Crece patrimonio espirituano de la guayabera

Con la donación de una guayabera de Alejandro Robaina –reconocido productor cubano de tabaco- suman 209 las prendas de ese tipo conservadas en la casa espirituana que atesora en Cuba este patrimonio

A Robaina a menudo solía vérsele ataviado con guayabera.
A Robaina a menudo solía vérsele ataviado con guayabera.


Durante la entrega de la prenda, de color beige y de mangas largas, Hiroshi Robaina, nieto del campesino pinareño que falleció en el 2010, confesó a la ACN que es un verdadero placer que un objeto del mítico veguero sea parte de la historia de la nación y que acompañe a otras piezas de importantes personalidades.

Dijo que es muy difícil recordar en qué momentos su abuelo usó específicamente esta guayabera, porque a menudo solía vérsele ataviado con estas piezas,las cuales resultan muy cómodas para los fumadores de tabaco por la cantidad de bolsillos que poseen.

Hiroshi Robaina es un  continuador de la tradición familiar y también está considerado un experimentado productor, tras “vivir” unas 20 campañas del cultivo.

En los aviones, recordó, NO se permite fumar, pero cuando abuelo salía de viaje siempre se llevaba algunas hojas para masticar durante el vuelo, una práctica en la que este tipo de camisas le era muy útil, afirmó.

Como parte de la velada celebrada en la propia Casa de la Guayabera, Robaina intercambió con tabacaleros de la provincia de Sancti Spíritus, segunda productora del rubro luego de Pinar del Río, encuentro en el que expusieron sus experiencias y en el que, más allá de la sana confrontación que existe entre ambos territorios, se elogió la calidad del puro fabricado en la Isla.

Es una suerte que exista esta competencia entre pinañeros y espirituanos, confesó, quien aseguró, además, que el tabaco de esta región central es muy dulce y al mezclarlo con el de la zona más occidental de Cuba sale una variedad muy buena.

Finalmente, Hiroshi aclaró que de las casi 30 marcas de habanos que hay en el país, solo Hoyos de Monterrey y Vegas Robaina son reconocidas por sus nombres de origen; en tanto, Alejandro Robaina es el único cubano que en vida le puso su nombre a una de estas marcas que la Isla exporta para disímiles países.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.