Trinidad: El boom de los hostaleros (+ fotos)

En temporada alta Trinidad puede recibir hasta 10 000 turistas en un día. Foto: Vicente Brito
En temporada alta Trinidad puede recibir hasta 10 000 turistas en un día. Foto: Vicente Brito

La proliferación de hostales, paladares y cafeterías transfigura el mapa turístico de Trinidad.

En auge turismo no estatal en Trinidad

Cobra auge en Sancti Spíritus contratos de agencias de viaje con sector no estatal

Si en alguna de las tantas encuestas que aparecen por ahí a usted le preguntan por una ciudad que sea capaz de duplicar sus capacidades de alojamiento para el turismo de un año para otro sin construir nuevos hoteles, no crea que le están tomando el pelo con un retruécano aritmético o que se trata de una adivinanza sin sentido: en Trinidad es posible.

Al menos eso dicen las estadísticas de la Delegación Provincial del Ministerio de Turismo (Mintur), que hasta hace muy pocos días daban cuenta de un crecimiento exponencial de la cantidad de habitaciones en esta parte del país, aun cuando al menos en el último quinquenio no se haya terminado instalación hotelera alguna.

Según varios expertos consultados por Escambray, “el milagro” ha sido posible únicamente gracias al inusitado auge de los hostales particulares —unos 952 según el más reciente cierre—, que convierte a Trinidad en referencia nacional en el desarrollo del turismo no estatal, modalidad que ya venía levantando vuelo en este territorio cuando fue refrendada por los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, aprobados en el VI Congreso del PCC, en abril del 2011.

Reconocida por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad y convertida hoy en uno de los destinos turísticos más pintorescos del país, la llamada Ciudad Museo del Caribe figura junto a Viñales, en Pinar del Río, como una de las regiones con mayor densidad de hostales, paladares y cafeterías de Cuba (unos 1 115 en total) si se considera su limitada extensión territorial y la proporción de habitantes por kilómetro cuadrado.

El boom de los hostaleros, como le han dado en llamar algunos, se respira desde los mismos alrededores de la emblemática Plaza Mayor, donde vajillas de plata finísima se asoman a los ventanales decimonónicos; llega hasta el cercano poblado de La Boca; a las empinadas cumbres de Topes de Collantes, a más de 800 metros de altura; al marinero puerto de Casilda e incluso comienza a florecer también un poco más al este, en el siempre fecundo Valle de los Ingenios.

MÁS DE 10 000 TURISTAS EN UN DÍA

Para Reiner Rendón, delegado del Mintur en Sancti Spíritus, el sector no estatal constituye “una parte importante del producto trinitario”.

Además de su embarazo de 22 semanas, Liset Esquerra carga todos los días la ilusión de encontrar nuevos clientes en su restaurante Sabor a mí, una casa modesta ubicada en las proximidades del antiguo convento de San Francisco de Asís, hoy Museo Nacional de la Lucha Contra Bandidos, desde donde casi puede inhalar el aroma del café Don Pepe o sentir la animación de La Botija.

“No basta el posicionamiento —sostiene la licenciada en Comunicación Social—; para triunfar, que tampoco es hacerte rico en un mes, hay que competir muy duro, estudiar otros idiomas, asegurar los insumos que necesitas y trabajar mañana, tarde y noche”.

“No basta el posicionamiento —sostiene la licenciada en Comunicación Social—; para triunfar, que tampoco es hacerte rico en un mes, hay que competir muy duro, estudiar otros idiomas, asegurar los insumos que necesitas y trabajar mañana, tarde y noche”.

Reiner Rendón, delegado del Mintur en la provincia, reconoce que Trinidad no podría recibir hoy todo el turismo que llega a sus predios —hasta 10 000 visitantes en un día de temporada alta— si no fuera por las 1 355 habitaciones y toda la infraestructura de servicio que ha venido fomentando en los últimos tiempos el llamado cuentapropismo.

