Prueba de ingreso de Matemática: No pretendemos minimizar lo ocurrido (+fotos)

Hubo un error humano en la elaboración del ejercicio. Autoridades del Ministerio de Educación Superior analizan las responsabilidades. Sostienen que la respuesta de la Comisión fue la más atinada, porque la afectación del estudiante es menorsancti spiritus, educacion superior, pruebas de ingreso, universidad

Durante meses o en algunos casos hasta por varios años, jóvenes de todo el país que tienen entre sus más preciados anhelos realizar estudios universitarios se preparan para vencer las pruebas de ingreso a la Educación Superior.

La familia, los amigos, profesores, instituciones… son muchos los que se involucran en el proceso, hasta que por fin llega el momento, con el primer examen y el más temido: Matemática. En esta ocasión unos 50 000 aspirantes asistieron a la primera convocatoria, pero a las habituales tensiones se agregó un error en los datos de la pregunta número cuatro —el problema—, que ha desatado las lógicas incomodidades entre los estudiantes, sus familiares y el resto de la sociedad.

En busca de respuestas Juventud Rebelde dialogó con quienes elaboraron el examen y con funcionarios del Ministerio de Educación Superior, luego de que una nota oficial abordó el problema:

«En la calificación de la pregunta cuatro se otorgarán todos los puntos siempre que se dé respuesta correcta al procedimiento de solución del inciso a, eliminándose el b. La medida permitirá que el estudiante que haya realizado el procedimiento al que está acostumbrado desde los niveles precedentes obtenga todos los puntos posibles».

Error humano

«Sabemos que hubo dificultades, estamos analizando lo sucedido y sus causas. Conocemos la afectación que esto provoca en los estudiantes y, sobre esa base, se tomaron las medidas a la hora de calificar», reconoció la máster Aylín Álvarez Estenoz, jefa del tribunal.

La Comisión de elaboración de las pruebas de ingreso está compuesta por ocho profesores de Matemática de reconocido prestigio, pertenecientes a la Enseñanza Media Superior y a la Superior, y procedentes de varias provincias del país. De ellos, cinco elaboran los temarios y tres son oponentes.

«Trabajamos tomando como base los programas de la asignatura Matemática de cada uno de los grados del preuniversitario. Elaboramos los ejercicios y al final confeccionamos ocho temarios, cada uno con cinco ejercicios», explicó.

«Es un trabajo complejo, pues los ejercicios deben medir realmente los conocimientos elementales que debe haber adquirido el estudiante para vencer ese nivel de enseñanza, y también elaboramos las normas para la calificación. La labor es muy seria, la realizamos durante varios meses, con rigor y esfuerzo».

Álvarez Estenoz, quien se desempeña como profesora en el Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría (Cujae) y tiene 13 años de experiencia docente, explicó que cada uno de los temarios se analiza profundamente, se resuelve determinada cantidad de veces y, en dependencia de los análisis que se efectúen, se llega a la versión final.

—¿Cómo es posible que un ejercicio aparezca con un error pese a todo ese rigor?

—Hubo un error humano en la elaboración del ejercicio. Ante esa dificultad, explicaron los entrevistados, la Comisión consideró injusto anular la prueba.

«Cuando el estudiante se enfrenta a un problema —detalló Álvarez Estenoz— tiene que realizar una traducción del lenguaje del texto al matemático, y el problema que se presentó en la prueba permitía ese paso.

«El alumno podía plantear el modelo de solución por un sistema de tres variables o resolverlo a través de una ecuación lineal. Luego, según su interpretación, determinar las variables que intervenían, y el procedimiento para su solución también podía determinarlo.

«En la forma en que se presentó el problema los alumnos contaban con las herramientas necesarias y podían llevar a cabo cada uno de los pasos. Incluso, en el cuarto paso, el de evaluar la vía de solución, ante el caso de que obtenía una expresión decimal, podía analizar “esto no es posible” y plantear que el resultado —la cantidad de estudiantes que planteaba el problema— no debía expresarse de esa forma.

