Museo Nacional de Lucha contra Bandidos: Albacea de una guerra inolvidable (+fotos)

Durante más de 30 años el Museo Nacional de Lucha contra Bandidos ha exhibido, conservado y promocionado los exponentes relacionados con aquel proceso histórico

sancti spiritus, museo nacional de lucha contra bandidos, bandidismo en las villas, historia de cuba, trinidad, mlcb 

Aún le sobreviven los aires fundacionales del siglo XVIII en la elegante torre campanario del otrora Convento de San Francisco de Asís, que se levanta sobre los rojizos tejados en pleno Centro Histórico, a escasos 60 metros de la Plaza Mayor de Trinidad. El Museo Nacional de Lucha Contra Bandidos (MLCB) nació como albacea de una guerra inolvidable por tanta muerte inocente y por tanto valor multiplicado.

Según los anales del valioso inmueble, en 1983 comenzaron los trabajos de reconstrucción y adaptación del edificio para su actual uso. La inauguración, ocurrida el primero de junio de 1984, contó con la presencia del Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque, el entonces Ministro de Cultura Armando Hart Dávalos y el Comandante sandinista Omar Cabezas Lacayo; además de numerosos oficiales y combatientes que participaron en la gesta.

EL MUSEO POR DENTRO

El  museo,  único de su tipo en el país, recoge los momentos esenciales del agudo enfrentamiento clasista desatado en Cuba a partir de 1959 hasta 1965 y se detiene en particular en todo lo relacionado con la contrarrevolución armada y los mecanismos de defensa de la Revolución.

“Por la importancia de los hechos y acontecimientos que se desarrollan en esta etapa de nuestras luchas y por la magnitud de las acciones que tuvieron lugar en el Escambray y en Trinidad es que se plantea la necesidad de fundar una institución que exhiba, conserve y promocione los exponentes relacionados con el hecho histórico, incluidas armas de los miembros de las Milicias Nacionales Revolucionarias y de los bandidos, fragmentos de paracaídas, uniformes, collares de Santa Juana, entre otras piezas”, puntualiza la máster Miguelina Duarte, especialista principal.

sancti spiritus, trinidad, lucha contra bandidos, museo nacional de lucha contra bandidos, el escambray

Durante más de tres décadas, la institución ha desplegado una valiosa labor en función de la promoción, exhibición y conservación de este legado histórico y patrimonial. Su Centro de Documentación ha sido avalado por el Ministerio del Interior y el Instituto Nacional de Historia como centro de Referencia Nacional para las investigaciones relacionadas con esta temática. Además, cuenta con otras dos valiosas dependencias anexas también vinculadas a la epopeya: las casas museo de Manuel Ascunce y Pedro Lantigua, y de Alberto Delgado.

“Actualmente, contamos con seis salas de exposición dedicadas a la historia del inmueble; a las Brigadas Universitarias José Antonio Echeverría, que recoge las luchas del movimiento estudiantil antes y después de 1959; una para los antecedentes de la Lucha Contra Bandidos, con la situación de Cuba antes del triunfo revolucionario, las luchas del Moncada, del Granma, la Sierra Maestra y la invasión a Las Villas, entre otros hechos relevantes; otra que incluye objetos pertenecientes a cabecillas de las bandas contrarrevolucionarias, fotos de armamentos utilizados por ellas y de momentos de la captura por las Milicias; la Lucha Contra Bandidos en todas sus etapas; y la galería de los Mártires, con fotos y datos de algunos de los 879 muertos en estos enfrentamientos en todo el país”, detalla el máster Roberto Félix Cornelio, museólogo.

Además, en el patio interior —que conserva las características de las casas coloniales trinitarias de los siglos XVII y XVIII — se muestran dos exponentes de gran magnitud: un camión GAZ 63 y una lancha pirata Tipo Fórmula. A ello se une una Sala Polivalente que sirve de escenario para conferencias, conversatorios, proyección de videos y documentales.

sancti spiritus, trinidad, lucha contra bandidos, museo nacional de lucha contra bandidos, el escambray

EL MUSEO DE ANIVERSARIO

Durante las celebraciones por los 500 años de la villa trinitaria el MLCB recibió los beneficios de un mantenimiento constructivo que incluyó el cambio de carpintería de la primera planta, la remodelación de la Sala Polivalente y la pintura del edificio, entre otras acciones.

Este año, cuando en todo el país se recuerda el aniversario 50 de la victoria sobre el bandidismo, se remodeló la casa de Alberto Delgado, con una participación decisiva del colectivo en las labores desplegadas; y además se trabaja en el guion museológico y museográfico para un nuevo remontaje, que ya comenzó por dos salas de la institución.

“Nos quedan dificultades con la carpintería del segundo piso, dijeron que se ejecutaría este año, pero no se ha resuelto; y con el alero, donde se han rodado las tejas y debemos repararlo de inmediato. Queremos comenzar con un nuevo servicio: la ubicación de unos binoculares en la torre para que los turistas disfruten el entorno y el dinero que recaudemos invertirlo en televisor, video, data show para realizar actividades con calidad”, comenta Roberto Félix Cornelio.

El MLCB sistemáticamente recibe visitantes cubanos y extranjeros, lo cual le permite sobrecumplir sus programas de recaudación. Con no poca creatividad, el colectivo mantiene su labor investigativa y la relación sociocultural con la ciudad, en particular con los niños, jóvenes, reclusos y con la tercera edad.

sancti spiritus, trinidad, lucha contra bandidos, museo nacional de lucha contra bandidos, el escambray

“El sentido de pertenencia y la vinculación con la comunidad son  vitales en nuestro quehacer — sintetiza para el epílogo Norberto Juviel Pascual, también museólogo y secretario de la sección sindical en el centro—,  al igual que la relación con los combatientes y protagonistas de esta historia, quienes constituyen una base imprescindible para nuestras investigaciones, siempre inconclusas”.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.