¿El último show de Víctor Mesa?

cuba, deportes, beisbol, victor mesa, matanzas
Después de este escándalo, Víctor es aún ese robador indomable.

La alharaca mediática en torno al director de los Cocodrilos de Matanzas pica y se extiende. Escambray se pregunta: después de este escándalo, ¿qué viene?

 

Del show que enroló a Víctor Mesa no sé por fin qué preocupa más: si la extraña renuncia anunciada a medias por el manager matancero, si la polémica nota del Inder pinareño, si la falta de autoridad de la Dirección Nacional de Béisbol para tomar partido o la cómplice aceptación a la violencia que generó el suceso.

Todo es tan contradictorio como sórdido y cuesta creer que estemos hablando del principal espectáculo sociocultural del país, si es que aún lo es.

Como a kilómetros de distancia no puede emprenderse una contrastación de fuentes involucradas que ponga sobre el terreno la verdad, esperé días por un pronunciamiento “oficial”.

Lo que sí queda claro en el cruce de entrevistas, notas y declaraciones es que entre golpes equivocados a jóvenes de 18 años y reacciones bruscas como la propia trifulca, están otra vez los hilos de la violencia como juego preferido de nuestra pelota. Los ejemplos me los ahorro porque se conocen bien, como aquel de un atleta matancero que volvió a jugar poco tiempo después de que la emprendió a batazos contra Ramón Lunar, puesta televisiva incluida.

En el más reciente de los escándalos, dejado escurrir en el sitio Cubadebate por Víctor, mal narrado en una nota oficial del Inder pinareño y al parecer ignorado por la dirección del béisbol nacional, se trasluce de todo.

Víctor es aún ese robador indomable que algunos niños miran en el horizonte de sus metas o ese inquieto jugador que conmina a poner el 32 en algún lado del rostro o ese técnico tan polémico como sabedor.

Para mí, basta. Ese mismo arsenal lo convierte, quiérase o no, en un ícono, cuyos actos siempre multiplicarán su impacto negativo, como ahora, por miles. No le viene bien a quienes algunos llaman maestro, en franca ofensa al magisterio. Tampoco a quien debe esparcir ejemplo ante su público, a ese que ha irrespetado con otras indisciplinas más de una vez.

La agresión, esa que la nota de la dirección del béisbol pinareño parece justificar cuando recalca: “La reacción de Víctor no se hizo esperar”, venga de quien venga es injustificable, mucho más de un hombre que como timonel del equipo Cuba es la cara del país en el exterior.

La expresión es una libertad, pero me apena leer entre quienes proponen minimizar el grotesco acto de Víctor, a un hombre de la estatura de Javier Sotomayor, quien declaró a la Agencia Cubana de Noticias: “Como fiel seguidor de la pelota, del equipo matancero y del propio mentor, espero que la idea de terminar como manager este año desaparezca, sería duro perderlo porque a él le debemos el renacer del béisbol en el territorio”.

Así, sin más ni más, no importa si, según la nota, “agredió físicamente con golpes en el rostro a dos estudiantes que pasaban en ese momento, y nada tenían que ver con lo sucedido”.

En medio de tanto chapoleteo, ¿dónde está, de nuevo, la Comisión Nacional de Béisbol? Ya que lo he visto dirigir como si nada, ¿dejará pasar esta bola otra vez con el bate al hombro? Y en este caso no creo que se trate de averiguar un chisme de esquina. Después que hasta la PNR cobra una multa —según algunas versiones— aceptada también por Víctor, ¿se quedará de brazos cruzados o al menos explicará por qué asume esta actitud o considera que ni siquiera eso merece la afición?

Por su parte, Víctor ya lo advirtió: “Más vale una retirada a tiempo, que tener un problema delicado habida cuenta de que se carece de respaldo para hacer el trabajo” y Sotomayor, lo apoyó, con un salto récord: “Víctor quiere evitar un problema mayúsculo porque soporta desde hace mucho tiempo las barbaridades más grandes que se le pueda decir a un atleta, y teme que llegue el momento en que no se pueda aguantar más”.

Nadie tampoco tiene derecho a ofender, pero de ahí, a justificar la violencia, va un trecho. Después de golpear públicamente a dos muchachos, que las “investigaciones realizadas confirman que regresaban de un repaso para las pruebas de ingreso a la Universidad”, entonces ¿qué viene?