«Teniendo en cuenta todo ese análisis lógico que podía efectuar el estudiante, se realizó una modificación en la clave de calificación, porque el procedimiento hasta ahí forma parte de la metodología para resolver ese tipo de ejercicio matemático».

—Sin embargo, la respuesta da una cifra decimal, y esto no se corresponde con la lógica del texto del problema, que habla de personas. ¿No suponen que esta situación puso en tensión al estudiante y lo hizo revisar una y otra vez su resultado, en un examen marcado por altas presiones emocionales?

—Pensando precisamente en ese efecto sobre los alumnos, la Comisión determinó otorgar el máximo de los puntos a quien haya llegado al planteamiento de la solución del problema.

«Era un examen asequible. Adoptar otras decisiones como eliminar la pregunta y distribuir los puntos en las otras cuatro, o anular el examen y volverlo a repetir, nos parece más perjudicial».

cuba, educacion superior, pruebas de ingreso, mes, universidad,

Sabemos del impacto

«Cuando ocurre en el proceso un error, cualquier solución es mala. No pretendemos con las explicaciones que damos satisfacer a todas las personas, ni minimizar lo ocurrido, sino dejar claro el procedimiento», expresó René Sánchez Díaz, director de Ingreso y Ubicación Laboral del Ministerio de Educación Superior (MES).

«La respuesta de la Comisión nos parece la más atinada o menos mala, porque la afectación del estudiante es la menor. Si anulamos el examen o repartimos los puntos en las otras preguntas, pueden ser más los afectados», argumentó.

«No obstante, el MES analiza las responsabilidades por este error, y la adopción de medidas para evitar que se repita».

—¿Los funcionarios del Ministerio de Educación Superior revisan estos temarios? ¿Cómo se selecciona entre los ocho posibles el que se va a poner?

—El MES no ve los exámenes; no es un problema administrativo sino académico, en el cual nosotros no intervenimos.

«Además, para evitar cualquier filtración, cuantas menos personas vean los temarios, mejor. Y la selección se hizo al azar: una persona eligió un número que determinó el temario a utilizar, y desgraciadamente tenía el error».

—La responsabilidad de entregar las carreras es del MES. ¿Ya tienen algún resultado de los exámenes?

—Todavía es muy prematuro, es un proceso largo para ordenar los resultados de muchísimos jóvenes, y en medio del proceso un error humano de este tipo es realmente complejo, con un alto grado de sensibilidad en la población.

«Todo se prevé con rigor y control, desde la selección de los profesores para confeccionar los exámenes hasta el otorgamiento de la última plaza; pero los seres humanos nos equivocamos, y el costo de un error en este proceso es alto».

cuba, educacion superior, pruebas de ingreso, mes, universidad,

Exámenes imprescindibles

«Un proceso complicado, que prácticamente detiene la marcha de la Educación Superior en el momento cuando se realiza, pues involucra a muchas personas en todo el país». Así calificó el proceso de ingreso a la Universidad el Doctor José Ramón Saborido Loidi, viceministro primero del MES.

«Este año, como nunca antes, se tomaron medidas extremas de seguridad para evitar una filtración, y también por primera vez se involucró en el tribunal que elabora los exámenes a profesores que no fueran de la capital y de la Enseñanza Media Superior, ya que están más cercanos al nivel escolar de los alumnos que examinan».

Para hacer el proceso más seguro, al ocurrir el pasado año una filtración de las preguntas del examen, se redujo la cantidad de personas involucradas, destacó Saborido.

«Solo la Comisión que elaboró las pruebas tuvo la oportunidad de leerlas, considerando el criterio de que alguien pueda memorizar hasta dos preguntas. Es bueno añadir que el Ministerio de Educación Superior se enteró del error a partir de que sucedieron los hechos, con la prueba ya aplicada.

«Hemos venido analizando todos los criterios, que han sido diversos, y estamos convencidos de que matemáticamente la pregunta es válida, por ello consideramos injusto para los muchachos que realizaron el examen con éxito anular la prueba, y estamos de acuerdo con la decisión tomada por la Comisión».

—Este proceso es considerado por usted como muy complejo; no obstante, la Educación Superior sigue apostando por realizar exámenes de ingreso.

