Periódico de Sancti Spíritus

Sin línea con Etecsa

Luego de tener que caminar sola un largo tramo a las cuatro de la madrugada para pedir ayuda urgente por la vía telefónica por causa de un enfermo en casa, Maidelia García Pérez decidió escribir a Escambray.

De avanzada edad, según hace constar en su breve manuscrito, la lectora residente en la calle Estrada Palma s/n del poblado de Guayos expone que el teléfono público ubicado en los portales de la Fábrica de Tabacos, desde donde ella y los vecinos de su barriada suelen llamar ante alguna necesidad, se encuentra fuera de servicio desde hace más de dos meses.

“Ese es el único teléfono disponible desde aquí hasta la salida de Guayos después de las 8:00 p.m. y al parecer está sin posibilidad alguna de arreglo. ¿No tiene Etecsa, donde se dice que están en línea con el mundo, forma de dar solución a esto?”, escribe Maidelia.

Indagado al respecto, Eliecer Castro Hernández, jefe del Centro de Telecomunicaciones del municipio de Cabaiguán, explicó que dicho equipo tenía rota la unidad electrónica principal, indispensable para su funcionamiento. Según agregó, el país no cuenta con componentes de ese tipo para sustituirlo ya que actualmente no se fabrican, por lo que fue necesario reparar el viejo, que quedó colocado el pasado 7 de octubre; pero poco después la incomunicación volvió. La rotura esta vez obedeció, dijo Eliecer, a un desperfecto en el dispositivo denominado microteléfono, algo menos grave que, de acuerdo con sus aseveraciones, quedaría resuelto en pocos días. Ojalá ya en la barriada de la remitente estén de nuevo en línea con Etecsa.

DIÁLISIS DE AMOR

Breve es la esquela por medio de la cual Mario Martínez Ulloa, periodista de la Emisora Provincial de Radio, agradece por las atenciones que desde hace varios meses recibe en la Sala de Hemodiálisis del Hospital General Universitario Camilo Cienfuegos, de Sancti Spíritus.

De acuerdo con sus vivencias como paciente beneficiado de dicho servicio, la profesionalidad y el buen trato son constantes en las personas que laboran allí, quienes durante las varias horas que dura el proceder se mantienen atentas al estado de los enfermos y los entretienen con amenas charlas. “Nunca se aprecia un gesto desagradable o se recibe una respuesta agria, ya los sentimos tan cercanos a nosotros que se han convertido casi en familiares”, apunta Mario, quien pide hacer extensivo su reconocimiento al personal del Sistema Integrado de Urgencias Médicas que lo traslada cada vez hasta la institución sanitaria.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.