31 comentarios

  1. Delgado University

    Que tristesa causa leer todos estos comentarios, cuanta falta de decoro, profesionalismo y decepcion brindamos y me incluyo pues tambien llevo en mi sangre los colores de mi bandera y la estrella solitaria, desde nino como todo cubano amo el beisbol y siempre idolatre a estos heroes uno de ellos siempre fue Victor Mesa, imagenes que siempre guardo en mi memoria era de atrapar las conexiones al centro del terreno, donde creo catedra, fue tanta la gloria que le dieron a nuestra nacion, que al oir estas noticias siento como algo dentro de mi se ausenta y la imagen de un heroe se transforma negativamente, ya carece de sentido que exista una serie nacional, donde se muestre la violencia, y que la indolencia, la omision y la falta de amor hacia este deporte y por ende a nosotros mismos.
    quienes practican la violencia ante cualquier comentario es que no posee la capacidad necesaria para asumir la verdad que le atormenta, y asi la canaliza, es porque no le queda otro recurso ante ese comentario que le han expresado y en mi opinon no existe nada que justifique la violencia y el que lo haga se hace participe de ella .
    Indolencia porque nos ciega el regionalismo que siempre ha sido el fundamento principal de nuestros mayores males, y promueve la falta de unidad, para lograr una meta trazada. a quien le beneficia la falta de unidad.

    omision porque dejamos que sean otros los actores y los que verdaderamente tienen el protagonismo y son responsables no son lo suficientemente capaces para estirpar el mal de raiz para que no se siga propagando, no son idoneos para ejercer el lugar que ocupan y son tan violadores de las reglas como quienes las violentan y no actuan por el miedo atroz a los infractores por el estatus o clase social que ostenta en Cuba.

    Y hable de Amor, pues este deporte lo que esta sembrando en los ninos es Odio, de los heroes negativos que aplauden la violencia y no crean valores sino todo lo contrario.

    Si alguien renuncia de su responsabilidad despues de cometer actos violentos sin tan siquiera reconocerlos y admitirlos o exponer una disculpa es otra fechoria mas, invito a la reflexion de todos y de quienes cometen actos de este tipo que son el espejo de una sociedad y su falta de principios y valores los esta inculcando en las futuras generaciones de cubanos.

  2. Si a todo este potaje se le suma algunos argumentos en la entrevista que ofreciera a Miche Cnotreras en Cubadebate, donde declara”No hay garantía alguna para mi integridad física, ni la de mi familia. Esa es una de las causas por las que quiero recesar.” Acaso VM 32 necesita escolta personal? ¿Guardias de seguridad en su hogar?

  3. de esta “periodista” nos epuede esperar un articulo equilibrado…solo habla de la violencia fisica como si esa fuera la unica q existiera…acaso la violencia psicologica no es tan dañina(o mas) q la violencia fisica….la violencia es condenable desde todo punto d vista..pero hay q condenar todas las violencias….
    pq mejor no habla d ela parte mas caliente de las declaraciones de victor…donde acusa a la comision nacional y a la direccion del beisbol….es mas facil atacar al mensajero q al mensaje..no?..hableme de lo que ha probocado esa violencia en los estadios..hableme de todas las deciciones erroneas q ha tomado la comision?….hableme del nuevo salvajismo de parar lo play off 23 dias para jugar un juego de exibicion…..

    • ¿eN QUÉ UNIVERSIDAD ESTUDIATES PARA HABLAR DE LA CALIDAD DEL PERIODISMO EN ESTE TRABAJO? TE RECOMINEDO IR A LA ESCUELA Y APRENDER A ESCRIBIR E INTERPRETAR.CLARO ESO SERÁ COMPLEJO PARA TI.