—Estamos convencidos de que las pruebas de ingreso permiten ordenar a los estudiantes de una manera más justa en el escalafón, a partir de sus conocimientos, lo cual no limita que revisemos el sistema de ingreso.

«La Educación Superior en su conjunto está en perfeccionamiento. Ello abarca también los planes y programas de estudio de las carreras, al tomar como base la idea de que el aprendizaje de un profesional es para toda la vida.

«Los especialistas plantean que hoy un ser humano tiene que estudiar la misma carrera cinco veces: la de adquirir el título y cuatro veces más, debido a la manera tan rápida en que se mueven los conocimientos. Quien no se supera de manera constante, se vuelve un profesional obsoleto. Ese el concepto de educación para toda la vida.

«La tendencia internacional es reducir los años de pregrado, añadir una preparación para el empleo y luego la superación profesional y científica a través del posgrado. Pero no se pueden dar bandazos, algunas experiencias foráneas han sido negativas.

«Todo esto se está analizando, tenemos varias propuestas, y en ellas también estará presente perfeccionar el sistema de ingreso».

Problema matemático

En un centro preuniversitario la matrícula de duodécimo grado es de 360 alumnos. En el diagnóstico de intereses profesionales todos los alumnos se ubicaron en los tres grupos de carreras: Ciencias Médicas (CM), Ciencias Técnicas (CT) y Ciencias Pedagógicas (CP). Si la cantidad de alumnos que optaron por CM exceden 228 a la cantidad de alumnos que optaron por CT y estos a su vez representan el 20 por ciento de los que optaron por CP.

a) ¿Qué cantidad de alumnos se ubicó en cada grupo de carrera?

b) Si la escuela se comprometió a que 90 alumnos optaran por carreras pedagógicas ¿Qué por ciento de ese compromiso le falta por cumplir?

10 comentarios

  1. Me parece totalmente inncesario este sistema de pruebas de ingreso que lo único que ha generado es problemas adicionales a los padres y alumnos como los llamados repasadores que se han convertido en condición sine qua non para que un estudiante de cualquier nivel pueda tener buenos resultados. ¿Qué necesidad hay de realizar estos examenes? ¿Por qué no es suficiente otorgar las carreras según el acumulado de los tres años de Preuniversitario que reflejan realmente el rendimiento académico del alumno? Considero que los examenes de ingreso debían eliminarse y volver al sistema que existió hasta el 1988, basado en el escalafón según el acumulado de los tres años de Preuniversitario.

  2. Israel Acosta Gómez

    Prof. Israel Acosta Gómez

    CUANDO LLEGAN LOS MESES DE INGRESO…

    Coincido con muchos, pero es lementable que este incidente de los llamados “errores humanos”, ya pasa de moda. Es cierto, creo, en parte en la atinadas justificaciones, pero, en lo que no estoy de acuerdo es que año tras año siga justificándose un error, “más que un error”, una crasso error, detalles, que sin dudas empañan la calidad del proceso de enseñanza – aprendizaje. No debemos seguir justificándonos, paremos ya, con las disculpas, que no hacen más que probar, que un error debe y puede preveerse; saber a ciencia cierta quiénes cometieron ese lapsus mental, ya no interesa, lo que sí vale la pena reflexionar es ¿Cuánto más hay que seguir aguantando esos edulcorados problemas? Nuestros estudiantes, no deben, en cierto sentido, pagar por tal o más cual problema, necesitamos en esos tribunales, compañeros verdaderamente competentes.

    Me permito citar a un filósofo griego al decir: “El conocimiento es la virtud, y solo sí se sabe, se puede hacer el bien”, en efecto, no digo que los profesores implicados en este Magno Proceso de Ingreso, tengan toda la culpa, pero… no es primera vez que pasa, tantas veces; se filtra, lo compran, un error agazapado, ciertas oscuridades en la comprensión del mismo, en fin son tantos lo recobecos, que, no alcanzarían líneas para mencionar y describir los vestigios que dejan siempre, los Meses de Ingresos.

