Turismo de bajo costo

sancti spiritus, hotel zaza, grupo hotelero islazul, turismo cubano
El hotel Zaza, de Sancti Spíritus, pertenece al grupo hotelero Islazul S.A.

Una oferta atractiva puede malograrse si no se corresponde con la calidad de los servicios.

Lo confieso: la visita a un hotel para mí clasifica en la categoría de lujo, aunque como todo el mundo creo que no debería serlo. Pero hay razones de peso: mi salario es modesto; si tuviera el dinero, mis prioridades serían otras y, a fin de cuentas, entiendo que mi familia tiene asegurados servicios indispensables, que no son un lujo, gracias, en buena medida, a los ingresos de esa locomotora económica que ha sido el Turismo.

Una vez en la vida, sin embargo, se sueña con dar a los hijos el casi privilegio de pasar el fin de semana fuera de casa. La mía, que no suele pedir mucho, soñaba como regalo de cumpleaños disfrutar de una piscina.

Luego de no pocas cuentas y recuentas, su padre y yo decidimos sorprenderla, gracias a la oferta que el hotel Zaza puso a disposición de los clientes durante los meses veraniegos y que se ha extendido hasta octubre, con precios menos caros, para decirlo como corresponde.

De tal suerte, con 45 CUC o 1 125 pesos de los que llegan a nuestros bolsillos de simples trabajadores, que no es lo mismo pero es igual, podíamos pasar dos noches y casi dos días en esa instalación, pues los horarios de entrada y salida son flexibles y permiten recrearse en la piscina un tiempo más del establecido, lo que hace más atractiva la opción.

Para no dar más rodeos, no sé si mis expectativas fueron muy altas o si, en realidad, tuve mala suerte y escogí la peor fecha (2 y 3 de octubre), pero sufrí un desencuentro con mis ilusiones.

No voy a detenerme siquiera en nimiedades como las sábanas y toallas cansadas de tanto uso o la ducha que no funcionaba bien. Tampoco, en las reducidas ofertas de los bares.

Mi primer gran impacto resultó el menú dirigido del restaurante, ya que a la hora de realizar la reservación me explicaron que nada más los fines de semana había servicio bufé, y era fin de semana.

Pero no solo era dirigido, sino elemental, sin muchas opciones, con arroz, vianda y plato fuerte, además de escasas porciones de frutabomba, ensalada, pancon pasta, café y refresco “de polvito” que se ofertaban en el espacio de la bufé; paro de contar. Un único camarero debía atender todas las mesas.Hubo algunos reclamos por la oferta y él sugirió que debía ser porque éramos muy pocos en el hotel y podíamos quejarnos a alguien de más arriba.

No fui a quejarme a nadie de más arriba, esperé que todo mejorara al siguiente día, y mejoró algo, sí: había servicio bufé (modestísimo bufé) y las opciones eran un poco más variadas, pero en la tarde el menú se repitió casi exactamente, con algunas ofertas de menos. Muy parecido al de la noche anterior. Confieso que extrañé mi comedor obrero, porque al menos cambia.

A esas situaciones se añade que todo el tiempo debimos tomar leche o café en copas (muy fino, pero incómodo), sin cucharas para mover el azúcar.

Tal vez a quien lea estas consideraciones pueden parecerles superfluas; nada nuevo, dirán, o ¿qué esperaba ella por 9 CUC per cápita diarios?

Pues sí, esperaba, no un turismo de cinco estrellas, pero al menos sentirme a gusto y no resignarme a decir: hay piscina.

Que haya más o menos visitantes puede incidir sobre la economía de la instalación, pero el cliente no debe sentir que está pagando, también, el precio de ello, o pensar que ya le están haciendo el favor de brindarle la rebaja.

Considero justo apuntar que antes de tomar la decisión de ir recibí favorables criterios de las ofertas de verano del Zaza (¿inconstancias o mala suerte mía?) y que muchos espirituanos se han beneficiado con la posibilidad que, además de dar respiro económico a ese hotel —uno de los más desfavorecidos del territorio en cuanto a visitas e ingresos—, admite a familias humildes acceder, aun con sacrificio, a reservar una habitación. Y agrego que fui debidamente tratada por los trabajadores, sin motivos para quejas.

Pero mi impresión no fue suficientemente grata, y eso cuenta. Cuenta como nuestros 45 CUC, que para cualquier hotel representan un ingreso insignificante; pero para un cubano de a pie, como yo, significan —reitero— 1 125 pesos; o sea, casi tres meses de salario.

