Tengo el don de convencer

José Modesto Valle Peña, ganador del Premio del Barrio. (Foto Vicente Brito / Escambray)
José Modesto Valle Peña, ganador del Premio del Barrio. (Foto Vicente Brito / Escambray)

José Modesto Valle Peña, ganador del Premio del Barrio que otorga la Coordinación Nacional de los CDR.

Con la pequeña urna de cristal entre las manos, que en su interior resguarda una réplica del mapa de Cuba, la palma real y edificaciones de una vecindad, José Modesto Valle Peña muestra lo que simboliza su Premio del Barrio, distinción que le otorgó recientemente la Coordinación Nacional de los Comités de Defensa de la Revolución, por su destacada trayectoria como dirigente de base de la organización.

Valle pasa los días rodeado de un ambiente cederista, no solo por lo que hace como coordinador de la zona 163 del Reparto Escribano en Sancti Spíritus, sino porque tanto su esposa como las hijas gemelas, Yamila y Yadira, comparten con él las riendas de los Comités; elaboran propagandas, salen a impartir orientaciones o cualquier otra diligencia que sea necesario realizar.

“Mis años en los CDR sobrepasan los límites del tiempo —dice—empecé siendo casi un niño, allá en mi natal Guasimal, primero como presidente de CDR, luego como delegado del Poder Popular, coordinador de una zona, pero siempre al frente de las masas, por eso cuando me mudé para la cabecera provincial ya era conocido y enseguida me captaron”.

Mientras habla rememora los primeros tiempos al frente de la organización en el reparto donde vive y la necesidad de combatir las indisciplinas sociales que predominaban en el barrio, siempre a partir de su ejemplo personal, con la verdad por delante y con el convencimiento de por qué las cosas deben hacerse bien.

“En el 2004 ya la zona era Vanguardia Nacional —añade— y se habían erradicado los problemas sociales a los que nos enfrentamos tiempo atrás en el barrio, todas las estructuras de base estaban fortalecidas y los vecinos confiaban en el trabajo de la organización, luego me llegó la misión para Venezuela para representar a mi país, primero en la esfera del Inder y luego en la Salud”.

¿Cómo funcionó la zona en todo el tiempo que estuvo fuera de Cuba?

Se designó a un compañero para que me sustituyera ese tiempo, pero mi esposa también ayudó, ella es organizadora de un CDR y sabe cuánto significan para mí los Comités, al regreso tomé de nuevo las riendas de la dirección y ya ves los resultados: de nuevo Vanguardia Nacional y ahora este Premio del Barrio.

¿Qué opinión le merece ese premio?

Para ser franco, no me lo esperaba, porque sé lo rigurosa que es la organización a la hora de otorgarlo, se tienen en cuenta muchas cosas, pero lo agradezco de todo corazón porque es el reconocimiento de mi gente, de los vecinos que me apoyan en cada tarea, es un galardón de multitudes que, aunque se me otorgó a título personal, resume el trabajo de muchos.

Además del quehacer cederista, ¿qué otra actividad realiza Valle?

Soy licenciado en Cultura Física y trabajo en la escuela de Profesores de Educación Física que se creó aledaña a la EIDE provincial, pero no descanso, ayudo a otras zonas cercanas, ese es mi mayor placer y lo hago con gusto.

¿Otros reconocimientos en su historial?

La Medalla de Combatiente Internacionalista, la Rafael María de Mendive y la 28 de Septiembre, pero como este Premio del Barrio, para mí no hay nada.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.