    El Ministerio de Educación Superior debe evaluar el impacto de los daños causados a los principales protagonistas de tan Leal Objetivo, los estudiantes, y quiero que sepan, no estoy tampoco justificando a ninguno de ellos, porque también los hay que No Estudian, y piensan que van a salir airosos, NO, ese no es mi punto de vista.

    Muchos nos preguntamos ¿quién prepara a esos prestigiosos profesores que confeccionan los exámenes? o mejor la pregunta podríamos aterrizarla más, en nuetros contextos educativos ¿Quién revisa lo que otros confeccionan? bien las respuestas las sabemos todos, el control, eso es lo que viene faltando.

    Muchas gracias. Me siento muy apenado por la consecusión de estos errores año tras año.
    Viva la Educación Cubana, la mejor de todas, pero analicémosla en detalles

  3. Si este es el problema no entiendo nada, lo resolvi en menos de 10 minutos, que me disculpen los que hacen los comentarios ofensivos sin tratar de responder la pregunta.

  4. No entiendo nada despues de leer el problema, lo hice en menos de 10 minutos los dos incisos, y no veo el error. Si el problema que se publica fue el mismo que salio en la prueba no entiendo nada.

  5. Senen Alonso Alum. Estudiante de 12 Grado

    Inmediatamente después de concluida la Prueba de Ingreso a la Educación Superior de matemática, todos daban la misma respuesta a la pregunta de su resultado: “Estaba asequible, pero el problema era algo complejo”. Efectivamente. Lo que me atrevo a llamar rumores de pasillo casi siempre acertados (pues el ser humano necesita al menos de razones para especular), ya eran el preludio de la oscura sombra que se cernía alrededor de la Pregunta número 4 del “Temario Ganador”. Y digo así, ganador, porque después de leer el tal vez más transparente de los diarios de tirada nacional de nuestro país, conocí sobre la manera tan poco ortodoxa de seleccionar a quien fuera nuestro rival en la mesa de las sedes municipales el pasado 27 de abril.

    Como si de un azaroso juego se tratara, después de confeccionados los exámenes y de “revisados” (estoy completamente ajeno a la cantidad o calidad de dichas revisiones) en un par de ocasiones, se escoge al vencedor sin siquiera percatarse nadie, aparentemente, de su contenido. Esta “Ruleta Rusa” parece que acabó teniendo un efecto contrario al que se esperaba, ya que el fraudulento hecho del pasado año en la capital devino este año en el catastrófico accidente que sufrió el “problemita”. En lo que a mí respecta, hicieron caer por la borda la fe en el mejoramiento humano y en la utilidad de la virtud, dejando claramente expresado que, si se utiliza este método de selección, para la educación en Cuba es imposible eliminar el fraude, protagonizado, en su mayoría, por los elementos de más alto nivel intelectual, y al parecer, más bajo nivel moral.

    Según lo que pude leer en JR, y confieso, sin prestarle el ciento por ciento de mi atención, pues bastas excusas para nada me interesan; intentándose justificar con la trillada frase de “errar es humano” ofrecieron una rectificación que no se si pueda ser catalogada como sabia.

    Abogando por el desarrollo lógico y capacidad de los examinados, se acordó eliminar el inciso b (infeliz víctima de este desmadre) y otorgar la totalidad de los puntos en disputa a quien haya correctamente desarrollado el ítem anterior, al menos en lo que respecta a su algoritmo de resolución. “Hermosa salida” para un problema algo más que desgarbado. No sé si se habrá tomado o no en cuenta que no puede existir nada de lógico en un problema donde la solución correcta resulte medio alumno. No sé si alguien se percató que puede existir un resultado rebosante de sentido, solo que se llega a él adulterando completamente la interpretación de la tercera ecuación. Y de verdad no se cómo a nuestros “salvadores” se les pudo escapar que al cambiar 20% por 25%, se obtenía un cómodo resultado que hubiera felizmente terminado en solución exacta y complaciente para todos.

