Leche en bolsa rota (+fotos)

sancti spiritus, leche, pasteurizadora, industria lactea, bolsas de lecheDe carreritas andan bodegueros, representantes del sector de Comercio en el municipio cabecera e implicados en los procesos de producción y venta de la Pasteurizadora espirituana. Pero quienes se devanan los sesos de verdad a la hora del desayuno son los padres de niños menores de siete años, las embarazadas y los beneficiarios de dietas médicas consistentes en leche, aterrados por la merma del producto que implica quedarse sin él uno o más días cuando, como ha venido sucediendo desde mediados de febrero pasado, los derrames del alimento se vuelven crónicos.

No es lo mismo leche fluida, como suele llamársele al producto normado en la libreta, que leche fluyendo. Pido respeto para el gerundio, generalmente proscrito en el periodismo, a fin de que el lector visualice el líquido mientras brota de las bolsas en que suele envasarse y corre, en forma de riachuelos, desde los camiones distribuidores, las cajas plásticas donde se deposita, los puntos de venta, las jabas o la parrilla del refrigerador.

No solo el buzón o los teléfonos de Escambray, también los espacios radiales espirituanos y, sobre todo, algunas oficinas vinculadas a la distribución minorista o a las actividades de fiscalización y control, han sabido del desespero colectivo que se suscita cíclicamente desde hace tiempo en el municipio de Sancti Spíritus, el único destinatario de leche líquida envasada, aunque nunca, según afirman los afectados, con la gravedad de esta ocasión.

sancti spiritus, industria lactea, leche, leche en bolsa

Escambray tocó la deficiencia con sus manos: el material de polietileno utilizado como envase no sella bien. Amén de las resistencias viejas y gastadas para unir sus bordes, primero de forma vertical y luego horizontal, lo que decide verdaderamente, a juicio de quienes acometen el proceso, es la mala calidad del nailon, sin la debida homogeneidad en el grosor incluso en una misma bobina (se mide en micras y estas a veces oscilan entre 3 y 8) y propenso más que a estirarse, como corresponde a todo buen polietileno, a romperse cual papel si se le rasga.

Mientras llegan nuevos envíos desde La Habana, adonde ya subió el reclamo, la leche viaja camuflada y goteando de la industria a la casa, pues se ha probado, sin éxito, con cuanto nailon es posible, ya sea de yogur, leche fortificada y hasta de Chocolé. Centenares de bobinas del nailon específico para la leche líquida vuelve a materia prima sin cumplir su función. Comercio, en tanto, se queja del papeleo que obliga a los reclamos por escrito de los cientos de bolsas para reposición poco después de la media mañana; la Pasteurizadora culpa a aquel de demoras en los partes y a los consumidores les duelen más que a nadie los escapes. Por mucho que se repita, no todo el mundo atina en casa a prevenir derrames que pudieron evitarse con una buena revisión en la larga cadena desde la envasadora hasta el mostrador, que incluye al menos cuatro momentos.

sancti spiritus, lece en bolsa, pasteurizadora, industria lactea

Pero la leche fluye también por grietas bien ajenas al proceso de llenado de las bolsas. Ojeadas aleatorias a algunas de las unidades en las que se sitúan los más de 16 500 litros de leche diarios arrojan toda clase de irregularidades, entre ellas el inicio tardío de las ventas, la recepción de la mercancía por parte de personal ajeno al establecimiento y hasta fraudes para encubrir el desvío, consistentes en la perforación del envase para simular defectos de fábrica.

“Figúrese, aquí la ha recibido tanta gente…”, se sinceró un vecino de una de las bodegas y mencionó al menos siete nombres. Constituye regla, más que excepción, el que las administraciones incumplan con una responsabilidad por la que son estimuladas con un plus salarial, pequeño, cierto, y aunque se sabe que no faltan personas responsables en las cuales delegan, la reventa barrial de leche fluida también es del dominio público.