9 comentarios

  1. Recientemente (del 12 al 14 del presente mes) estuve hospedado en ese hotel por estar pasando un curso y las vacas pululaban por las áreas verdes, la piscina estaba vacía, no había servicio de cafetería, no había agua caliente…

  2. Como me gusta estos artículos críticos, aunque da tristeza la experiencia y el maltrato, no piensen que Los Laureles está mejor (para los cubanos) aunque pagues no te tratan igual, ojalá algún lugar donde se pueden alojar los espirituanos tengan las condiciones para recrearse y emprender de nuevo el trabajo diario, porque pasarse unos días en esos lugares no son vacaciones

  3. Conozco ese hotel desde cuando una habitacion costaba 15 pesos cubano y la cerveza 1,incluso trabale alli durante anos como profesor de sus trabajadores por contrato y cualquier trabajador podia pagarse una estancia alli con un menu que no he vuelto a ver ni en cayo Coco que visite recientemente.Estoy en desacuerdo con Felipe..Que pueden hacer los empleados y el administrador del Hotel si su propietario(El gobierno) no le suministra lo necesario para dar el servicio que merece el visitante?.. y en mi opiniones ahi donde esta el problema .Si hubiese competencia la periodista tendria otras opciones y no le hubiesen elegantemente estafado 45 dolorosos CUC de sy apretada economia..PD..tengo que admitir que la pase muy bien en Rancho Hatuey en abril, a 20 cuc el dia con desayuno incluido y con la mejor atencion que he recibido en todos mis viajes..Ah..y tiene una magnifica piscina y un ambiente campestre inigualable.;

  4. Bueno, es la segunda carta relacionada con el maltrato en las intalasiones del turismo en nuetra provincia, yo fui el primero, en el Hotel Ancon, mi carta fue publicada el sabado pasado, por Delia Proenza y pueden leerla, tambien en forma digital, Ud pago 9 cuc, yo page 142 cuc y no recibi ni los servicios de lña piscina, ni de los deportes acuaticos. En dias pasado una funcionaria nacional del turismo dijo en el NTV, que eramos iguales los turista extranjero que los nacionales, hay que ver.

  5. Sentimientos encontrados:
    – pobre servicio ?
    – 9 euros la noche, con comida y alojamiento?

    Hay Hotel zaza. Quien te ha visto y quien te Cuantos recuerdos. Como me gustaba el arroz con cerdo

  6. Buenas Felipe!
    Comparto tu opiniòn.
    Gruss!

  7. Lamento mucho lo sucedido.Se deriban muchas interrogante de lo que relatas.¿Está esa instalación preparada para recibir un incremento de turismo internacional? ¿Es acaso un problema de la instalación o la cadena Islazul? Por cierto el director general de esta cadena en la provincia promocionaba recientemente en su página de facebook las ofertas para turistas en Los Laureles y cito textualmete su publicación en esta red social: La Villa los Laureles situada en la carretera central km 383 de la ciudad de Sancti Spíritus, se prepara para la temporada alta del turismo internacional, ejemplo positivo de esto ocurrió en el dia de ayer 12 de octubre donde se alojaron en la Villa integrantes del grupo de Cubania dream Challenges grupo de cicloturismo, a través de la agencia Viajes Cubanacan con un total de 89 clientes extranjeros de nacionalidad inglesa además 20 cubanos que conformaron el staff de apoyo al grupo.

    Este grupo manifestó en el libro de clientes las gracias por el servicio recibido desde la recepción hasta el restaurante, el trato de todo el personal fue amable y muy profesional, los clientes quedaron muy complacidos Felicidades y mantengan esa calidad, Guia de Cubanacan, Felicitaciones ha mejorado considerablemente el hotel atención magnífica.

    Creo que no escogistes la mejor instalación Yoleisy , debistes acudir a Los Laureles donde al parecer ha mejorado la oferta para el turismo internacional , allí al menos algo se te hubiera pegado, según el anuncio del director general de Islazul en la provincia quién al parecer no está muy atento al Hotel Zaza.Verdaderamente me da lástima y más que eso tristeza lo que te ha ocurrido y lo que nos seguirá pasando, no ser´el único caso.Mira conozco un seudoperiodista(graduado de Comunicación Social) que ahora trabaja en Americá TeVé despotricando mal de nuestra Cuba.Pues recientemente recibió la residencia en esa nación y lo primero que hizo fue visitar su pueblo-al que tanto odia y desdeña-.Pues bien se recreó en San José del Lago, la cayería Norte de Villa Clara y muchos lugares más, y nadie le impidió la entrada a esas instalaciones, claro el tenía la moneda que se necesita para pagar allí , obtenida en el arte de hablar mal de la isla.Lamentablemente, tu yoleisy, una profesional, título de Oro,excelente persona por tu valor humanos y sabrá Dios militante de cuántas cosas has tenido que vivir esta desagradable experiencia que nadie -te lo aseguro- te va a indemnizar.

  8. En dias proximos pienso viajar a mi querido pueblo ,en mis planes estaba ir al Zaza,donde tan bien lo pasaba ,en sus inicios,pero con esos truenos…

  9. Hola, conozco a Yoleysi, quizás ella ya no se acuerde de mi, pero mas allá de todo esto la recuerdo como una persona sencilla, humilde, honesta, por lo tanto le doy crédito a su comentario, es una pena que cosas como estas ocurran con tal indolencia, y lo peor es que esta película se repita en el tiempo y se haga una costumbre con la complicidad de todos los trabajadores, pero la mayor responsabilidad la tiene director del hotel, este y no otro, ya después hay que pensar en el núcleo del partido, el comité de base de la UJC etc., que hacen pregunto?, para que existen?, la respuesta es obvia. Valiente es la voz de esta periodista que es ademas la voz de los ciudadanos que también han pasado, pasan y pasaran por este drama, a menos que se pongan las pilas como Dios manda.
    Saludos al periódico.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.