Sancti Spíritus: crece el trabajo por cuenta propia

Durante el pasado año se incrementó esta nueva modalidad de gestión al inscribirse un millar más de contribuyentes que en el 2013

sancti spiritus, trabajo por cuenta propia, economia cubana, onat

Sancti Spíritus no es, precisamente, un timbiriche, pero a juzgar por la eclosión de las nuevas formas de gestión no estatal bien que pudiera parecerlo. Sobre todo, se podría suponer, si se tienen a mano las cifras: la provincia creció en más de un millar de trabajadores por cuenta propia respecto al 2013.

Al decir de fuentes de la Oficina Nacional de la Administración Tributaria (ONAT) en el territorio no es casual: en la provincia se manifiesta, desde hace un tiempo a la fecha, una sostenida tendencia al incremento. Tanto que al cierre del pasado año más de 20 380 trabajadores por cuenta propia figuraban en la lista de los contribuyentes.

Entre las actividades más representativas en la provincia espirituana sobresalen —según los datos aportados por la ONAT— el trabajador contratado, el agente de telecomunicaciones, el arrendador de habitaciones, el elaborador-vendedor de alimentos ligeros y bebidas no alcohólicas en su domicilio, el transporte de pasajeros con medio de tracción animal, el carretillero o vendedor de productos agrícolas de forma ambulatoria, el albañil, entre otros.

Aunque los municipios con mayor cantidad de cuentapropistas son Sancti Spíritus y Trinidad, en el resto de los territorios también se eleva el número de contribuyentes.

Dicho incremento del trabajo no estatal también reportó un mayor aporte a las arcas estatales, pues debido a los impuestos sobre los ingresos personales se recaudaron 63 271 800 pesos; no obstante, respecto al tributo por concepto de la contribución a la seguridad social se decreció en más de 800 000 pesos.

Tras la apertura del cuentapropismo en Cuba se han diversificado las propuestas de este tipo, las cuales van apostando por la variedad y una mejora continua de sus servicios.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.