Para el directivo, más que un complemento de la actividad estatal, por su representatividad, por esa manera tan peculiar de involucrarse y por la calidad de las ofertas, las prestaciones del sector privado se han convertido en un componente imprescindible para el desarrollo del turismo en la región, “en una parte importante del producto trinitario”.

Aun cuando el municipio dispone de una red hotelera repartida por la península de Ancón, la propia ciudad y las alturas de Topes de Collantes, con inminente perspectiva de desarrollo y resultados notorios en lo que va de año, hoy el sector no estatal asimila casi la mitad de los turistas que arriban al polo, crece un 41.5 por ciento respecto al año anterior y aporta más del 50 por ciento del presupuesto del municipio.

Directivos del sector concuerdan en que el pastel alcanza para todos e incluso las ofertas estatales y las privadas se complementan mutuamente y fortalecen esa sinergia excepcional de la región, que en un radio de muy pocos kilómetros puede ofrecer sol y playa, historia y cultura, senderismo y aventura.

CUESTIÓN DE CONVIVENCIA

“A 35 pesitos nada más, una ganga, a 35 pesitos, aprovecha mi rebaja”, pregona un comerciante de pila con las manos atestadas de jabas de guano, acaso uno de los cientos o miles de trinitarios que alimentan ese mercadeo casi genético que pervive en Trinidad loma arriba y loma abajo “y como dicta la ley”, diría él.

— ¿Y no tienes nada más de artesanía?, pregunta el reportero.

—Aquí lo mismo te vendemos a San Lázaro que a las muletas, dispara a quemarropa.

Más de 6 000 trabajadores por cuenta propia están oficialmente registrados en Trinidad, la mayoría de ellos vinculados a la actividad turística

A pesar de la ausencia de un mercado mayorista que garantice los insumos básicos para prestar servicios y de las dificultades con el abasto de agua, más de 6 000 trabajadores por cuenta propia están oficialmente registrados en Trinidad, la mayoría de ellos vinculados a la actividad turística, condición que, además de asegurarles empleo, les proporciona ingresos por encima de la media, posibilidades para el mejoramiento de sus viviendas “y hasta alguna que otra salidita”, dice a modo de confidencia una hostalera en la calle Boca.

Según los directivos del Mintur, las nuevas formas de gestión han contribuido a acercar al turista a las manifestaciones culturales de la región. Foto: GARAL
Según los directivos del Mintur, las nuevas formas de gestión han contribuido a acercar al turista a las manifestaciones culturales de la región. Foto: GARAL

La transfiguración del mapa turístico trinitario ha contribuido de igual forma a acercar al visitante a los centros culturales, museos, galerías, plazas de artesanos y a insertarlo en la inagotable vida nocturna de la ciudad, que simultáneamente puede ofertar salsa en las escalinatas de la Casa de la Música, representaciones folclóricas en el Palenque de los Congos Reales y discoteca en el fondo de la cueva Ayala.

Para Reiner Rendón, un buen ejemplo de cómo el sector estatal ha tenido literalmente que ponerse las pilas a partir de la influencia del cuentapropismo lo constituyen las dependencias del grupo extrahotelero Palmares que, según él, vienen mejorando sus inmuebles, redireccionando su trabajo hacia la recreación y el ocio y repensando la gastronomía.

La existencia de 839 contratos de las agencias Cubatur, Havanatur, Viajes Cubanacán y Ecotur con hostales y paladares trinitarios, un vínculo surgido en el contexto de la implementación del nuevo modelo económico que se gesta en el país, ilustra también que la convivencia amigable entre ambos sectores es posible.

LA GALLINA DE LOS HUEVOS DE ORO

Hasta el mismísimo Museo del Louvre, en París, viajó hace solo unos días el arquitecto Lázaro Morgado para recibir el premio Gesto de Oro que otorga el Comité de Expertos del Salón Internacional del Patrimonio Cultural, una recompensa a la consagración mostrada en el proceso de rehabilitación de su restaurante Sol Ananda.