      • Estudie en la UCLV, y llevo muchos años leyendo(y aprendiendo de los mejores ) escritores, periodistas deportivos del mundo, y ninguno especula con lo que no sabe a ciencia cierta, cuando publica una nota periodistica han buscado todas las aristas y opiniones del problema, no solo una, que es por desgracia lo q hace su “periodista”, que por dar el palo peridistico, solo dice la parte que le conviene,siempre jugando con el leon, pero si tocar la cadena, no busca al verdadero culpable de la situaciona actual del beisbol, solo ataca a Victor Mesa, que es mas comodo

  4. Oni Acosta Llerena

    Medular, sensato, justo y muy equilibrado este trabajo de opinión, que alerta sobre muchas cosas, las cuales nos duelen y nos desangran. Felicidades a su autora

  5. No soy mucho de escribir en la Red, pero si a cada momento paso revista sobre ella para actualizarme de todo tipo de Noticias. Al final leí la publicación y se crítica más a la Dirección Nacional de Beisbol que al propio VM32, su comportamiento no es BUENO y nadie se lo puede aplaudir….. Su temperamento siempre fue así… y eso lo llevo a ser unos de los mejores jugadores de la pelota cubana… Ahora Quiero que se pregunten….

    “Que harían si estuvieran todo el tiempo gritándote barbaridades” “Que tiempo aguantarían”

    “Porque no se preguntan si a la hora de que dijeron la grosería, no pudo ver y por supuesto se las cogió con esos muchachos”

    “Porque los que fueron si vieron lo que ocasionaron por causa de ellos no se metieron”

    VM32 Tiene que aprender más la disciplina… ACEPTADO… EL PUEBLO DEBE APRENDER TAMBIEN…

    Soy Villaclareño y no defiendo lo mal hecho….. Pero soy de la opinión que todos tenemos culpa….
    Y no debemos olvidar Gústenos o no que sigue siendo actualmente unos de los mejores mentores del beisbol cubano…. Llámense a la Reflexión en vez de criticar lo que debemos es ayudar y hacer un llamado para que cosas como estas no sucedan.

    CURIOSIDAD: El equipo de matanzas es unos de los más disciplinados de la pelota cubana.
    “POR QUIEN” Saquen sus propias conclusiones

    Un Saludos Grande y Que VIVA EL BEISBOL CUBANO.

  6. Otro artículo castigador de una periodista que juzga a Victor basándose en una nota llena de incoherencias, que nadie se atreve a cuestionar. Elsa además se justifica diciendo “Como a kilómetros de distancia no puede emprenderse una contrastación de fuentes involucradas” y me pregunto: ¿no existen en Pinar del Rio periodistas que puedan aclarar los hechos, y publicar un texto que arroje luz sobre lo sucedido? La nota de la dirección deportiva de PR es presentada por todo como una verdad universal, a pesar de estar cargada de lagunas y frases que no aclaran nada, solo buscan criminalizar a Victor Mesa, en cambio, Sotomayor dice que ha sido testigo de agresiones a VM32 y apenas son “justificaciones”. Dice Elsa que existen muchos ejemplos de violencia, y solo menciona uno, que por cierto toca de cerca al equipo liderado por VM32. Por qué ella no menciona mejor la trifulca en el Huelga, en el que Lisban Correa fue golpeado en medio de la espalda por el pitcher espirituanos, el cual tuvo que correr ante la reaccion del capitalino, pero una vez controlada la situación, cuando parecía que no pasaría nada mas, llega también un spirituano bate en mano y la emprende contra el industrialista desatando un evento despreciable tambien para el beisbol cubano. Es facil ver la peluza en el ojo del otro, y hacerse el tonto con la viga que tiene en el propio.

    • Y yo te pregunto donde están las incoherencias, porqué los hechos más claros no pueden ser. ¿O acaso agredir a otro sin son ni ton, y mucho menos sin saber si fue el que le gritó o no le da derecho a alguien de agredir al otro, máxime cuando eres una figura pública. Y si somos suficientes periodistas para aclarar, que de hecho lo hicimos. Saludos a la autora Elsa Ramos, por el excelente trabajo, no hay nada más que moleste que el silencio sepulcral de la Comisión de Beisbol, espero que no venga nada más.

      • me parece genial,,,,,, Victor fue tremendo pelotero,,, pero ya. Todos los buenos deportistas al final resultan ser pesimos directores…. el el beisbol, el futbol y todo lo demas….. ARRIBA MACHADO…

      • estoy de acuerdo con tigo y quiero añadir que esas cosas pasan por el comprometimiento, la tapadera, el no qerer ver las cosas como son en relidad, por la falta de valor o la incapacidad de los que estan arriva de tomar una desicion por que mas arriva de ellos estan los que manipulan todo y los que deciden a favor de no se que ni quien ni quiero saberlo solo se que si el echo ocurrido con VM en Pinar ubiese sido urquiola en Matanzas u otra provincia otro gallo cantaria y no a favor de el.

