Atletas cubanos reciben el calor brasileño

A solo horas del inicio oficial de los XXXI Juegos Olímpicos, el jefe de la delegación cubana y presidente del Inder, Antonio Becali, destaca la acogida del pueblo carioca

cuba, brasil, juegos olimpicos de rio dejaneiro 2016
Antonio Becali ofreció declaraciones a la prensa cubana. (Foto: ACN)

“Esperába­mos un pueblo brasileño muy caluroso con la delegación cubana y así ha sido”, dijo el presidente del Inder An­tonio Becali Garrido, quien compartió con la prensa cubana en uno de los salones de la Villa Olímpica de estos Juegos, que serán inaugurados este viernes en el estadio Maracaná, a las siete de la noche, hora de Cuba.

“Sabíamos que sería así; siempre y cuando no estemos de adversarios en la cancha, sentiremos ese apoyo”, afirmó.

Preguntado, a solo horas de iniciarse las jornadas competitivas, por lo que se podía esperar de la co­mitiva cubana, comentó que “he­mos venido con el mismo compromiso con el pueblo, que espera mu­cho de esta delegación. Y por su­puesto, es de una gran motivación para nuestros atletas el 90 aniversario de Fidel”.

Los Juegos Olímpicos son cada cuatro años, tienen una mística es­pecial y se necesita mucho del elemento psicológico en la forma deportiva para encarar tan alta co­ta. ¿Cómo se encuentran nuestros deportistas en este orden?

“Esta es una etapa donde es importante ese factor psicológico. En Beijing fuimos a 13 finales y solo ganamos dos, por errores tácticos que aparecen en los momentos cla­ve de una competencia como esta. Ahora se trabaja sobre todo en la concentración”, nos respondió.

Le insistimos sobre el estado de salud de los atletas y si había alguna lesión que preocupara. Le pedimos, además, que nos actualizará la situación del triplista Pedro Pablo Pichardo.

“A todos se les sigue diariamente, con sus especificidades y están bien de salud. En cuanto Pichardo, quien se recupera de una lesión en el tobillo del pie de ataque, se ­desarrolla una estrategia para que pueda enfrentar la justa”, aseguró.

Becali expresó que el objetivo es superar lo hecho en Londres hace cuatro años y puede ser en el total, aunque claro que sería muy bueno hacerlo también en preseas doradas.

El presidente del Inder se refirió al dopaje que ha ensombrecido los pro­legómenos de estos Juegos. “Con­fia­mos en nuestros deportistas, esa es nuestra fortaleza, levantada en un laboratorio antidoping de excelente y riguroso trabajo. A la delegación se le realizaron más de cuatro pruebas de control, estamos hablando del 100 % de los deportistas. In­cluso, alguno de ellos ya han pasado aquí satisfactoriamente por pesquisas de la Agencia Mundial An­ti­dopaje”, sentenció.

No podía faltar el tema de la pelota, tras conocerse este miércoles el regreso del deporte nacional al programa competitivo de los Juegos Olímpicos.

“El COI tuvo una posición de apoyo al regreso del béisbol, que fue una de las cinco disciplinas que in­gresarán en Tokio 2020. Para noso­tros es muy significativo, por lo que este deporte re­presenta para Cu­ba y su cultura”. Becali tam­bién destacó la inclusión del kárate, “que tiene gran tradición en nuestro país, lo cual nos da mayores posibilidades”.

Hizo un reconocimiento a las instalaciones de la Villa Olímpica y los escenarios de competencia. “Cuan­do unos Juegos de este tipo comienzan, siempre hay algunos detalles que ajustar en la arrancada. Hemos conocido de quejas de otras delegaciones referentes al alojamiento en esta Vi­lla, pero nosotros no afrontamos nin­guna dificultad ni en los apartamentos ni en otras áreas”, precisó.

Recordó que habrá entrenadores cubanos en delegaciones de distintos países. “Se ha convertido en una tradición y nos satisface porque es la contribución del movimiento deportivo a la solidaridad entre los pueblos. Ellos se han acercado a nosotros, con sus atletas, y compartimos fraternalmente. Beca­li dio a conocer que existen varios Comités Olímpicos Nacio­nales que desean aquí sostener un intercambio con Cuba, “lo cual haremos en virtud de ese principio”.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.