Europea, organización que se encarga de avalar las condiciones para exportar el camarón de cultivo y otras especies marinas.

VISITA A LA CAMARONERA

AL decir de  Reinier Fonseca Rebolta, director de la Unidad Empresarial de Base Cultizaza, desde que comenzaron la reconstrucción, la constante estuvo en legitimar la inocuidad del camarón que se produce, industrializa y exporta desde la comunidad costera de Tunas de Zaza rumbo a los países que integran esta organización.

“El reto fue grande —dice Reinier—, no solo por las exigencias constructivas que obligaron a transformar y adecuar toda la infraestructura del centro, sino también porque de nosotros dependía la continuidad del país, para los próximos ocho años, en las acciones de comercialización hacia el mercado internacional.

“Alcanzamos la certificación requerida, a pesar de que los expertos de la Unión Europea hurgaron en muchos detalles relacionados con la organización de los pasos productivos, limpieza y calidad de la biomasa, la trazabilidad (que nos permite determinar la no utilización de pienso medicamentado en la crianza del crustáceo) y el control de los productos químicos que puedan contaminarlo”, acota el director.

En esta ocasión los también miembros de la Oficina Alimentaria y Veterinaria, adscrita a la Dirección General de Salud y Consumidores de la Unión Europea, efectuaron auditorias a los registros relacionados con cada uno de los procesos y las evaluaciones que anualmente se realizan en los laboratorios Maxan y el del Centro de Investigaciones Pesqueras de Cuba, que con anterioridad habían dictaminado de sano y confiable al camarón espirituano, entre otros aspectos relacionados con la nutrición de la biomasa, la atención a las larvas, la siembra y la cosecha e industrialización.

sancti spiritus, industria pesquera, tunas de zaza, pescapir, union europea

INDUZAZA SE VISTIÓ DE LUJO

Para Yoilán Rodríguez Urquiza, director de la Unidad Empresarial de Base Induzaza, perteneciente a la Empresa Pesquera e Industrial de Sancti Spíritus, el haber sido escogido entre los tres centros de la provincia inspeccionados por la Unión Europea significó adentrarse en un mundo de competitividad muy fuerte, a partir de las exigencias que demanda este tipo de control, sin que existiera un antecedente en el territorio.

“Acudimos a otras empresas pesqueras del país, que en anteriores ocasiones fueron visitadas por los especialistas internacionales —precisa Yoilán—, con las cuales intercambiamos en busca de elementos que nos pudieran servir de hilo conductor, además de tener, con tiempo suficiente, la guía de objetivos a evaluar en estos casos.

“Sin embargo, el control realizado por especialistas polacos y alemanes al centro fue mucho más abarcador e incluyó desde el tratamiento a los sistemas de residuales, la disposición del equipamiento y las áreas exteriores e interiores, hasta los interrogatorios al personal para determinar el nivel de conocimiento sobre determinadas actividades y la revisión minuciosa de toda la documentación relacionada con cada uno de los eslabones que integran la cadena productiva”.

Bien lo sabe Rosaida Soto Sarduy, la jefa del Departamento de Calidad y Laboratorio, que al término de la visita fue reconocida por los expertos internacionales por demostrar un alto grado de preparación y dominio de su actividad.

“Sancti Spíritus tuvo un papel importante en esta visita —expresa Rosaida— porque, además de Induzaza y Cultizaza, fue inspeccionada también la Planta de Beneficio de Miel; estas instalaciones se suman a otras de la isla examinadas en esta oportunidad”.

Pero junto a la satisfacción de saber que esta es una de las industrias más modernas del país, con condiciones similares a las del Primer Mundo, está también la dicha de contar con un laboratorio de lujo, una línea de excelencia para el beneficio del camarón y un potencial humano capacitado para realizar cualquier faena, además del gozo de arribar al nuevo año con más de 1 350 toneladas de especies procesadas, algunas para la exportación, pero la mayoría con destino al consumo nacional.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.