    • Hola Carlitos. Respeto su opinión como la de todos. Solo quiero responderle por qué ahora no hablé del incidente del Huelga y de otros. Este artículo salió publicado hace menos de dos años en ete mismo periódico y la prensa no puede repetir siempre lo mismo. Ah. una aclaración. Quizás no hubo en toda Cuba una “fanatica” mayor que yo a VICTOR MESA cuando fue atleta. Fue mi ídolo, mi adoración y quienes me conocen lo saben . Que tenga un buen día. Aquí le dejo lo que escribí entonces por si no no pudo lerme:

      SERIE NACIONAL DE PELOTA
      ¿Un oeste beisbolero?
      Elsa Ramos Ramírez
      Ramón Lunar, el villaclareño, está herido. El béisbol cubano está a punto de entrar en terapia. No solo por el repulsivo incidente en el juego Villa Clara-Matanzas cuyos detalles morbosos ya se saben.
      Este fue tan solo el más reciente y quizás el de peor desenlace, magnificado por la fuerza de la imagen. Las cámaras han captado con lamentable frecuencia más de un altercado, pero otros, muchos otros, han sucedido fuera del lente.
      Lo ocurrido en el “Victoria de Girón” matancero, donde los “bolazos” de Freddy Asiel Álvarez derivaron en un batazo en pleno rostro de Demys Valdés a Lunar (no estaban enrolados directamente en los hechos), parece secuencia de un filme ya rodado.
      Hace unos días pudo suceder algo similar entre el ahora pinareño Vladimir García y Lunar en una “tiradera” de pelotas que terminó por contagiar al público del “Sandino”. En diciembre último esos propios jugadores, bate en mano el segundo, protagonizaron otra trifulca donde Ciego de Ávila se fue del terreno por unos minutos y al árbitro actuante lo sancionaron primero y lo disculparon después.
      Hace un tiempo se supo de la “tierrita” tirada por Víctor Mesa a los ojos de un árbitro. Mucho antes Michel Enríquez fue sancionado a un año fuera del béisbol por agredir a un umpire fuera del terreno.
      En la Serie 49 el estadio José Antonio Huelga acogió una reyerta de grandes dimensiones cuando el industrialista Lisbán Correa, bate en mano, hizo correr al lanzador espirituano Yasniel Sosa. Si entonces no hubo sangre fue por la actuación policial.
      Como ejemplos, bastan para confirmar que aquellas aguas trajeron estos lodos. Detrás de estos, como ahora, encontrará la tibia respuesta de la Comisión Nacional de Béisbol con medidas cosméticas y epidérmicas que más que extirpar el mal de fondo, lo han enraizado al punto de regalarle al mundo una imagen decadente de nuestro principal espectáculo deportivo, seguido en muchos lares, con todo y sus cojeras.
      Sé que en otras geografías sucesos peores pululan. Sucede que la esencia del deporte cubano propugna otros valores, basados en la hermandad, la disciplina, la ética, todos transgredidos en los casos de marras.
      La violencia comienza a “cocinarse” desde que tras un cuadrangular, llega un dead ball, intencional o no (pues la línea divisoria entre una y otra pasa por la subjetividad), desde que un “golpeado” le camina al lanzador en tono amenazante y los árbitros se quedan cruzados de brazos, o desde que los peloteros se desconcentran protestando bolas y strikes y nuestros mánagers hacen lo mismo con jugadas de apreciación.
      La violencia invade los graderíos cuando las autoridades policiales miran pasivamente un objeto tirado al terreno o una agresión a un jugador.
      Ahora que la televisión nos trae béisbol de todas las marcas, resultan más visibles las diferencias con aquellos peloteros que optan por adentrarse en el juego ante cualquier manifestación que amenace con sacarlos del mismo. Eso demuestra que a los nuestros les falta profesionalidad, carencia que nada tiene que ver con el dinero.