La restauración de Sol Ananda, un ejemplo loable para la preservación del valioso patrimonio trinitario.  Foto: Carlos Luis Sotolongo Puig.
La restauración de Sol Ananda, un ejemplo loable para la preservación del valioso patrimonio trinitario. Foto: Carlos Luis Sotolongo Puig.

“La mayor beneficiada es la ciudad”, sostiene Morgado lo mismo en la Mezzanine du Carrousel, donde recibió el galardón, que en una acera trinitaria, convencido de la importancia de saber atemperar la riqueza patrimonial de la otrora villa con las nuevas formas de gestión económica, tal y como él se propuso con la antigua vivienda de la familia del sargento mayor don Martín de Olivera, en la esquina de las calles Real y Desengaño.

Enfrentar las depredaciones a un patrimonio tan valioso como vulnerable ha sido una verdadera obsesión en Trinidad desde los tiempos en que el patriarca Saturnino Sánchez Iznaga protestara formalmente ante las autoridades locales, hace más de un siglo, por la demolición del Palacio Béquer —según Domingo del Monte, uno de los más suntuosos de cuantos se construyeron en toda la isla— hasta los días de hoy, cuando la Oficina del Conservador, Cultura, Planificación Física, Vivienda y el Gobierno Municipal, entre otros, han tenido que poner rodilla en tierra frente a ciertos atropellos más contemporáneos.

Enfrentar las depredaciones a un patrimonio tan valioso como vulnerable ha sido una verdadera obsesión en Trinidad

La aparición como por arte de magia de pérgolas, toldos, ranchones criollos y hasta modernas piscinas en azoteas de la zona patrimonial; algunos usos inadecuados de los espacios y violaciones en procesos constructivos figuran en el inventario de males que con más frecuencia ha sido preciso corregir en los últimos tiempos.

Los expertos aseguran que cuando se trata de un Centro Histórico que abarca 50 manzanas e incluye más de 2 000 edificaciones, en su inmensa mayoría viviendas representativas de la arquitectura doméstica de los siglos XVIII y XIX, el remedio no siempre resulta tan fácil como pudiera intuirse, una premisa que también comparten otros como Ana María Gutiérrez, trinitaria sin academia y sin linaje, pero con sentido común.

“La gente cree que tiene derecho a cambiar su cocina, su sala y su fachada —advierte ella—, pero si lo hacemos como Dios pintó a Perico, entonces estaríamos matando entre todos la gallina de los huevos de oro”.

Trinidad cuenta con varios hoteles tanto en la península de Ancón como en la propia ciudad y en las alturas de Topes de Collantes.
Trinidad cuenta con varios hoteles tanto en la península de Ancón como en la propia ciudad y en las alturas de Topes de Collantes.
El Valle de los Ingenios es visitado anualmente por miles de turistas. Foto: Vicente Brito
El Valle de los Ingenios es visitado anualmente por miles de turistas. Foto: Vicente Brito
Trinidad constituye una de las regiones con mayor densidad de hostales, paladares y cafeterías de Cuba. Foto: Carlos Luis Sotolongo Puig.
Trinidad constituye una de las regiones con mayor densidad de hostales, paladares y cafeterías de Cuba. Foto: Carlos Luis Sotolongo Puig.

9 comentarios

  1. Lilia Martín Brito

    Yo queiro saber sobre los hostales en el Escmbray,vinculados a la cultura del café, cerca del Nicho

  2. Panchito el de Jibacoa

    Saludos. Por favor a los colegas que editan Escambray, les alerto que mi seudónimo de Panchito el de Jibacoa está siendo usado por algún forista de manera inconsulta, por tanto yo dejaré de usarlo hasta tanto él se digne de devolverlo o yo les haga saber a ustedes una manera para identificarme. Saludos, Panchito el de verdad.

