Regresó a Sancti Spíritus personal médico que combatió el ébola en África (+ fotos)

Los dos enfermeros y el médico espirituanos que arriesgaron sus vidas por salvar las de otros fueron recibidos este domingo en su provincia (Foto: Reidel Gallo).Tras una espera cargada de emociones, abrazos y besos pendientes, los tres espirituanos que durante casi seis meses combatieron el ébola en naciones del continente africano arribaron a Sancti Spíritus, donde les esperaba una multitud que los envolvió en aplausos cuando llegaron, en vehículos ataviados con banderas cubanas, al Memorial de los Mártires enclavado en la Carretera Central, donde depositaron una ofrenda floral a la memoria de los hijos de la tierra del Yayabo caídos en las luchas por la soberanía de Cuba.

Miguel Sacerio Caballero, médico jatiboniquense; Francisco Prada Morales, trinitario licenciado en Enfermería, y Julio César Gómez Ramírez, licenciado en Enfermería del servicio de Anestesia en el Hospital Provincial Camilo Cienfuegos, recibieron el agasajo con la emoción del reencuentro y la satisfacción de haber ayudado, a riesgo de sus propias vidas, a reducir la mortalidad por una enfermedad que se convirtió en epidemia en varios países, con predominio en Sierra Leona, Liberia y Guinea Conakry, donde laboraron brigadas cubanas integrantes del contingente Henry Reeve hasta hace solo días.

Al intervenir en el acto, Juan Luis Marcelo Pentón, director provincial de Salud en Sancti Spíritus, halagó el gesto protagonizado por estos tres hombres, lo cual habla muy bien — dijo — de la solidaridad del pueblo de Cuba, que contribuyó de manera activa a la preparación de nuestro personal, junto a profesionales de países desarrollados como Gran Bretaña, Italia, Suecia, la Unión Africana e incluso de los Estados Unidos de América. También dedicó sentidas palabras al espirituano Jorge Juan Guerra Rodríguez y a Reinaldo Villafranca, quienes fallecieron durante el cumplimiento de la honrosa y arriesgada misión.

Aludió, asimismo, a la feliz coincidencia de este retorno cuando se celebra la histórica VI Cumbre de las Américas, donde nuestro país, que participa en ellas por primera vez, ha alzado su voz para reafirmar que sus principios no son negociables.

Luego de felicitar a los misioneros espirituanos, les trasladó el mensaje de reconocimiento a nombre del Comité Provincial del Partido, la Asamblea Popular del Poder Popular, los trabajadores de la Salud y el pueblo espirituano en general, que hizo extensivo a los familiares de cada uno de ellos, por apoyarlos desde sus respectivas posiciones.

En nombre de los espirituanos que enfrentaron el ébola cuerpo a cuerpo se dirigió a los allí presentes Julio César Gómez Ramírez. Emocionado, agradeció la deferencia para con ellos y subrayó que todo el honor que ahora se les rinde se lo deben al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, principal gestor de la independencia que hoy disfrutamos. “Todos los logros se lo debemos a él, lo que somos, el hecho mismo de ser y crecer como profesionales, se lo debemos a la Revolución, a los que cayeron para que tuviéramos el presente que tenemos hoy”, significó, y a continuación expresó: “Yo no quisiera que, por lo menos mis hijos, vivieran lo que nosotros vimos, que jamás llegue eso a Cuba”.

Esposas, hijos y demás familiares se fundieron en un abrazo con los cooperantes se la Salud que regresaron de combatir el ébola.

El primer gesto de los misioneros espirituanos fue rendir homenaje a los mártires del territorio, donde depositaron una ofrenda floral y entonaron las notas del Himno Nacional (Foto: Reidel Gallo).

Efusivo resultó el encuentro con compañeros de trabajo a la llegada al Monumento a los Mártires. Foto: Reidel Gallo.

Esposas, hijos y demás familiares se fundieron en un abrazo con los cooperantes se la Salud que regresaron de combatir el ébola. Foto: Reidel Gallo.

Esposas, hijos y demás familiares se fundieron en un abrazo con los cooperantes se la Salud que regresaron de combatir el ébola. Foto: Reidel Gallo.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.