      ¿Se hubiesen evitado males mayores si tras el dead ball por la cabeza a Yasiel Santoya el árbitro principal expulsa a Freddy Asiel o si Ramón Moré extrae a su lanzador? Quizás. Pero nada justifica la tamaña agresión de Valdés, que puso en peligro la vida de Lunar por lo fuerte del batazo en pleno rostro. Por eso me parece endeble la medida de la Comisión Nacional de separar por un año al matancero, quien, más que una indisciplina, cometió un delito, penado en nuestras leyes. ¿O es diferente esta agresión a la que un ciudadano común comete con características similares? ¿Qué acto ameritaría una separación definitiva del deporte?
      Por más que admire la calidad deportiva de Freddy Asiel, no puedo evitar repudiar su postura en un acto que pareció de impotencia, cuando tiene mejores armas para salir de apuros.
      Lamento mucho más la actitud de Moré, quien considera “excesiva” la sanción de separar de la serie a su lanzador y espera que las autoridades villaclareñas apelen. Espero que dichas autoridades no caigan en la misma trampa bajo la presión del regionalismo.
      No sé si exactamente el mánager naranja espera que todo se resuelva con unas subseries fuera o una disculpa pública, como ha sido recurrente en otras medidas, porque ese paternalismo y esa tolerancia es lo que nos ha corroído. También la falta de autoridad y de rigor de los árbitros, la permisión de malos comportamientos dentro de los equipos (que existen, aunque no se publiquen)…
      Y es que en el “championismo” se pierde la noción de la disciplina, la exigencia. Los mánagers son, por encima de todo, pedagogos, educadores. Deben ser, por tanto, celosos veladores del orden y responsables de su cumplimiento.
      En eso el béisbol debería aprender del boxeo, que en plena Serie Mundial no creyó en abolengos y separó en su momento a campeones olímpicos como Rosniel Iglesias o Robeisy Ramírez. Sin ellos, el equipo ganó, tal vez para reafirmar que nadie es imprescindible y que la disciplina es el sostén del éxito.
      Nuestros atletas, los peloteros mucho más, son el espejo de niños, adolescentes y jóvenes, a quienes quieren imitar o parecerse. ¿Qué patrón les estamos fomentando?
      En medio de discusiones, agresiones, palabras obscenas, crece una especie de jauría entre amigos, compañeros, que a la larga paga la Patria. Algunos sucesos no terminan con el juego. Al estilo del peor ambiente callejero, van sembrando rencillas, resquemores, desquites… advertibles en la Serie Nacional.
      Que a 53 años de béisbol revolucionario asistamos a un acto tan repugnante, avergüenza, degrada, preocupa. Un juego de pelota no es un concierto sinfónico ni una presentación de ballet, pero tampoco es un ring de boxeo ni un coliseo romano.
      Una cosa es la rivalidad propia del deporte, el juego caliente, apasionado, las miradas entre lanzador y bateador, los corring arriesgados, la bola pegada, o hasta un dead ball “normal”, que para eso es una acción del juego… Otra es el espectáculo barato que pone de rodillas a nuestra cultura porque el béisbol es una manifestación de ella.
      Este deporte es pródigo en reglamentos, pero no siempre se aplican o se hace de manera inconsistente. ¿Qué sucedió a los autores del suceso célebre del “Huelga”? La suspensión de un juego para Carlos Tabares y por la serie (se jugaba el play off) a Correa.
      El último decenio ha sido gris para el béisbol, no solo por las derrotas foráneas, sino también por la andanada de fugas, indisciplinas. Si pedimos rigor para con atletas, árbitros, directores, ¿cuándo la máxima dirección del INDER tomará medidas con los directivos de este deporte o al menos los sentará en el “banquillo”?
      Quienes van a los estadios o disfrutan el juego por la tele aspiran a un espectáculo donde imperen la alegría, el respeto a la afición, y el juego sea el verdadero protagonista. Si antes las interrogantes de cada partido eran: ¿cómo será el duelo de pitchers? o ¿quién será el jonronero?, la de ahora no puede ser: ¿cuál será la “tanda” de hoy?
      No debe temblar la mano entre el silencio, la simulación y la impunidad cuando se gesta un oeste beisbolero al cual solo le faltan las pistolas…, porque bates y guantes tiene.

