Autoridades sanitarias cubanas reclaman extremar medidas contra el zika

El Ministerio de Salud Pública (Minsap) de Cuba llamó a la población a extremar las medidas higiénico-sanitarias para evitar el desarrollo del virus del Zika en el país

Ante la inexistencia de  vacunas para contrarrestar el zika, hay que combatir el mosquito.
Ante la inexistencia de vacunas para contrarrestar el zika, hay que combatir el mosquito.

El riesgo de desarrollar la enfermedad es alto, porque tenemos la presencia del mosquito Aedes aegypti, transmisor del zika y también del dengue y chikunguña en todos los países del continente americano, dijo a una televisora local un funcionario del Minsap.

El zika llegó recientemente a la región y no existen vacunas para contrarrestarlo, por eso hay que combatir el Aedes, señaló el jefe del Departamento de Control de Vectores de esa cartera, Gilberto Zamora.

Zamora destacó la estructura de control que existe en todas las provincias de la isla, la cual evita la propagación de enfermedades.

Sin embargo, añadió, llamamos a la población para que actúe de manera responsable con el objetivo de disminuir el riesgo del Zika, sospechoso de causar malformaciones fetales.

Históricamente el virus se ha producido en partes de África, sudeste asiático y las islas del Pacífico.

En América brotó el pasado mes de mayo en Brasil, donde se han reportado cerca de cuatro mil casos de microcefalia, una condición en que los bebés nacen con cerebros más pequeños de lo habitual.

Con síntomas similares al dengue, el zika tiene un periodo de incubación aproximado entre tres y 12 días, según describen los protocolos.

Luego de ese período, aparecen los síntomas clásicos: fiebre de unos 39 grados Celsius, dolor de cabeza, erupciones maculopapulares, conjuntivitis, mialgias, artralgias, malestar y cefaleas, las cuales suelen durar entre dos y siete días.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.