Créditos a cuentapropistas: una alternativa aún por explorar

En el 2015 comenzó a tener auge en Sancti Spíritus una alternativa que permite aperturar nuevos negocios y ampliar o modificar los existentes

En Sancti Spíritus se aspira incrementar las áreas de negocios en diferentes municipios, en aras de continuar perfeccionando la atención a este y otros temas bancarios para el 2016. (Foto Vicente Brito/Escambray)
En Sancti Spíritus se aspira incrementar las áreas de negocios en diferentes municipios, en aras de continuar perfeccionando la atención a este y otros temas bancarios para el 2016. (Foto Vicente Brito/Escambray)

Ante la imposibilidad financiera de ampliar su negocio, Álvaro Ortega Piedra, trabajador por cuenta propia de la provincia de Sancti Spíritus, recibió del Banco Popular de Ahorro (BPA) un préstamo, uno de los cerca de 500 otorgados al sector en este territorio.
Si bien es cierto que desde el 2012 y como parte de la política de flexibilización del cuentapropismo esta entidad bancaria puede conceder créditos a estas figuras, fue en el 2015 cuando comenzó a tener auge una alternativa que permite aperturar nuevos negocios y ampliar o modificar los existentes.
En declaraciones a la ACN, Ortega Piedra refirió que en su caso fueron 500 mil pesos los asignados, con los cuales pudo climatizar su restaurante Aché, localizado en la ciudad de Trinidad, y abrir otro con características similares en áreas de una de las playas de la propia localidad.
Antes de conocer y estudiar esta posibilidad con el BPA, tenía intenciones de extender el negocio, pero carecía del capital y temía endeudarme con otras personas debido a la gran suma requerida, subrayó el joven emprendedor.
Sin embargo, dijo, luego de los análisis de riesgo y los trámites pertinentes –realizados todos de manera ágil y muy profesional-, hoy tengo locales con mejores condiciones.
Especialistas de la Dirección Provincial de la entidad precisaron que hasta la fecha en esta región se han financiado varias actividades incluidas en el trabajo por cuenta propia (arrendadores de viviendas, peluqueras, elaboradores-vendedores de alimentos en sus diferentes modalidades), por un costo de 30 millones de pesos, de los cuales buena parte han ido a parar a Trinidad.
Desde montos relativamente pequeños –unos 10 mil pesos- hasta medio millón de pesos se han concedido en calidad de préstamo en las sucursales espirituanas y hasta el momento no han existido dificultades con las amortizaciones, aclararon.
La ya reconocida cremería del municipio de Cabaiguán o algunas de las cooperativas no agropecuarias constituidas en el territorio figuran también en la lista creciente de beneficiados.
Entre las medidas adoptadas para viabilizar estos créditos destacan la habilitación de gestores que puedan identificar a los clientes potenciales y explicar las solicitudes, la capacitación constante y precisa del personal que tramita la documentación y la extensión del horario de trabajo en algunos sitios.
Aunque en Sancti Spíritus existen actualmente cinco áreas de negocios en diferentes municipios, en aras de continuar perfeccionando la atención a este y otros temas bancarios para el 2016 se prevé, por ejemplo, abrir una segunda oficina en Trinidad y otra en el bulevar de la capital provincial.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.