Algunos avezados aseguran que cuando no se tiene pinta de policía o periodista las incursiones en medio de la noche permiten regresar con varias bolsas. Cinco pesos por cada una de ellas pueden comprar el derecho del que llega no exactamente tarde, sino después que se acabaron los ¿litros? sin defecto, e incluso del que reportó la anomalía cuando ya se dispuso de las 60 bolsas correspondientes a su consejo popular.

sancti spiritus, leche, leche en bolsa, industria lactea, cometcio

Cuestionables resultan los mecanismos a la hora de repartir ese repuesto en las bodegas, o los utilizados por los dúos que acarrean la leche a lo largo de las cinco rutas establecidas en la ciudad, a cuyos carros se les monta encima un 2 por ciento extra del total para sustituir las bolsas averiadas en el momento de la entrega. Según se afirma, en los últimos puntos del recorrido suelen alegar que se les terminó dicha cifra extra.

De acuerdo con los directivos de la industria, poca leche llega desde las bases productivas y, pese a que los rangos de las pérdidas se ajustan a lo permisible (0.5 por ciento por cada tonelada diaria), en ocasiones para pagar las deudas se precisa acudir al producto en polvo. El nailon podrá cambiar mañana o pasado mañana y los escapes mermarán, pero aun así un S.O.S. envuelve el blanco líquido que fluye, aunque el envase permanezca incólume.

13 comentarios

  1. El artículo es muy bueno pero todo el mundo concelas grietas se podrán tapar algún dia

  2. Este es el periodismo que necesitamos critico-constructivo. Felicidades.

  3. Yosmani Cabrera Madrigal

    Otro aspecto es la medida, el contenido de la bolsa nunca llega a la cantidad que debe tener, si no hagan la prueba como lo he hecho yo y viertan el contenido en un litro de cristal en los que venía la leche hace unos cuantos años y verán que no llega a la medida del llamado litro comercial de 917 ml (pues el litro normal es de 1000 ml), el contenido es variable y a lo sumo llena dos vasos de leche, a veces no llega, y es que salen de la fábrica con esa medida, no todas las bolsas se rompen en el camino y se le sale el contenido.

  4. Con qué desayunan los niños de 8 años , si no reciben leche?

  5. Me parece que el viejo refrán a Rio revuelto ganancia de pescadores está muy de moda con el tema Leche Fluida y en Polvo, siempre el que pierde es el Pueblo, cuando la leche viene fuera de hora el palo es grande para los bodegueros(as) se van con los bolcillos llenos.
    Seguimos en marcha.

  6. Ms.C. José Gonzalo Chirino Ramadán

    Linda foto de la bodega …….único producto visible RON

  7. Ms.C. José Gonzalo Chirino Ramadán

    Estimado Julio para que halla abundancia tiene que haber producción y hoy las 4 vacas flacas que tenemos no dan mas, Cuba importa cerca el 80% del alimento que consume, Gracias Dios tienes que darle por esa leche.

  8. Muy bueno el artículo, el martes algunas bodegas recibieron leche fluida y otras leche en polvo para esta me corresponde 100 gramos para preparar una bolsa de 917 ml, la romana de las bodegas por el frente del bodeguero están en onzas y tres onzas son 84 gramos los 16 gramos restantes como me lo pesan, en fin no me dieron lo que correponde y mi niño no pudo tomar leche, es imposible elaborar un vaso de leche con lo que vendieron. Por qué la Empresa Láctea cuando presentan problemas con la entrega de la leche fluida y tienen que entregar otra el producto no se sella y así evitamos tanto descontento en la población.

  9. RAUL VALLE PEREZ

    CHINA, ESTA MUY BUENO ESO FELICITACIONES, MANDAME TU CORREO QUE NO LO TENGO

    VALLE

  10. Gracias por el artículo, soy de los que tiene Dieta medica y en mi bodega “El Sol” después de las 7.00 am ya no hay leche las bolsas están rotas, esperan a que se termine la cola de apertura de la bodega para automáticamente desaparecer y desviar el tan necesario liquido.
    Se que esto solo lo resuelve la abundancia y abastecimiento a precios razonables de leche pero mientras esto no llegue por favor no nos roben lo que nos pertenece este liquido no e s un lujo es una necesidad.
    Reitero las gracias por este artículo Dalia.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.