Modos de agresión a Venezuela pueden ser trasladados a otros pueblos de América

Analistas políticos internacionales llamaron a ver a Venezuela como la punta de lanza de una campaña del imperialismo de EE.UU. para derrotar a los gobiernos progresistas de América Latina

estados unidos, america latina, venezuela
Los modos de agresión a Venezuela pueden ser trasladados a otros pueblos de América con gobiernos progresistas.

Panelistas de Venezuela, Ecuador, Francia y España, convocados por el Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (Ciespal), expusieron las estrategias para deslegitimar al gobierno democrático venezolano por la proximidad de las elecciones legislativas, el 6 de diciembre.

Si la Revolución Bolivariana perdiera en estos comicios, Ecuador podría ser el próximo blanco del imperio, advirtió el diputado ecuatoriano Diego Vintimilla, quien denunció el rol de los medios de comunicación dentro de esa campaña en función de transmitir mensajes claros y contundentes en contra del actual gobierno.

Los criterios más promovidos en la prensa representante de la burguesía son los de crisis, fraude y vinculación al narcotráfico, con el propósito de relacionar siempre al Ejecutivo liderado por Nicolás Maduro con la ilegalidad, manifestó durante un panel realizado en la sede del Ciespal en esta capital.

A juicio de Vintimilla, existe una sociedad mediática que decide a quién mostrar, qué mensajes y no concede la misma atención a un asambleísta que piense contrario a sus intereses.

El abogado español Fernando Casado presentó una serie de ataques de la prensa española y en particular del diario ABC a la Revolución Bolivariana.

Fragmentos textuales de notas publicadas por ese periódico dan cuenta de sucesos inventados, droga que nunca aparece, uso de pasaportes diplomáticos que tampoco existieron, entre otras calumnias sin pruebas que luego de verificarse como mentiras no se rectifican en las páginas del medio, según demostró.

Para el académico el objetivo es evidente: manipular, generar confusión en la opinión pública, mostrar a Venezuela como un Estado canalla y fallido.

Mientras, el sociólogo francés Romain Migus subrayó el silencio de los medios de comunicación en torno a una guerra económica contra Venezuela, en la cual hay complicidad del gobierno de Colombia que legitima el contrabando de gasolina en su frontera con Venezuela.

El analista también señaló que pese a la caída en el mundo de los precios del petróleo, principal fuente de ingreso de divisas para Venezuela, el presidente Maduro no ha tocado el presupuesto de los programas sociales, que son considerados el corazón de la Revolución Bolivariana.

Por su parte, la embajadora de Venezuela en Ecuador, Carol Delgado, se niega a reconocer una oposición en Venezuela, pues a su juicio existe una contrarrevolución sin proyecto político definido que no dialoga, no construye, solo destruye, manipula hechos y siembra terror en espacios públicos.

La diplomática aseguró que la democracia venezolana está bajo constante bombardeo y corroboró que los modos de agresión pueden ser trasladados a otros pueblos de América con gobiernos progresistas.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.