Bajo la pluma del Maestro

Corresponsal de numerosas publicaciones y cronista de la realidad que le tocó vivir, José Martí no solo fue un extraordinario político, sino también uno de los más grandes periodistas cubanos de todos los tiempos.

cuba, jose marti, heroe nacional
¡La prensa es un poder!, escribió Martí en 1881.

También él tuvo que lidiar con lectores inconformes, acontecimientos de último minuto, emergencias y tragos amargos. Quizás tuvo que enfrentar períodos de menos abundancia para sacar sus escritos de la imprenta con el mínimo decoro. A fin de cuentas su grandeza no se había escrito todavía. Era, simplemente, el hombre que desde los 15 años había sucumbido al encanto de la escritura, cuando puso en manos de doña Leonor sus primeros versos: A mi madre; el hombre que hizo de la cuartilla en su tribuna de expresión.

Sancti Spíritus: resaltan dimensión de la obra periodística de Martí

Consignas, gritos, aplausos, lágrimas…(+ Fotos)

Sancti Spíritus: Caminar a la luz de Martí (+Fotos)

Raúl, Mujica y Leonel Fernández encabezan Marcha de las Antorchas en La Habana (+ Fotos)

Mas, ni siquiera en la jornada más tempestuosa dejaron salir palabras de su pluma, y no precisamente las más apegadas a la literatura, sino las que retrataban las luces y sombras de la realidad que le tocó vivir. Era, simplemente, un periodista de aquellos años.

Lo que sí no pudo prever Martí fue que, siglos después, erigirían una especie de estandarte, de declaración de principios para quienes decidieron consagrar su existencia al oficio que cierto escritor latinoamericano calificó como el más bello del mundo.

“No es el oficio de la prensa informar ligera y frívolamente sobre los hechos que acaecen (…) Toca a la prensa encaminar, explicar, enseñar, guiar, dirigir; tócale examinar los conflictos (…) tócale proponer soluciones, madurarlas y hacerlas fáciles, someterlas a consulta y reformarlas según ella; tócale, en fin, establecer y fundamentar enseñanzas si pretende que el país le respete, y que conforme a sus servicios y merecimientos, la proteja y la honre”, escribió el 8 de julio de 1875 en la revista mexicana Universal.

Tales ideas, sin embargo, a veces parecen caer en la hojarasca de las gavetas institucionales, parecen más hechas para los libros de teoría que para el periodismo nuestro de cada día. Tales ideas encuentran, a veces, un listón muy difícil de esquivar frente a los muros desde donde se dicta silencio.

La fuente informativa que cierra la puerta, el funcionario que se escabulle delante de nuestras narices, el jefe que intenta pasar gato por liebre, el líder bendecido con la potestad de no ofrecer declaraciones… aparecen una y otra vez durante el ejercicio reporteril cotidiano, ¿acaso de por vida?

¿Dónde quedan las misiones que encomendara Martí a la prensa de explicar, fortalecer y aconsejar, de hacer estudios de las graves necesidades del país para fundar sus mejoras? ¿Dónde queda aquello de “aceptar lo que viene en forma de razonado consejo”?

Cada 28 enero, cuando esta isla se levanta en pie para recordar aquella mañana de 1853 cuando salió de los muros de la casona colonial marcada con el número 41, hoy 314, enclavada en la calle San Francisco, el grito del primogénito que nació con el don de la inmortalidad, emerge también la imagen del periodista que erigió con la palabra una trinchera de ideas; el periodista que supo dilucidar que “la prensa no puede ser, en estos tiempos de creación, mero vínculo de noticias, ni mera sierva de intereses, ni mero desahogo de la exuberante y hojosa imaginación”.

Pese a asistir a las más disímiles recreaciones de la vida del más universal cubano —desde las más realistas, hasta las premiadas de alto concepto estético—, por parte de las letras, sin embargo, todavía falta largo trecho para aspirar a aquel periodismo nuevo y diferente que aspiraba el Héroe Nacional cuando comenzó a escribir en El Diablo Cojuelo.

Como expresara una colega: “Lo que no imagino es al Apóstol solicitando permiso para escribir sobre tal o más cual tema, esperando en su sillón de Nueva York por los datos que prometió enviarle cierto funcionario que, a su vez, debía consultarlo con el nivel central; no lo imagino, definitivamente, cambiando por eufemismos sus metáforas más osadas. Él —escrito así, en mayúsculas, como suele imprimirse el nombre de Dios— no lo habría permitido”.

One comment

  1. Gracias Carlos Luis por este trabajo. Desde mi condición de estudiante de periodismo sé cuán egorroso se torna escribir de Martí sin volvernos repetitivos o acudir a la consigna gastada.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.