  3. Panchito el de Jibacoa

    Este foro es un ejemplo de como se puede polemizar sobre un texto sin habérselo leído previamente, algo que también ya había encontrado más de una vez aquí mismo, en Escambray. Y a continuación traduzco:

    Tercer párrafo: Según varios expertos consultados por Escambray, “el milagro” ha sido posible únicamente gracias al inusitado auge de los hostales particulares —unos 952 según el más reciente cierre—,…

    Octavo párrafo: Para el directivo, más que un complemento de la actividad estatal, (…) las prestaciones del sector privado se han convertido en un componente imprescindible para el desarrollo del turismo…

    Décimo párrafo: Directivos del sector concuerdan en que el pastel alcanza para todos e incluso las ofertas estatales y las privadas se complementan mutuamente…

    Como puede verse, ni el autor ni el medio le tienen miedo al término “privado” o “particular”. El pudiera llamar a estos foristas filósofos de orilla, pero como Escambray “se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social”, yo, por mi parte, prefiero obviarlos y leerme el trabajo. Gracias Escambray. Saludos a los foristas despistados.

    • Panchito el de Jibacoa

      Aunque reconozco que en los enlaces del articulo se ponen en NEGRITAS titulos que se refieren al “sector no estatal”.

      Estoy de acuerdo con José Luis Rodríguez porque es cierto que muchos cubanos buenos dieron todo su esfuerzo y dedicación a construir un sistema social mas justo pero que en estos momentos debido a la situación internacional y al ataque frontal de las fuerzas reaccionarias hay que tomar medidas que como dijo nuestro comandante en jefe Fidel Castro son medidas que no nos gustan pero que son necesarias para preservar las conquistas de la Revolución.

      Pero aun así, para muchos les resulta difícil de asumir y de entender que todo lo que hicieron por décadas tenga ahora que de cierta manera tirarse abajo para poder subsistir.

      Como sociedad tenemos que entender y proteger a estas personas, a los revolucionarios de verdad, a los que aportaron decenas de miles de horas de trabajo voluntarios, a los que no fallaron una guardia para proteger al país, a los que domingo tras domingo se preparaban para defender la Revolución. A esos tenemos que cuidarlos, tenemos que agradecerles y tenemos que ayudarlos a superar el desencanto obvio de ver que para sobrevivir tenemos que depender del sistema económico que tanto tratamos de cambiar.

  4. ¿Auge del turismo NO ESTATAL? ¿ no se puede decir PRIVADO?

    • No se enfade, pero parece que no se puede usar la palabra privado.
      En general está intersante el artìculo.

      • Jose Luis Rodriguez

        Los cambios tienen que ser graduales. No es lo mismo economía no estatal que economiza privada.

        La explicación es compleja pero pasa por no reventarle el cerebro a aquellas personas que lo dieron todo por una economía socialista convencidos que era el camino correcto y que ahora el uso del termino “privado” les resultaría muy duro de asimilar y los llevaría a cuestionarse muchas de sus acciones.

        Como le explicamos al anciano de 70 an~os que fue interventor y que con mucha conciencia social ayudo a convertir la bodega del gallego Pérez en la unidad #4532 bajo control de la OFICODA que después de casi 60 an~os la solución del problema es que la unidad #4532 controlada por la OFICODA pase a se una unidad privada con capital gallego y que opere con la moneda del enemigo.

        Lo anterior puede causar derrames cerebrales y ataques masivos al corazón .

  5. Jose Luis Rodriguez

    Piscinas en las azoteas del casco histórico trinitario? como dicen por ahí, solavaya!! Yo no podría dormir tranquilo sabiendo que encima de la azotea hay 4, 5 o 10 toneladas de agua.

    Estoy seguro que a ninguno los arquitectos del Adelantado el Ilustre Diego Velazques, ni a ninguno desde ese entonces hasta ahora, se le ocurrió por un minuto que a algún ser inteligente se le ocurriría trepar una piscina plástica llena de agua encima de esas edificaciones.

    Vivir para ver. Ver para creer. Lo somos capaces de hacer por un pun~ado de dolares, y yo que pensaba que era un clásico del western espagueti.

    • Trinitario/de-pura-sep@

      Pues créelo querido amigo …Yo tengo una 🙂 ! Trinidad a cambiado mucho y cambiara mucho mas según valla mejorando la situación económica de sus habitantes ..

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.