Conserva arranca con el pie derecho

Tras cumplir el procesamiento de cebolla previsto para sustituir importaciones, la industria espirituana entró en la molida de tomate

La línea para la elaboración de pulpa de cebolla tiene más de una década en explotación.
La línea para la elaboración de pulpa de cebolla tiene más de una década en explotación.

El programa de sustitución de importaciones a cargo de la Agricultura y la industria conservera arrancó con el pie derecho en Sancti Spíritus, luego de vencer el primer objetivo de elaborar las más de 460 toneladas de pulpa de cebolla planificadas para este año y que permite al país disminuir la compra de cebolla en polvo en el exterior.

Si adecuada resultó la respuesta de la planta a la hora de recibir el bulbo y garantizar la operación tecnológica en la línea de procesamiento, favorable fue también la cosecha para, en medio de adversidades climáticas, asumir la entrega de las 550 toneladas contratadas en 14 bases productivas pertenecientes a la Empresa Agropecuaria Banao, entre las que se distinguen por sus aportes las cooperativas Josué País y Ramón Pando.

Juan Carlos Guzmán Furgel, director de la Unidad Empresarial de Base (UEB) Conservas Sancti Spíritus, perteneciente al Ministerio de la Industria Alimenticia, declaró que la molienda se enmarcó en el calendario fijado entre enero y febrero, hubo más organización en la campaña y mayor respeto al contrato y programa de envíos.

Por segunda vez se elabora pulpa de calidad uno, a raíz de lograr mejor compenetración entre la base productiva y la industria, así como una mayor calidad del producto agrícola, apuntó la fuente.

La pulpa de cebolla —producida solo en la provincia de Sancti Spíritus— cubre la demanda del territorio en este renglón y la mayor parte se destina como materia prima a otras plantas conserveras del país, según explicó Juan Carlos Guzmán.

Ahora la industria entró en el procesamiento del tomate, para lo cual debe recibir de las bases productivas 7 400 toneladas con la finalidad de elaborar 880 toneladas de pasta aséptica —inocua, libre de oxígeno e impurezas—, producto que tiene un año de durabilidad y sustituye importaciones al utilizarse como materia prima para elaborar puré, sopa de tomate y ketchup.

Hasta este viernes —precisó Guzmán Furgel— el arribo de tomate sobrepasaba las 600 toneladas y participan en la primera etapa las áreas de Trinidad (Algaba), Taguasco, Jatibonico y Sancti Spíritus; en marzo se extiende la cosecha a otros territorios, mientras la zona de Yaguajay, concentrada principalmente en Mayajigua y Venegas, se encargará de los envíos en abril.

De acuerdo con el director de la UEB Conservas, han enfrentado sobre la marcha algunas deficiencias técnicas y el producto recibido hasta el momento reúne calidad, lo cual favorece la eficiencia del proceso.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.