Medios de comunicación alternativos defienden en Cuba sus propuestas

Los retos de los medios alternativos frente a las grandes cadenas regidas por imperativos comerciales centran hoy debates en la Convención de Radio y Televisión Cuba 2015.

En la convención participan delegados de más de 30 países. (Foto: Faustino Delgado)
En la convención participan delegados de más de 30 países. (Foto: Faustino Delgado)

Durante cuatros días, la cita en el Palacio de las Convenciones de La Habana ha reunido a especialistas y profesionales de la radio y la televisión interesados en dinámicas contrapuestas a las hegemónicas.

Según el representante de Bolivia TV, David Caballero, esfuerzos conjuntos como la Red de medios en defensa de la humanidad contribuyen en el empeño de dar voz a los pueblos olvidados, además de ser un espacio para fortalecer las relaciones entre diferentes estados.

En tanto, el viceministro para la Radio en Venezuela Francisco Pérez se refirió a la red de emisoras públicas, comunitarias y alternativas conformadas en su nación gracias al apoyo estatal.

De esa manera, pretendemos hacer frente a la hegemonía privada y enfrentar la guerra mediática de la que el gobierno de Caracas es blanco desde el mandato de Hugo Chávez (1954-2013), señaló.

El presidente de la televisora pan-árabe Al Mayadeen, Ghassan Ben Jeddo, denunció cómo la prensa occidental estigmatiza a la región del Medio Oriente y presentan una imagen desfavorable de ella.

Por su parte, el realizador audiovisual argentino Federico Badías expuso las recientes experiencias de su país para fomentar las producciones nacionales en el cine y las vinculadas a otros proyectos de la región.

A su juicio, esa manifestación en Argentina siempre estuvo caracterizado por coproducciones con Europa, pero en los últimos 10 años la tendencia ha sido diferente para lograr la cooperación con Latinoamérica.

Por ejemplo, el Instituto Nacional de Cine en Buenos Aires promueve lazos culturales y comerciales en el continente: tal realidad entusiasma a los productores y lleva a la televisión pública a trabajar mano a mano con gobiernos progresistas, apuntó.

“Aspiramos a una televisión de calidad que no compita con las televisoras comerciales. Deseamos transmitir bienes culturales, llenos de valores humanos”, indicó Badías.

Promover la colaboración y transmitir mensajes que contrarresten la ofensiva dominante desde las grandes cadenas privadas resulta un imperativo de los medios de la región, según trascendió en esta convención.

El evento, en el que participan 35 países de los cinco continentes, concluirá mañana.

2 comentarios

  1. Comntario de Badias: Aspiramos a una televisión de calidad que no compita con las televisoras comerciales. Deseamos transmitir bienes culturales, llenos de valores humanos”.

    Los canales cubanos son un ejemplo sin comerciales y de transmición de bienes culturales con una gran aceptación popular.

  2. Orestes Kindelan

    Mira que interesante, Federico Badias hablando de soga en la casa del ahorcado.

    “Federico Badías expuso las recientes experiencias de su país para fomentar las producciones nacionales en el cine y las vinculadas a otros proyectos de la región. A su juicio, esa manifestación en Argentina siempre estuvo caracterizado por coproducciones con Europa, pero en los últimos 10 años la tendencia ha sido diferente para lograr la cooperación con Latinoamérica.”

    Curiosamente, ha venido a decir esto en un pais donde por decadas las producciones audiovisuales eran 100% nacionales y por cierto de alta calidad, pero que desde hace dos decadas la tendencia es precisamente hacer coproducciones con Europa.

    O sea, que si entiendo bien lo que dijo Federico Badias es una critica al ICAIC y al ICRTV y un llamado a volver a las raices y dejar de lado el snobismo de hacer producciones de quinta categoria por ganarse un pun~ado de euros.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.