    No todo alumno se percató del error. No todo alumno supo perfectamente qué hacer ante aquel tormento. Ningún alumno supo a ciencia cierta si lo que había escrito estaba correcto, o errado. Todos se vieron afectados por ese “error humano”, pero no todos fueron beneficiados por la determinación del Ministerio, quedando al margen de esto los que no gozan de una capacidad inductiva superior, o los que simplemente solo prestaron atención al problema, descuidando que existían otras preguntas que pudieran haber sido satisfactoriamente resueltas, pero claro, había, en la Pregunta número 4 del “Temario Ganador”, un Problema.

    No Caben Errores. En instancias de esta magnitud no pueden caber errores de ningún tipo.

    Y, sin ánimos de llover sobre lo ya empapado, el Temario que “ganó” en Español desbordaba oscuridad en sus interpretaciones y erratas en su sinonimia. No busco para nada un culpable, solo aspiro a que la solución que se haya tomado no permita en futuros eventos de este tipo, errores de tal nivel. Dijo el Maestro “Basta para ser grande, intentar lo grande”; el simple hecho de presentarse a estos exámenes constituye de por sí una heroicidad, por favor, que no se empañen nuestras hazañas con situaciones perfectamente evitables. Gracias.

    Senén Alonso Alum, airado y ofendido estudiante de Duodécimo Grado del Preuniversitario Isabel Rubio Díaz en el municipio de Pinar del Rio.

  6. Errar y rectificar es de humanos y sabios. Pero tratar de justificar en la prensa (periódico Granma) con una nota burlona, pues habla de expertos y acto seguido de error …. por favor hasta cuendo la falta de seriedad. están jugando con la vida de los estudiantes, su futuro. Para un exámen de matemática, nada de interpretación.

    reconozcan que nadie revisó nada, y muchos menos que resolvieron el problema, pues las personas no pueden dar decimal……

  7. liziet márquez

    siempre la misma coletilla………..se adoptarán las medidas necesarias para que no se repita el problema……….y se repite al año siguiente y al siguiente…………viví la experiencia con mi hijo mayor de anular exámenes finales en dos oportunidades…en 11no grado, matemática prueba final que se filtró…..al año siguiente, en la prueba de ingreso de matemática también se filtró…otra vez a hacer su prueba…….(otra vez la aprobó)……….. y me pregunto…hasta cuándo?…….siguen las mismas autoridades……….siguen explicando por qué pasan las cosas,……,pero no se resuelve NADA………espero que cuando tenga que hacer su prueba estatal al terminar la Universidad…………no pase otra cosa…………y a ver si resolvemos el problema de la educación en Cuba, que tengo un pequeño de dos años que también deseo se haga universitario………………..(con conocimiento, sin profesores particulares, sin comprar exámenes……….como lo hizo su hermano)

  8. Aprendí hoy cómo renombrar a la falta de control, seriedad e irresponsabilidad que afectó a 50 000 estudiantes, 100 000 padres y 400 000 abuelos en el país: ERROR HUMANO

  9. Me parece muy buen trabajo, no se pretende justificar, sino aclarar y coincido con lo planteado…Errar es de humanos, rectificar de sabios…es ahí donde viene la cosa, que los estudiantes no vean afectado su futuro por errores, ellos no deben pagar las culpas de otros, a Matemática, teniendo en cuenta el mencionado error, se le ha dado un tratamiento especial, ciertamente los que no estudiaron iban a desaprobar con o sin error, hay otro grupo que se puso nervioso, que estudiaron, y se bloquearon , eso si es lamentable, otra cosa a tener en cuenta es las secuelas que dejó este exámen, muchos estudiantes fueron a la prueba de Español muy nerviosos, otros no se qurían presentar y para colmo la prueba tenía también ¨ detalles ¨, pienso que esas pruebas son necesarias, pero que su objetivo debe ser evaluar el contenido de ese nivel, deben se pruebas claras, no adivinanzas, ni preguntas confusas, volviendo a Español, pedían cosas, que si, se podía resolver, pero hay que recoradar que son estudiantes, no licenciados, esa prueba estaba un poco escura….y hasta cuando las preguntas de verdadero o falso ?, señores, muchos estudiantes que no sabía, marcaron al azar y dieron, deben evaluar contenido concreto, que pruebe conocimeientos, gramática, ortografía, etc.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.