Alegría y mucho amor en gira del Circo Nacional de Cuba

Estamos muy contentos con la acogida que ha tenido Circuba viaja por Cuba 2016 y por la alegría y el amor que hemos recibido, dijo José Opitz Peña, director del espectáculo Había una vez un circo

Algunos de los números premiados en el más reciente Festival Internacional de Circo se presentan en Sancti Spíritus.
Algunos de los números premiados en el más reciente Festival Internacional de Circo se presentan en Sancti Spíritus.


Desde este miércoles y hasta el día 26, algunos de los números premiados en el más reciente Festival Internacional de esta manifestación se presentan en la Sala Polivalente de la ciudad de Sancti Spíritus y en otros municipios del territorio, como parte de un recorrido nacional que se inició el 20 de julio, en Pinar del Río.
En declaraciones a la ACN, el payaso Pepitín –como se le conoce a Opitz Peña en el mundo de la familia circense- precisó que esta ha sido una experiencia muy bonita, sobre todo por la oportunidad de compartir con artistas de Uruguay, México, España y Chile, quienes viajan también en el grupo compuesto por 40 acróbatas, gimnastas, malabaristas, equilibristas.
Para nosotros es interesante, por ejemplo, conocer acerca de su cultura, sus costumbres y, a la vez, apreciar cómo ellos se interrelacionan con el público de cada provincia, que siempre es diferente en cada región, y cómo cautivan, principalmente, a los niños, acotó.
Comentó que en esta ocasión las presentaciones están divididas en dos momentos: las galas que acontecen cada noche en espacios mucho más amplios y con las condiciones técnicas requeridas para los números que precisan grandes alturas y el espectáculo Había una vez un circo, que tienen lugar –por lo general- en teatros.
Personajes muy conocidos entre los pequeños de casa como la gallina turuleta o las aclamadas domas de animales aparecen en Había una vez…, una suerte de simbiosis entre el teatro y el arte circense que ha cautivado también a los niños espirituanos.
Anabel Rosales Molina es la única mujer en Circuba que ejecuta los atrevidos números con fuego, un espectáculo que, literalmente, deja a todos sorprendidos por la maestría con la que es ejecutado.
Esta es una manifestación dentro del circo que siempre han desarrollado los hombres, pero el aplauso de los cubanos para mí ha sido el mayor premio a tanto esfuerzo, subrayó Rosales Molina, a quien a lo largo del periplo los locos bajitos la han comparado con una “pequeña dragoncita\”, tal vez, en alusión a los animados que ven en casa.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.