    • Sr. Carlitos:
      Según usted los periodistas cubanos solo tienen que escribir lo que a usted le gusta?
      No es posible: sin una crítica razonable de las acciones de todos, principalmente de los que tienen la responsabilidad de dirigir alguna cosa, solo tendremos déspostas. Piense si a usted le gustaría que lo ofendieran ante 25 personas solo porque no puede lanzar bien ese día. Y que en los vestidores, un Sr. que no es su padre, le diga que usted no va merendar la croqueta y el jugo de torva porque no ganó. Chantajes emocionales, ofensas y amenazas psíquicas y físicas. La historia de agresiones físicas a personas de todo tipo por parte del Sr. Mesa es muy larga. Busque informaciones y verá que no son cuentos ni mentiras.

  7. Elsa y amigos espirituanos. Otra(s) prueba(s) del evidente mutis de nuestra Comisión Nacional de Béisbol, con independencia de que los agredidos o amenazados decidieran NO denunciar o llevar adelante una demanda contra los agresores. En el comentario cuyo enlace comparto, en sólo uno hubo actuación contra quienes se pasaron de la raya, pero no fue precisamente la CNB la que tomó la iniciativa. Lean y saquen sus propias conclusiones: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=208775

    Esos elementos pudieran servirte para próximos comentarios sobre este mismo tema. Un abrazo

  8. Felix Gonzalez

    nada Elsa un comentario muy valiente de su parte, y cuidado no la emprenda con usted porque ese toro no tiene barreras.
    hasta cuando?? y es lamentable porque es líder y sabe sacarle el extra a sus jugadores aunque no se si con buenos o malos métodos.
    también la comisión nacional esta temerosa que la emprenda a golpes contar ellos?
    yo era unos de los fanáticos de Víctor como jugador, pero como manager he perdido las simpatías porque nadie puede hacer lo que le de la gana ni las autoridades permitírselo. Esa es mi humilde opinión.
    a Urquiola lo separaron del equipo varios partidos porque en un juego contra Industriales mando a salir a los jugadores del terreno, y Víctor hasta tierra por los ojos le ha tirado a un arbitro, que Barbaridad!!!

  9. Tiene que haber sanción por la indisciplina, sea dentro o fuera del terreno, con qué morall le puede exigirl a sus jugadores?. Hasta la MLB está tomando cartas en el tema del comportamiento aún fuera del terreno, acaban de sancionar a Aroldis Champán 30 juegos de suspencion por un caso de violencia doméstica y Puig está esperando si lo sancionan o no por lo mismo. Hubo impunidad en el caso de Mesa y eso va en contra del deporte como tal.

    • el taguasquense

      no me gusta estar dando opiniones a mansalva, pero de que se necesita disciplina se necesita, ya salio a relucir el caso de Chapman y sus treinta juegos, eso en numeros anda cerca de una afectacion salarial de dos millones de dolares para el lanzador sancionado….a veces debemos mirar otros lugares para aprender de donde salen nuestros problemas.

  10. Lo q viene es: MAS DE LO MISMO. Seguira todo normal se vaya o no VM32, al final no importa, es uno mas y otro cubrira su lugar, lo sentira el beisbol cubano y mas aun lo sufrira en carne propia el beisbol matancero y su aficion que han visto en VM32 su rescatista.

    La Comision tiene q pronunciarse, ante este u otro caso cualquiera, no puede pasar q peloteros y aficionados terminen convirtiendo en tragicos incidentes lo que debe ser una fiesta de pueblo donde tan pocas alternativas existen y donde convergen desde ancianos hasta niños, pasando por mujeres y demas.

    Nuestro beisbol nunca ha estado ausente de este tipo de trifulcas, recuerdo alla por lo 80’s cuando Gourriel, Jose Raul, Rojitas, Sansaricq y demas tuvieron que salir de un juego de la provincial en Fomento bate en mano y en son de guerra, nunca se tomaron medidas y todo continuo igual.

    En el mundo de hoy las medidas tanto en el caso de xenofobia como de altercados u otro tipo de abuso van desde vetar el estadio, jugar a puerta cerrada, multas a la franquicias, suspension del deportista en fin medidas ejemplarizantes y constructivas, se trata de rescatar un evento publico, de igual importancia que un carnaval, una feria o un acto publico al mas alto nivel, no puede nuestra aficion sufrir, se trata de disfrutar.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.