Dialogan en Sancti Spíritus antifascistas italianos y combatientes cubanos

Carlo Boldrini, hijo del legendario guerrillero Arrigo Boldrini, Comandante Bulow, ofreció una conferencia sobre los puntos de contacto con la Revolución cubana y América Latina

cuba, italia, sancti spiritus, combatientes cubanos

 

La liberación de la ciudad de Ravenna y su comarca el 4 de diciembre de 1944 por la brigada guerrillera que comandó su padre, Arrigo Boldrini, el casi mítico Comandante Bulow del movimiento partisano antifascista de Italia durante la Segunda Guerra Mundial, fue comparada por Carlo Boldrini con la ofensiva de finales de 1958 de las fuerzas revolucionarias cubanas contra el régimen de Batista, al intervenir en un encuentro con combatientes espirituanos.

Boldrini, que representa el Comité Antifascista permanente de la provincia italiana de Ravenna, disertó acerca de los orígenes de la agrupación guerrillera que comandó su padre, quien llegó a ser miembro de la directiva del Partido Comunista Italiano y estuvo en Cuba varias veces antes de su deceso hace algunos años.

Salvando las distancias de la lucha entablada en dos escenarios diferentes con historia y participantes también desiguales, Boldrini destacó que, en esencia, la brega de los continuadores de los ideales de su padre, en su enfrentamiento al neofascismo y al extremismo de derecha en Europa y en otras partes, entronca perfectamente con la batalla que libran hoy Cuba y otros países latinoamericanos y caribeños por la unidad, y contra adversarios iguales o parecidos en su proyección de fuerza y dominación mundial.

El conferencista recordó que la Asociación de Amistad Italia-Cuba, de la cual su movimiento es integrante destacado, surgió en 1961 para apoyar a la isla frente a la agresión mercenaria de Playa Girón, y que a partir de entonces son seguidores de la Revolución cubana en todas sus batallas.

One comment

  1. Una comparación del fasismo con Batista/gobiernos cubanos antes del 59 creo que no es correcto.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.